Inicio ·Noticias · Artículo

Las cavernas de Jumandi, un paraíso que debe de visitar

Redacción

cherrera

|

Miércoles 16 de Abril de 2014 - 16:01
compártelo
En las entrañas de la Amazonía ecuatoriana existe un lugar poco conocido, del que habíamos escuchado hablar y contar historias matizadas de fantasía y realidad. Relatos que nos motivaron a visitar las llamadas cavernas de Jumandi que están ubicadas cerca del cantón Archidona, en la provincia del Napo.
 
Este místico lugar tiene una extensión de 10 km y toma cerca de 24 horas recorrerlo por completo. En la boca de las cuevas, el guía entrega el equipo para emprender la travesía. La luz permite conocer a quienes ahí habitan.
 
''Tenemos ciento setenta y seis especies de murciélagos, tres especies de estos se alimentan de sangre, el resto de frutas e insectos'', señaló uno de los guías turísticos.
 
Por las cuevas de Jumadi atraviesan algunos ríos que nacen de sus profundidades y los cuales solo se pueden cruzar nadando o con la ayuda de una soga, algunos de los visitantes optan por saltar a sus aguas.
 
Uno de estos afluentes es la cascada 'Sagrada' que es utilizada para los rituales indígenas, en ella hay tres orificios, que según las creencias sirven para atraer la salud el dinero y el amor. En su interior yacen las estalactitas que se forman de arriba hacia abajo y las estalagmitas que lo hacen de abajo hacia arriba. Una vez que se unen se transforman en originales figuras.
 
''Todo es un proceso, por donde hay filtración de agua, las gotas de agua durante el tiempo que quedan colgadas van cristalizando las sales minerales'', sostuvo el guía.
 
Una de estas interesantes formaciones es la del símbolo de la fertilidad, que antes era utilizado para que las mujeres infértiles puedan concebir luego de tocarlo y beber el agua que gotea a su alrededor.
 
En las cavidades de Jumandi se acumula también un barro, que según la creencia popular es bueno para la piel.
 
El nombre de las cavernas es en honor al héroe indígena Jumandi, quien se reveló ante la conquista de los españoles.
 

En las entrañas de la Amazonía ecuatoriana existe un lugar poco conocido, del que habíamos escuchado hablar y contar historias matizadas de fantasía y realidad. Relatos que nos motivaron a visitar las llamadas cavernas de Jumandi que están ubicadas cerca del cantón Archidona, en la provincia del Napo.

 

Este místico lugar tiene una extensión de 10 km y toma cerca de 24 horas recorrerlo por completo. En la boca de las cuevas, el guía entrega el equipo para emprender la travesía. La luz permite conocer a quienes ahí habitan.

 

''Tenemos ciento setenta y seis especies de murciélagos, tres especies de estos se alimentan de sangre, el resto de frutas e insectos'', señaló uno de los guías turísticos.

 

Por las cuevas de Jumadi atraviesan algunos ríos que nacen de sus profundidades y los cuales solo se pueden cruzar nadando o con la ayuda de una soga, algunos de los visitantes optan por saltar a sus aguas.

 

Uno de estos afluentes es la cascada 'Sagrada' que es utilizada para los rituales indígenas, en ella hay tres orificios, que según las creencias sirven para atraer la salud el dinero y el amor. En su interior yacen las estalactitas que se forman de arriba hacia abajo y las estalagmitas que lo hacen de abajo hacia arriba. Una vez que se unen se transforman en originales figuras.

 

''Todo es un proceso, por donde hay filtración de agua, las gotas de agua durante el tiempo que quedan colgadas van cristalizando las sales minerales'', sostuvo el guía.

 

Una de estas interesantes formaciones es la del símbolo de la fertilidad, que antes era utilizado para que las mujeres infértiles puedan concebir luego de tocarlo y beber el agua que gotea a su alrededor.

 

En las cavidades de Jumandi se acumula también un barro, que según la creencia popular es bueno para la piel.

 

El nombre de las cavernas es en honor al héroe indígena Jumandi, quien se reveló ante la conquista de los españoles.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos