Emergencia sanitaria en Quevedo por la mala calidad del agua

Autoridades intentan solucionar el inconveniente, mientras la gente debe comprar agua en bidones.

20 Noviembre, 2014, 5:00 pm
Por: Redacción 
Hay preocupación entre los habitantes de Quevedo, después de que el cabildo declarara la emergencia sanitaria por el mal estado del agua.
 
En varios sectores de la urbe, el líquido vital presenta coloraciones no habituales y malos olores.
 
Similar situación viven los moradores de la parroquia urbana San Camilo. Ellos deben comprar el agua en bidones para el consumo diario, lo que les genera gastos extras.
 
Olga Grey es médico y concejala de Quevedo. Ella afirma que ingerir el agua en ese estado puede provocar complicaciones en la salud de los pobladores.
 
Carlos Pino, gerente de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado, entregó un informe al concejo municipal, en el que se detalla que los filtros, procuradores, sedimentadores, tableros y las mismas bombas de agua están dañados.
 
El concejal César Litardo manifiesta que el municipio trabaja en un plan maestro a mediano plazo que permita la repotenciación de esta planta purificadora.
 
Hasta entonces, los más de 200 mil habitantes de este cantón de la provincia de Los Ríos tienen dos opciones: comprar el agua en bidones o consumir el agua que llega a sus hogares.
Hay preocupación entre los habitantes de Quevedo, después de que el cabildo declarara la emergencia sanitaria por el mal estado del agua.
 
En varios sectores de la urbe, el líquido vital presenta coloraciones no habituales y malos olores.
 
Similar situación viven los moradores de la parroquia urbana San Camilo. Ellos deben comprar el agua en bidones para el consumo diario, lo que les genera gastos extras.
 
Olga Grey es médico y concejala de Quevedo. Ella afirma que ingerir el agua en ese estado puede provocar complicaciones en la salud de los pobladores.
 
Carlos Pino, gerente de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado, entregó un informe al concejo municipal, en el que se detalla que los filtros, procuradores, sedimentadores, tableros y las mismas bombas de agua están dañados.
 
El concejal César Litardo manifiesta que el municipio trabaja en un plan maestro a mediano plazo que permita la repotenciación de esta planta purificadora.
 
Hasta entonces, los más de 200 mil habitantes de este cantón de la provincia de Los Ríos tienen dos opciones: comprar el agua en bidones o consumir el agua que llega a sus hogares.
Le puede interesar

NOTICIAS DESTACADAS