Sube a 570 la cifra de detenidos por protestas

El presidente Moreno gobierna desde la noche del lunes en Guayaquil.

El lunes 7 de octubre las protestas se recrudecieron. Foto: AFP
8 Octubre, 2019, 9:07 am
Por: AFP y Redacción 
El secretario particular de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, informó que hasta hoy, martes 8 de octubre, se han detenido 570 personas, por atentar contra bienes públicos y privados, por paralizar vías o que han violentado contra otras personas injustificadamente. "La justicia y la Fiscalía tendrán que tomar acciones para detener esta ola de delincuencia", dijo Roldán a través de su cuenta de Twitter. 
 
Agregó que, la seguridad de los ecuatorianos es prioridad del presidente Moreno y que el chantaje no es mecanismo de diálogo. "La misión de la Policía Nacional y las FFAA es proteger y velar por la seguridad de la ciudadanía y traer la paz al país", dijo el funcionario.
 
El lunes 7 de octubre las protestas volvieron a aproximarse al Palacio de Carondelet, la ahora desocupada sede del Ejecutivo en el centro colonial de Quito. También, las autoridades de Guayaquil se vieron obligados a bloquear los puntos de acceso, como puentes, para que manifestantes de otros sectores no pueda ingresar a la ciudad. 
 
El presidente Moreno gobierna desde la noche del lunes en el Puerto Principal, donde se trasladó la sede de gobierno amparado en el estado de excepción que impuso el jueves 3 de octubre para intentar sofocar el estallido social.
 
El Ejecutivo eliminó subsidios a los combustibles más utilizados en el país como parte de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener créditos por 4.209 millones de dólares. Los precios aumentaron en consecuencia hasta 123%.
 
El secretario particular de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, informó que hasta hoy, martes 8 de octubre, se han detenido 570 personas, por atentar contra bienes públicos y privados, por paralizar vías o que han violentado contra otras personas injustificadamente. "La justicia y la Fiscalía tendrán que tomar acciones para detener esta ola de delincuencia", dijo Roldán a través de su cuenta de Twitter. 
 
Agregó que, la seguridad de los ecuatorianos es prioridad del presidente Moreno y que el chantaje no es mecanismo de diálogo. "La misión de la Policía Nacional y las FFAA es proteger y velar por la seguridad de la ciudadanía y traer la paz al país", dijo el funcionario.
 
El lunes 7 de octubre las protestas volvieron a aproximarse al Palacio de Carondelet, la ahora desocupada sede del Ejecutivo en el centro colonial de Quito. También, las autoridades de Guayaquil se vieron obligados a bloquear los puntos de acceso, como puentes, para que manifestantes de otros sectores no pueda ingresar a la ciudad. 
 
El presidente Moreno gobierna desde la noche del lunes en el Puerto Principal, donde se trasladó la sede de gobierno amparado en el estado de excepción que impuso el jueves 3 de octubre para intentar sofocar el estallido social.
 
El Ejecutivo eliminó subsidios a los combustibles más utilizados en el país como parte de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener créditos por 4.209 millones de dólares. Los precios aumentaron en consecuencia hasta 123%.