"Correa se lavó las manos" en caso Balda, según abogados

La versión del expresidente se realizó por vía telemática.

Correa compareció en el Consulado de Bélgica, ubicado en Avenue Louise 363, 1050 Bruxelles, piso 9. Foto: Fiscalía
24 Mayo, 2018, 2:19 pm
Por: Redacción 
Este 24 de mayo de 2018, el expresidente Rafael Correa rindió su versión libre y voluntaria por la instrucción fiscal que desde el 16 de mayo pasado investiga el secuestro del político Fernando Balda en Bogotá, Colombia.
 
Tras la disposición del fiscal General encargado, Paúl Pérez, Correa compareció en el Consulado de Bélgica, ubicado en Avenue Louise 363, 1050 Bruxelles, piso 9. Alexis Mera, abogado del expresidente llegó hasta la Fiscalía General del Estado para presenciar la versión que rindió el exmandatario vía telemática.
 
En su cuenta oficial de Twitter, Correa escribió que se encontraba en el consulado para dar su "cuarta versión ante la Fiscalía, ahora por... ¡intento de secuestro!. El 5 de junio habrá una quinta, todas por "casos" diferentes. Ni en mis peores pesadillas imaginé la patria tan postrada después de apenas un año. Todo es cuestión de tiempo".







"No tengo la menor idea, ni siquiera conozco a los policías", explicó Correa a la agencia de noticias AFP, denunciando un intento de hacer pasar el caso como un "delito de lesa humanidad, porque -dicen- se ha tratado de hacer desaparecer a un opositor político y la orden viene del [entonces] presidente".


 
Correa, quien decidió declarar aunque no estaba obligado a hacerlo personalmente, precisó que "todavía no [lo] acusan" de nada y cargó contra el denunciante Fernando Balda, "un delincuente, que tiene 22 juicios". "Él huyó [a Colombia] por una condena por un delito de injurias", agregó.




En declaraciones a la AFP, el ex presidente ecuatoriano denunció una persecución contra él en el marco de una "estrategia regional" en América Latina.
 
 
 
Además del caso de intento de secuestro, la Fiscalía investiga la eventual participación de Correa en otros cuatro delitos, entre ellos un supuesto mal manejo de la deuda pública durante su gobierno, por el que declarará el próximo 5 de junio.
 

El exmandatario acusa a su sucesor y exaliado, el actual presidente Lenín Moreno, de inventarse delitos en su contra para inhabilitarlo políticamente e impedir su eventual regreso a la política.


 

 
 
 
Además del expresidente, Rommy Vallejo, antiguo titular de la Secretaria Nacional de Inteligencia (Senain), fue citado a dar su versión sobre el caso el próximo 28 de mayo en la Unidad de Indagaciones Previas e Instrucciones Fiscales de la Fiscalía General.
 
Desde el 20 de marzo pasado están detenidos los agentes policiales Raúl Ch., Jessica F. y Jorge E., a quienes Fiscalía acusa de haber participado en el secuestro de Balda, en 2012. Raúl Ch. es el único agente que se ha acogido a la cooperación eficaz y está entregando información.
 
Según la versión de Balda, su secuestro ocurrió el 13 de agosto de 2012 cuando vivía en Colombia, país al que llegó porque en Ecuador se le inició un juicio por supuestas calumnias contra Correa y por el cual se lo sentenció a dos años de cárcel. Además, contra él existía una orden de prisión preventiva por atentar contra la seguridad interna del Estado.
 

Vistazo-AFP
Este 24 de mayo de 2018, el expresidente Rafael Correa rindió su versión libre y voluntaria por la instrucción fiscal que desde el 16 de mayo pasado investiga el secuestro del político Fernando Balda en Bogotá, Colombia.
 
Tras la disposición del fiscal General encargado, Paúl Pérez, Correa compareció en el Consulado de Bélgica, ubicado en Avenue Louise 363, 1050 Bruxelles, piso 9. Alexis Mera, abogado del expresidente llegó hasta la Fiscalía General del Estado para presenciar la versión que rindió el exmandatario vía telemática.
 
En su cuenta oficial de Twitter, Correa escribió que se encontraba en el consulado para dar su "cuarta versión ante la Fiscalía, ahora por... ¡intento de secuestro!. El 5 de junio habrá una quinta, todas por "casos" diferentes. Ni en mis peores pesadillas imaginé la patria tan postrada después de apenas un año. Todo es cuestión de tiempo"."No tengo la menor idea, ni siquiera conozco a los policías", explicó Correa a la agencia de noticias AFP, denunciando un intento de hacer pasar el caso como un "delito de lesa humanidad, porque -dicen- se ha tratado de hacer desaparecer a un opositor político y la orden viene del [entonces] presidente". 
Correa, quien decidió declarar aunque no estaba obligado a hacerlo personalmente, precisó que "todavía no [lo] acusan" de nada y cargó contra el denunciante Fernando Balda, "un delincuente, que tiene 22 juicios". "Él huyó [a Colombia] por una condena por un delito de injurias", agregó.En declaraciones a la AFP, el ex presidente ecuatoriano denunció una persecución contra él en el marco de una "estrategia regional" en América Latina.
 
 
 
Además del caso de intento de secuestro, la Fiscalía investiga la eventual participación de Correa en otros cuatro delitos, entre ellos un supuesto mal manejo de la deuda pública durante su gobierno, por el que declarará el próximo 5 de junio.
 
El exmandatario acusa a su sucesor y exaliado, el actual presidente Lenín Moreno, de inventarse delitos en su contra para inhabilitarlo políticamente e impedir su eventual regreso a la política.

 

 
 
 
Además del expresidente, Rommy Vallejo, antiguo titular de la Secretaria Nacional de Inteligencia (Senain), fue citado a dar su versión sobre el caso el próximo 28 de mayo en la Unidad de Indagaciones Previas e Instrucciones Fiscales de la Fiscalía General.
 
Desde el 20 de marzo pasado están detenidos los agentes policiales Raúl Ch., Jessica F. y Jorge E., a quienes Fiscalía acusa de haber participado en el secuestro de Balda, en 2012. Raúl Ch. es el único agente que se ha acogido a la cooperación eficaz y está entregando información.
 
Según la versión de Balda, su secuestro ocurrió el 13 de agosto de 2012 cuando vivía en Colombia, país al que llegó porque en Ecuador se le inició un juicio por supuestas calumnias contra Correa y por el cual se lo sentenció a dos años de cárcel. Además, contra él existía una orden de prisión preventiva por atentar contra la seguridad interna del Estado.