22 años de prisión por violar a su hijastra con discapacidad

Fiscalía ordenó que se le practique un examen médico-legal que corroboró la violación.

  • 22 años de prisión por violar a su hijastra con discapacidad visual. Foto: Referencial
18 Septiembre, 2019, 11:14 am
Por: Redacción 
El 13 de marzo de 2018, Juan José M. fue detenido en delito flagrante por el presunto delito de violación cometido en su hijastra, de 16 años y con el 83% de discapacidad visual. La menor contó lo ocurrido a las vecinas del sector y fue auxiliada por miembros de la Dinapen del cantón Santa Rosa.
 
En la denuncia, la víctima indicó que estaba cansada de la violencia sexual que sufría por parte de su padrastro, quien aprovechaba la ausencia de la madre para enviar a sus hijas pequeñas a comprar en la tienda y cometer el delito.
 
Fiscalía ordenó que se le practique un examen médico-legal que corroboró la violación.
 
Con esta evidencia, el fiscal especializado en Violencia de Género, Eduardo Marchant, formuló cargos en contra del padrastro. La jueza de la Unidad Judicial Penal de Santa Rosa le dictó prisión preventiva y dispuso el ingreso de la víctima a un hogar de acogida. Sin embargo, después de la audiencia la madre de la adolescente y familiares del padrastro se la llevaron.
 
Al desconocer su paradero, la Fiscalía quedó imposibilitada de contactarse con la víctima, quien no pudo comparecer a ninguna de las diligencias ordenadas. Así que concluyó la etapa de instrucción fiscal, sin que se pudieran obtener más elementos de convicción.
 
Posteriormente, la abuela de la menor denunció su desaparición y se abrió una investigación previa por un presunto delito de secuestro, tramitada por la Fiscalía Especializada en Delincuencia Organizada Transnacional e Internacional (Fedoti).
 
Mediante operaciones básicas de inteligencia, ejecutadas con el apoyo de la Policía Nacional, se obtuvo información sobre su ubicación y se procedió con un allanamiento a un inmueble cercano al del hermano del procesado. Allí se recuperó a la adolescente e ingresó de inmediato a un hogar de acogida, lo que permitió a Fiscalía retomar el proceso penal por violación.
 
Con base en los elementos de convicción recabados por la Fiscalía, la Jueza le dictó auto de llamamiento a juicio.
En la audiencia de juzgamiento, el fiscal Marchant presentó las pruebas que sustentaron la teoría del caso y demostraron la existencia del delito y la responsabilidad penal del procesado.
 
A través de la Cámara de Gesell, la víctima dio su testimonio y relató el ultraje sexual del que era víctima desde los 12 años, por parte de su padrastro. También fue relevante el testimonio de una trabajadora social, que expuso sobre las circunstancias de vulnerabilidad en las que se encontraba la joven.
 
También, la psicóloga de la casa de acogida mencionó las afectaciones psicológicas que sufría y relató el proceso de empoderamiento de derechos que vivió la menor durante su permanencia en ese lugar.
 
Los jueces dictaron sentencia condenatoria de 22 años de pena privativa de libertad en contra de Juan José M., por el delito de violación.
 
 
El 13 de marzo de 2018, Juan José M. fue detenido en delito flagrante por el presunto delito de violación cometido en su hijastra, de 16 años y con el 83% de discapacidad visual. La menor contó lo ocurrido a las vecinas del sector y fue auxiliada por miembros de la Dinapen del cantón Santa Rosa.
 
En la denuncia, la víctima indicó que estaba cansada de la violencia sexual que sufría por parte de su padrastro, quien aprovechaba la ausencia de la madre para enviar a sus hijas pequeñas a comprar en la tienda y cometer el delito.
 
Fiscalía ordenó que se le practique un examen médico-legal que corroboró la violación.
 
Con esta evidencia, el fiscal especializado en Violencia de Género, Eduardo Marchant, formuló cargos en contra del padrastro. La jueza de la Unidad Judicial Penal de Santa Rosa le dictó prisión preventiva y dispuso el ingreso de la víctima a un hogar de acogida. Sin embargo, después de la audiencia la madre de la adolescente y familiares del padrastro se la llevaron.
 
Al desconocer su paradero, la Fiscalía quedó imposibilitada de contactarse con la víctima, quien no pudo comparecer a ninguna de las diligencias ordenadas. Así que concluyó la etapa de instrucción fiscal, sin que se pudieran obtener más elementos de convicción.
 
Posteriormente, la abuela de la menor denunció su desaparición y se abrió una investigación previa por un presunto delito de secuestro, tramitada por la Fiscalía Especializada en Delincuencia Organizada Transnacional e Internacional (Fedoti).
 
Mediante operaciones básicas de inteligencia, ejecutadas con el apoyo de la Policía Nacional, se obtuvo información sobre su ubicación y se procedió con un allanamiento a un inmueble cercano al del hermano del procesado. Allí se recuperó a la adolescente e ingresó de inmediato a un hogar de acogida, lo que permitió a Fiscalía retomar el proceso penal por violación.
 
Con base en los elementos de convicción recabados por la Fiscalía, la Jueza le dictó auto de llamamiento a juicio.
En la audiencia de juzgamiento, el fiscal Marchant presentó las pruebas que sustentaron la teoría del caso y demostraron la existencia del delito y la responsabilidad penal del procesado.
 
A través de la Cámara de Gesell, la víctima dio su testimonio y relató el ultraje sexual del que era víctima desde los 12 años, por parte de su padrastro. También fue relevante el testimonio de una trabajadora social, que expuso sobre las circunstancias de vulnerabilidad en las que se encontraba la joven.
 
También, la psicóloga de la casa de acogida mencionó las afectaciones psicológicas que sufría y relató el proceso de empoderamiento de derechos que vivió la menor durante su permanencia en ese lugar.
 
Los jueces dictaron sentencia condenatoria de 22 años de pena privativa de libertad en contra de Juan José M., por el delito de violación.
 
 
Le puede interesar
TEMAS RELACIONADOS