Afiliación de las amas de casa sería voluntaria, según asambleísta

Bairon Valle dijo que también habrá excepciones para la contratación a plazo fijo.

28 Noviembre, 2014, 2:07 pm
Por: Redacción 
El aseguramiento para el millón y medio de amas de casa, que propone el Gobierno en su proyecto de reformas laborales, no será obligatorio. Así lo explicó el asambleísta del movimiento Alianza País, Bairon Valle, integrante de la comisión de Derechos Laborales. Por su parte, el presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, Henry Kronfle, dice que este tipo de propuestas ahuyentan la inversión nacional y extranjera.
 
Kronfle criticó abiertamente el proyecto de reformas al Código del Trabajo, al decir que en lugar de convocar a la inversión, propuestas de ese tipo generan exactamente el efecto contrario. “Cuántos puestos de trabajo más se crearán como consecuencia de las reformas laborales, qué garantías hay para los actuales afiliados de que el IESS responderá con eficacia a la extensión de sus prestaciones sin que se afecten sus derechos actuales y futuros, sobre todo en materia de salud y jubilación”.
 
“Nadie que estime sus ahorros querrá invertir en una economía azorada por proyectos de reformas laborales, con brechas salariales, vinculaciones ambiguas, resoluciones inconsultas, trajes a la medida o por amenazas reiteradas de aumentar los impuestos o crear nuevos tributos para castigar determinadas actividades, so pretexto de ganan mucho dinero”, agregó el empresario.
 
Para el asambleísta Valle, no hay motivo para la preocupación del titular de los industriales, ya que -por ejemplo- el contrato a plazo fijo desaparecerá solo en ciertas circunstancias. “La zafra tiene un periodo, en ese caso está justificado, lo que no vamos a aceptar es que actividades que son permanentes se las tenga bajo esta figura de contrato”.
 
Además señaló que el aseguramiento que se plantea para un millón y medio de amas de casa no será obligatorio,  y que apunta en primera instancia a quienes reciben el bono de desarrollo humano.  “Por ejemplo, vamos a empezar con las 400 amas de casa que reciben el bono, pero ellas tienen que expresar que quieren ser parte de este proyecto”.
 
Valle aseguró que la propuesta gubernamental es constitucional y que se enmarca en la protección de los derechos de los trabajadores.
 
El aseguramiento para el millón y medio de amas de casa, que propone el Gobierno en su proyecto de reformas laborales, no será obligatorio. Así lo explicó el asambleísta del movimiento Alianza País, Bairon Valle, integrante de la comisión de Derechos Laborales. Por su parte, el presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, Henry Kronfle, dice que este tipo de propuestas ahuyentan la inversión nacional y extranjera.
 
Kronfle criticó abiertamente el proyecto de reformas al Código del Trabajo, al decir que en lugar de convocar a la inversión, propuestas de ese tipo generan exactamente el efecto contrario. “Cuántos puestos de trabajo más se crearán como consecuencia de las reformas laborales, qué garantías hay para los actuales afiliados de que el IESS responderá con eficacia a la extensión de sus prestaciones sin que se afecten sus derechos actuales y futuros, sobre todo en materia de salud y jubilación”.
 
“Nadie que estime sus ahorros querrá invertir en una economía azorada por proyectos de reformas laborales, con brechas salariales, vinculaciones ambiguas, resoluciones inconsultas, trajes a la medida o por amenazas reiteradas de aumentar los impuestos o crear nuevos tributos para castigar determinadas actividades, so pretexto de ganan mucho dinero”, agregó el empresario.
 
Para el asambleísta Valle, no hay motivo para la preocupación del titular de los industriales, ya que -por ejemplo- el contrato a plazo fijo desaparecerá solo en ciertas circunstancias. “La zafra tiene un periodo, en ese caso está justificado, lo que no vamos a aceptar es que actividades que son permanentes se las tenga bajo esta figura de contrato”.
 
Además señaló que el aseguramiento que se plantea para un millón y medio de amas de casa no será obligatorio,  y que apunta en primera instancia a quienes reciben el bono de desarrollo humano.  “Por ejemplo, vamos a empezar con las 400 amas de casa que reciben el bono, pero ellas tienen que expresar que quieren ser parte de este proyecto”.
 
Valle aseguró que la propuesta gubernamental es constitucional y que se enmarca en la protección de los derechos de los trabajadores.
 
Le puede interesar

NOTICIAS DESTACADAS