Dos menores afectados por explosión en Guayaquil

Casi 300 estudiantes de dos planteles fueron evacuados. El GIR investiga el tipo de artefacto usado.

4 Septiembre, 2013, 12:35 pm
Por: Redacción 
Moradores de La 20 y Venezuela -suburbio este de Guayaquil- no salían del asombro esta mañana. Es que a las 07H10 escucharon una explosión, proveniente del patio de una vivienda del sector, que provocó asfixias en dos menores de la Escuela Francisco de Orellana, situada en la zona del hecho.
 
Luz María Ruiz, propietaria del inmueble donde cayó el artefacto explosivo, relató que a esa hora solo estaban su cuñada y su pequeño, de un año; ninguno de los dos resultó herido.
 
Pero el humo contaminó las aulas de los dos centros educativos que se encuentran a pocas cuadras de la explosión. Martha Villón, rectora de la Escuela Franciso de Orellana, aseguró que los dos estudiantes afectados recibieron atención médica inmediata, por lo que están fuera de peligro.
 
Similar situación se produjo en la Unidad Educativa Juan Tanca Marengo -el otro plantel del sector-, en ambos casos las autoridades educativas, con el apoyo de la Policía e integrantes de entidades de socorro, evacuaron a los estudiantes y se los entregaron a los padres de familia que acudieron alarmados por lo sucedido. En total, fueron 280 menores, aunque ninguno de ellos resultó asfixiado. Las clases en ambos establecimientos fueron suspendidas hasta mañana por las autoridades distritales.
 
Efectivos de la Unidad Antiexplosivos del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) de la Policía Judicial acudieron al lugar para recabar información acerca del tipo de artefacto y los motivos del presunto atentado.
Moradores de La 20 y Venezuela -suburbio este de Guayaquil- no salían del asombro esta mañana. Es que a las 07H10 escucharon una explosión, proveniente del patio de una vivienda del sector, que provocó asfixias en dos menores de la Escuela Francisco de Orellana, situada en la zona del hecho.
 
Luz María Ruiz, propietaria del inmueble donde cayó el artefacto explosivo, relató que a esa hora solo estaban su cuñada y su pequeño, de un año; ninguno de los dos resultó herido.
 
Pero el humo contaminó las aulas de los dos centros educativos que se encuentran a pocas cuadras de la explosión. Martha Villón, rectora de la Escuela Franciso de Orellana, aseguró que los dos estudiantes afectados recibieron atención médica inmediata, por lo que están fuera de peligro.
 
Similar situación se produjo en la Unidad Educativa Juan Tanca Marengo -el otro plantel del sector-, en ambos casos las autoridades educativas, con el apoyo de la Policía e integrantes de entidades de socorro, evacuaron a los estudiantes y se los entregaron a los padres de familia que acudieron alarmados por lo sucedido. En total, fueron 280 menores, aunque ninguno de ellos resultó asfixiado. Las clases en ambos establecimientos fueron suspendidas hasta mañana por las autoridades distritales.
 
Efectivos de la Unidad Antiexplosivos del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) de la Policía Judicial acudieron al lugar para recabar información acerca del tipo de artefacto y los motivos del presunto atentado.