#MiraAlFrente: El impacto del teléfono celular en el entorno familiar

Un estudio señala que el uso excesivo del celular en la mesa afecta las relaciones familiares.

3 Septiembre, 2013, 10:31 am
Por: Redacción 
La campaña 'Mira al frente' es una iniciativa de Ecuavisa y los noticieros de la mañana 'Contacto al Amanecer' y 'Comunidad', liderada por el presentador de noticias Andrés Jungbluth.
 
Empiece dando el ejemplo en casa. Enseñe a sus hijos a dar un uso adecuado y responsable al teléfono celular.
Según un estudio reciente, hecho por la universidad de Oklahoma. En el año 2000 solo el 5% de los niños de entre 13 y 17 años tenían teléfonos celulares en Estados Unidos, mientras que en el 2012 y parte del 2013, más del 70% tiene uno. 
 
De hecho, los niños menores de 10 años generalmente tienen teléfonos celulares y las empresas de telefonía celular los están diseñando especialmente para niños pequeños. Si su hijo o hija quiere un teléfono celular o usted considera que puede necesitar uno, es posible que a usted le cueste decidir qué hacer.
 
Existen ventajas y desventajas con respecto a los niños y el uso de teléfonos celulares, por eso, se trata realmente de una elección personal que usted debe hacer como padre basándose en las necesidades de su familia. Sin embargo, usted debe tener en cuenta algunos aspectos importantes.
 
El estudio insiste en la necesidad de informar y educar a los niños en las amenazas derivadas del uso inadecuado del celular y han ofrecido algunas recomendaciones como evitar el uso excesivo o adictivo del smartphone, que los padres establezcan normas de uso (tiempo, gasto mensual y servicios) y expliquen a los jóvenes la importancia de la privacidad y los riesgos que pueden derivar de compartir información con desconocidos.
 
¿Usa su celular en la mesa mientras habla con sus hijos?
Un estudio reveló que el uso excesivo del celular en la mesa a la hora de la comida puede llegar a afectar las relaciones familiares entre padres e hijos.
 
Estudios elaborados por el Departamento de Psicología de la Universidad de Essex en Reino Unido, liderados por Andrew Przybylski, señalaron que el celular arroja efectos negativos cuando en una conversación entre padre e hijo, uno de ellos le presta más atención al celular que al tema en conversación.
 
“La presencia de un teléfono celular puede llevar a las personas a otros eventos fuera de su contexto social inmediato. Al hacerlo, pierden la atención sobre la experiencia interpersonal en la que se encuentran y se enfocan en otras preocupaciones”, comentó Przybylski.
 
El estudio se basó en los resultados que arrojaron 37 familias que se sentaron en la mesa a conversar sobre la vida de sus hijos en el colegio y al mismo tiempo usaron su celular durante 10 minutos. Después respondieron un cuestionario sobre la experiencia de su plática y se encontró que en las charlas donde estaba presente un móvil, las personas tenían una opinión menos positiva sobre sus hijos y con muy pocos argumentos sobre el tema en conversación.
 
En otra encuesta similar, se encontró que con la presencia de un celular las pláticas eran sobre temas sin relevancia.
 
Ahora ya sabe. Si usted es padre de familia, ponga el ejemplo ante sus hijos, si no se quiere quedar sin saber que está pasando alrededor de sus vidas.
 
¡Mira al frente! Guarde el celular por un momento y dele el 100% de su atención a su familia.
 
 
 
La campaña 'Mira al frente' es una iniciativa de Ecuavisa y los noticieros de la mañana 'Contacto al Amanecer' y 'Comunidad', liderada por el presentador de noticias Andrés Jungbluth.
 
Empiece dando el ejemplo en casa. Enseñe a sus hijos a dar un uso adecuado y responsable al teléfono celular.
Según un estudio reciente, hecho por la universidad de Oklahoma. En el año 2000 solo el 5% de los niños de entre 13 y 17 años tenían teléfonos celulares en Estados Unidos, mientras que en el 2012 y parte del 2013, más del 70% tiene uno. 
 
De hecho, los niños menores de 10 años generalmente tienen teléfonos celulares y las empresas de telefonía celular los están diseñando especialmente para niños pequeños. Si su hijo o hija quiere un teléfono celular o usted considera que puede necesitar uno, es posible que a usted le cueste decidir qué hacer.
 
Existen ventajas y desventajas con respecto a los niños y el uso de teléfonos celulares, por eso, se trata realmente de una elección personal que usted debe hacer como padre basándose en las necesidades de su familia. Sin embargo, usted debe tener en cuenta algunos aspectos importantes.
 
El estudio insiste en la necesidad de informar y educar a los niños en las amenazas derivadas del uso inadecuado del celular y han ofrecido algunas recomendaciones como evitar el uso excesivo o adictivo del smartphone, que los padres establezcan normas de uso (tiempo, gasto mensual y servicios) y expliquen a los jóvenes la importancia de la privacidad y los riesgos que pueden derivar de compartir información con desconocidos.
 
¿Usa su celular en la mesa mientras habla con sus hijos?
Un estudio reveló que el uso excesivo del celular en la mesa a la hora de la comida puede llegar a afectar las relaciones familiares entre padres e hijos.
 
Estudios elaborados por el Departamento de Psicología de la Universidad de Essex en Reino Unido, liderados por Andrew Przybylski, señalaron que el celular arroja efectos negativos cuando en una conversación entre padre e hijo, uno de ellos le presta más atención al celular que al tema en conversación.
 
“La presencia de un teléfono celular puede llevar a las personas a otros eventos fuera de su contexto social inmediato. Al hacerlo, pierden la atención sobre la experiencia interpersonal en la que se encuentran y se enfocan en otras preocupaciones”, comentó Przybylski.
 
El estudio se basó en los resultados que arrojaron 37 familias que se sentaron en la mesa a conversar sobre la vida de sus hijos en el colegio y al mismo tiempo usaron su celular durante 10 minutos. Después respondieron un cuestionario sobre la experiencia de su plática y se encontró que en las charlas donde estaba presente un móvil, las personas tenían una opinión menos positiva sobre sus hijos y con muy pocos argumentos sobre el tema en conversación.
 
En otra encuesta similar, se encontró que con la presencia de un celular las pláticas eran sobre temas sin relevancia.
 
Ahora ya sabe. Si usted es padre de familia, ponga el ejemplo ante sus hijos, si no se quiere quedar sin saber que está pasando alrededor de sus vidas.
 
¡Mira al frente! Guarde el celular por un momento y dele el 100% de su atención a su familia.