Inicio ·Noticias · Artículo

20 familias que vivían sobre el estero Salado son reubicadas

Redacción

gpinasco

|

Viernes 06 de Septiembre de 2013 - 14:43
compártelo
En el suburbio oeste de Guayaquil, varias familias asentadas en las riveras del Estero Salado recogen sus pertenencias para ser reubicados en el plan habitacional Socio Vivienda II. En total son 20 familias las que forman parte del  proyecto de mudanza inmediata. 
 
María Luisa Herrera tiene cuatro hijos y cuatro años viviendo en el sector. Ella emprendió el viaje hacia su nueva casa ubicada en el noroeste de la urbe. Allí la esperaban funcionarios del Miduvi para la firma del acta de entrega-recepción. Luego le dieron las llaves de su hogar libre de los riesgos que antes tenía que enfrentar cerca del estero.
 
“Es verdad, es un peligro estar en el estero Salado porque por A o B motivo a veces sube el agua por las lluvias y se caen las casas”, comenta Herrera.
 
Mientras tanto, en la 45 y la O, hay personas inconformes que aseguran no haber sido tomadas en cuenta. El encargado de la reubicación asegura que ellos se asentaron ilegalmente en la zona luego del último censo: “solo las veinte familias que están codificadas, ahí hay gente que se ha sentado también y no está dentro del censo”.
 
A pesar de la pobreza en este sector hay personas que tienen tres casas instaladas sobre el estero. 
 
Hasta el domingo, se habrá cumplido con la disposición de mudar a las 20 familias en riesgo, todos ellos dejan la inestabilidad por la comodidad.
 
En lo que va del año se han trasladado a 2.064 familias y hasta fines de este año, la cifra subirá a 3.433, comentó Guillermo Chacón, coordinador zonal del Miduvi, y agregó que en el sector de las Malvinas ya se han liberado cuatro kilómetros de las riberas. En ese sitio se construye desde inicios de agosto un parque lineal. 

En el suburbio oeste de Guayaquil, varias familias asentadas en las riveras del Estero Salado recogen sus pertenencias para ser reubicados en el plan habitacional Socio Vivienda II. En total son 20 familias las que forman parte del  proyecto de mudanza inmediata. 

 

María Luisa Herrera tiene cuatro hijos y cuatro años viviendo en el sector. Ella emprendió el viaje hacia su nueva casa ubicada en el noroeste de la urbe. Allí la esperaban funcionarios del Miduvi para la firma del acta de entrega-recepción. Luego le dieron las llaves de su hogar libre de los riesgos que antes tenía que enfrentar cerca del estero.

 

“Es verdad, es un peligro estar en el estero Salado porque por A o B motivo a veces sube el agua por las lluvias y se caen las casas”, comenta Herrera.

 

Mientras tanto, en la 45 y la O, hay personas inconformes que aseguran no haber sido tomadas en cuenta. El encargado de la reubicación asegura que ellos se asentaron ilegalmente en la zona luego del último censo: “solo las veinte familias que están codificadas, ahí hay gente que se ha sentado también y no está dentro del censo”.

 

A pesar de la pobreza en este sector hay personas que tienen tres casas instaladas sobre el estero. 

 

Hasta el domingo, se habrá cumplido con la disposición de mudar a las 20 familias en riesgo, todos ellos dejan la inestabilidad por la comodidad.

 

En lo que va del año se han trasladado a 2.064 familias y hasta fines de este año, la cifra subirá a 3.433, comentó Guillermo Chacón, coordinador zonal del Miduvi, y agregó que en el sector de las Malvinas ya se han liberado cuatro kilómetros de las riberas. En ese sitio se construye desde inicios de agosto un parque lineal. 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos