Ciudadanos colombianos denuncian que son víctimas de persecución y xenofobia en Ecuador

35 personas fueron detenidas la semana pasada, acusados del delito de usura.

21 Agosto, 2013, 12:56 pm
Por: Redacción 
Ciudadanos de nacionalidad colombiana denuncian que son víctimas de persecución y xenofobia,  por parte de las autoridades ecuatorianas tras la declaración de lucha contra la usura.
 
Después de la detención de 35 personas la semana anterior, caminar por las calles se les ha hecho muy complicado.
 
Llegaron a la cárcel de máxima seguridad en donde están detenidos varios de sus compatriotas. Vestidos con camisetas de la selección colombiana y con pancartas.
 
Julio Mora se dedica a la venta de muebles y dice que cada vez que se encuentra con un policía pasa malos ratos. Su hijo y su sobrino son investigados por supuestamente estar vinculados a actividades ilícitas.
 
Este no es el único caso. Andrés Puentes es refugiado, pero siente que desde hace un par de meses la gente lo mira con recelo.
 
Roxy Toral fue una de las detenidas la semana pasada, pero al no encontrarse evidencias en su contra fue dejada en libertad. Ya no quiere volver a subirse en una moto.
 
Los manifestantes dicen que van a continuar hasta que pare la persecución en su contra y que ellos han venido a buscar el sueño ecuatoriano. 
 
Ciudadanos de nacionalidad colombiana denuncian que son víctimas de persecución y xenofobia,  por parte de las autoridades ecuatorianas tras la declaración de lucha contra la usura.
 
Después de la detención de 35 personas la semana anterior, caminar por las calles se les ha hecho muy complicado.
 
Llegaron a la cárcel de máxima seguridad en donde están detenidos varios de sus compatriotas. Vestidos con camisetas de la selección colombiana y con pancartas.
 
Julio Mora se dedica a la venta de muebles y dice que cada vez que se encuentra con un policía pasa malos ratos. Su hijo y su sobrino son investigados por supuestamente estar vinculados a actividades ilícitas.
 
Este no es el único caso. Andrés Puentes es refugiado, pero siente que desde hace un par de meses la gente lo mira con recelo.
 
Roxy Toral fue una de las detenidas la semana pasada, pero al no encontrarse evidencias en su contra fue dejada en libertad. Ya no quiere volver a subirse en una moto.
 
Los manifestantes dicen que van a continuar hasta que pare la persecución en su contra y que ellos han venido a buscar el sueño ecuatoriano.