Fuerte aguacero desbordó río Machángara en Cuenca

Los árboles se cayeron, la tierra se deslizó y el agua y el lodo ingresaron a las viviendas.

Los árboles se cayeron, la tierra se deslizó y el agua y el lodo ingresaron a las viviendas.
22 Diciembre, 2014, 2:22 pm
Por: Redacción 
Este domingo un fuerte aguacero de más de dos horas hizo que el río Machángara se desbordara en el norte de Cuenca, afectando más de 10 casas.
 
Los árboles se cayeron, la tierra se deslizó y el agua y el lodo ingresaron a las viviendas de los sectores rurales de Chiquinta y Ochoa León. 10 casas resultaron afectadas.
 
A la casa de la hija de Carmen Guamán le cayó un árbol. El lodo y el agua destruyeron la cocina, la sala y los dormitorios: “En esos momentos que empezó a llover, sale el río y se cae el árbol y se hace polvo la casa de mi hija. El río se fue llevando todas las cosas y mi hija se queda sola con los dos niños que no podemos nosotros hacer ya más”. 
 
El alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera, recorrió las zonas afectadas para hacer una evaluación de los daños: “Se produce un deslave en esta zona que tapona el canal, el canal pues con ese deslave agranda la cola y produce la inundación en las zonas bajas”. 
 
Con la luz del día se puede apreciar de mejor manera, los destrozos que dejó la lluvia.
 
Los cultivos de maíz, alfalfa y col fueron arrasados por la crecida del río Machángara. El árbol gigante que cayó sobre la vivienda fue cortado en pedazos.
 
Cerca de llegar al poblado, la vía que conecta a la parroquia de Chiquinta tiene grandes grietas; mientras que la orilla del río Machángara frente al Complejo Deportivo de Patamarca continúa desmoronándose.
 
 
 
Este domingo un fuerte aguacero de más de dos horas hizo que el río Machángara se desbordara en el norte de Cuenca, afectando más de 10 casas.
 
Los árboles se cayeron, la tierra se deslizó y el agua y el lodo ingresaron a las viviendas de los sectores rurales de Chiquinta y Ochoa León. 10 casas resultaron afectadas.
 
A la casa de la hija de Carmen Guamán le cayó un árbol. El lodo y el agua destruyeron la cocina, la sala y los dormitorios: “En esos momentos que empezó a llover, sale el río y se cae el árbol y se hace polvo la casa de mi hija. El río se fue llevando todas las cosas y mi hija se queda sola con los dos niños que no podemos nosotros hacer ya más”. 
 
El alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera, recorrió las zonas afectadas para hacer una evaluación de los daños: “Se produce un deslave en esta zona que tapona el canal, el canal pues con ese deslave agranda la cola y produce la inundación en las zonas bajas”. 
 
Con la luz del día se puede apreciar de mejor manera, los destrozos que dejó la lluvia.
 
Los cultivos de maíz, alfalfa y col fueron arrasados por la crecida del río Machángara. El árbol gigante que cayó sobre la vivienda fue cortado en pedazos.
 
Cerca de llegar al poblado, la vía que conecta a la parroquia de Chiquinta tiene grandes grietas; mientras que la orilla del río Machángara frente al Complejo Deportivo de Patamarca continúa desmoronándose.