Larrea recibía pagos mientras estaba en prisión, según Fiscalía

En 2018, Larrea y su esposo cedieron participación de 5 compañías a su cuñado.

Se realiza la audiencia de formulación de cargos por lavado de activos en contra de María Sol Larrea. Foto: API
2 Diciembre, 2019, 12:08 pm
Por: Redacción 
La mañana de este lunes 2 de diciembre, en el Complejo Judicial Norte, en Quito, se realiza la audiencia de formulación de cargos por lavado de activos en contra de la exfuncionaria del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), María Sol Larrea, su esposo Marcelo Espín, su cuñado Carlos Espín, y seis empresas relacionadas con ellos que se habrían beneficiado de contratos del IESS por $35,7 millones. 
 
Las empresas que recibieron los contratos millonarios tenían al IESS como su principal cliente. El esposo y el cuñado de Larrea figuran como accionistas y directivos de todas las compañías.
 
Según la Fiscalía, en 2018 cuando la acusada ya estaba en prisión, recibió pagos de varias empresas. En ese año, ella y su esposo, cedieron participación de 5 compañías a su cuñado por más de medio millón de dólares. 
 
La exfuncionaria deberá cumplir arresto domiciliario por noventa días, mientras dure la etapa de instrucción fiscal y se realicen las investigaciones por el presunto delito de peculado en una adquisición irregular de medicinas.  
 
La justicia también resolvió, la mañana de este domingo 1 de diciembre, que se prohiba su salida del país y se presente periódicamente ante las autoridades. La exservidora pública había sido detenida en Ambato un día antes. 
 
La noche del viernes, un tribunal de Tungurahua aceptó un recurso de habeas corpus que le permitía a Larrea salir en libertad tras haber cumplido cuatro sentencias: dos por el delito de tráfico de influencias, una por enriquecimiento ilícito y otra por peculado.
La mañana de este lunes 2 de diciembre, en el Complejo Judicial Norte, en Quito, se realiza la audiencia de formulación de cargos por lavado de activos en contra de la exfuncionaria del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), María Sol Larrea, su esposo Marcelo Espín, su cuñado Carlos Espín, y seis empresas relacionadas con ellos que se habrían beneficiado de contratos del IESS por $35,7 millones. 
 
Las empresas que recibieron los contratos millonarios tenían al IESS como su principal cliente. El esposo y el cuñado de Larrea figuran como accionistas y directivos de todas las compañías.
 
Según la Fiscalía, en 2018 cuando la acusada ya estaba en prisión, recibió pagos de varias empresas. En ese año, ella y su esposo, cedieron participación de 5 compañías a su cuñado por más de medio millón de dólares. 
 
La exfuncionaria deberá cumplir arresto domiciliario por noventa días, mientras dure la etapa de instrucción fiscal y se realicen las investigaciones por el presunto delito de peculado en una adquisición irregular de medicinas.  
 
La justicia también resolvió, la mañana de este domingo 1 de diciembre, que se prohiba su salida del país y se presente periódicamente ante las autoridades. La exservidora pública había sido detenida en Ambato un día antes. 
 
La noche del viernes, un tribunal de Tungurahua aceptó un recurso de habeas corpus que le permitía a Larrea salir en libertad tras haber cumplido cuatro sentencias: dos por el delito de tráfico de influencias, una por enriquecimiento ilícito y otra por peculado.