Inicio ·Noticias · Artículo

Aguiñaga se defendió en Twitter de las acusaciones vertidas por Vilema y Uribe

Redacción

jesuarez

|

Martes 09 de Junio de 2015 - 22:09
compártelo
  • QUITO.- Marcela Aguiñaga mantuvo un cruce verbal con los asambleístas de Galápagos en la Asamblea. Fotos: Flickr Asamblea Nacional.
QUITO.- Marcela Aguiñaga mantuvo un cruce verbal con los asambleístas de Galápagos  en la Asamblea.  Fotos: Flickr Asamblea Nacional.
Las protestas de los habitantes de Galápagos no lograron frenar el veto presidencial a la ley que cambia el cálculo del incremento salarial en las islas. 
 
La vicepresidenta de la Asamblea, Marcela Aguiñaga y los asambleístas de Galápagos protagonizaron un enfrentamiento verbal y la escolta legislativa tuvo que intervenir.
 
La reforma entrará en vigencia en las próximas horas cuando se publique en el registro oficial. La sesión para definir la suerte de los galapaguenses tuvo tres protagonistas.
 
Una de ellas la segunda vicepresidenta de las Asamblea, Marcela Aguiñaga, quien increpó a los asambleísta de Galápagos, empezó con Fanny Uribe, de Avanza.
 
“Que en su momento que fue protagonista en ese entonces, en la época pepinera de Galápagos, donde había toda la destrucción en el archipiélago y hoy son los grandes(..)”, terminaba de decir Aguiñaga, cuando la interrumpen para calmar a Uribe, que se había levantado de su asiento. Aguiñaga demandó que la seguridad del pleno detenga a Uribe. 
 
No te tengo miedo, señora Uribe porque yo la conozco y la conozco bien. Que controle el indicador de precios al consumidor de todo lo que venden en su próspero negocio de ferretería en la isla Santa Cruz”, exclamó Aguiñaga desde su curul. 
 
“Yo no tengo hermanos que han traficado visas ilegales. También fue funcionaria pública Marcela Aguiñaga y ganaba el doble y estaba en forma ilegal. Que responda pues, cuando fue abogada y defendió a esos barcos que entraron ilegalmente a la reserva marina”, demandó Uribe.
 
“Ten cuidado con lo que dices”, exigió Aguiñaga. 
 
Luego, fue el turno de Ángel Vilema, quien hasta hace poco fue compañero de bancada de Marcela Aguiñaga, pero se desafilió de Alianza País y a la vez fue expulsado del movimiento.
 
“Siquiera manda a lavar la ropa para darle trabajo a una lavandería local, sino que lo hace en su propio hotel, que tiene el restaurante, no le vamos a permitir que se declare defensor de los ciudadanos habitantes de Galápagos”, expresó Aguiñaga. 
 
“¡Qué culpa tengo yo de que su familia sea vaga?, ¿Quién no sabe qué usted es de tendencia de derecha en el movimiento País?, ¿quién no sabe?!”, cuestionó a viva voz Vilema. 
 
La oposición reclamó porque sólo se permitieron 5 intervenciones. 
 
El veto presidencial fue aprobado con 88 votos. 
 
 
Por el alto costo de la vida en las islas, los salarios de Galápagos se incrementan en un 100% para empleados públicos y en un 75% para los privados.
 
El veto que acaban de aprobar contempla que ahora se lo haga de acuerdo al índice de precios al consumidor conocido como IPC. 
 
La norma entrará en vigencia en las próximas horas con su publicación en el registro oficial. 
 
La asambleísta también se defendió en su cuenta de Twitter de las acusaciones de las que fuera objeto en la Asamblea Nacional.
 
Aguiñaga explicó que nunca fue su intención decir que los pobladores de Galápagos eran delincuentes, ya que hizo “alusión a la colonia abolida en 1959”. También agregó que Vilema y Uribe defienden lo “indefendible” y utilizaron a su familia para salir “bien librados” de la situación.
 

Las protestas de los habitantes de Galápagos no lograron frenar el veto presidencial a la ley que cambia el cálculo del incremento salarial en las islas. 

 

La vicepresidenta de la Asamblea, Marcela Aguiñaga y los asambleístas de Galápagos protagonizaron un enfrentamiento verbal y la escolta legislativa tuvo que intervenir.

 

La reforma entrará en vigencia en las próximas horas cuando se publique en el registro oficial. La sesión para definir la suerte de los galapaguenses tuvo tres protagonistas.

 

Una de ellas la segunda vicepresidenta de las Asamblea, Marcela Aguiñaga, quien increpó a los asambleísta de Galápagos, empezó con Fanny Uribe, de Avanza.

 

“Que en su momento que fue protagonista en ese entonces, en la época pepinera de Galápagos, donde había toda la destrucción en el archipiélago y hoy son los grandes(..)”, terminaba de decir Aguiñaga, cuando la interrumpen para calmar a Uribe, que se había levantado de su asiento. Aguiñaga demandó que la seguridad del pleno detenga a Uribe. 

 

No te tengo miedo, señora Uribe porque yo la conozco y la conozco bien. Que controle el indicador de precios al consumidor de todo lo que venden en su próspero negocio de ferretería en la isla Santa Cruz”, exclamó Aguiñaga desde su curul. 

 

“Yo no tengo hermanos que han traficado visas ilegales. También fue funcionaria pública Marcela Aguiñaga y ganaba el doble y estaba en forma ilegal. Que responda pues, cuando fue abogada y defendió a esos barcos que entraron ilegalmente a la reserva marina”, demandó Uribe.

 

“Ten cuidado con lo que dices”, exigió Aguiñaga. 

 

Luego, fue el turno de Ángel Vilema, quien hasta hace poco fue compañero de bancada de Marcela Aguiñaga, pero se desafilió de Alianza País y a la vez fue expulsado del movimiento.

 

“Siquiera manda a lavar la ropa para darle trabajo a una lavandería local, sino que lo hace en su propio hotel, que tiene el restaurante, no le vamos a permitir que se declare defensor de los ciudadanos habitantes de Galápagos”, expresó Aguiñaga. 

 

“¡Qué culpa tengo yo de que su familia sea vaga?, ¿Quién no sabe qué usted es de tendencia de derecha en el movimiento País?, ¿quién no sabe?!”, cuestionó a viva voz Vilema. 

 

La oposición reclamó porque sólo se permitieron 5 intervenciones. 

 

El veto presidencial fue aprobado con 88 votos. 

 

Lea además: ASAMBLEA APROBÓ CUESTIONADA LEY QUE REGULA SALARIOS EN GALÁPAGOS

 

Por el alto costo de la vida en las islas, los salarios de Galápagos se incrementan en un 100% para empleados públicos y en un 75% para los privados.

 

El veto que acaban de aprobar contempla que ahora se lo haga de acuerdo al índice de precios al consumidor conocido como IPC. 

 

La norma entrará en vigencia en las próximas horas con su publicación en el registro oficial. 

 

La asambleísta también se defendió en su cuenta de Twitter de las acusaciones de las que fuera objeto en la Asamblea Nacional.

 

Aguiñaga explicó que nunca fue su intención decir que los pobladores de Galápagos eran delincuentes, ya que hizo “alusión a la colonia abolida en 1959”. También agregó que Vilema y Uribe defienden lo “indefendible” y utilizaron a su familia para salir “bien librados” de la situación.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos