Inicio ·Noticias · Artículo

2 meses del caso polizones en Aeropuerto de Guayaquil

Redacción

fcolino

|

Jueves 26 de Abril de 2018 - 22:17
compártelo
  • Foto: API
Video: Foto: API Foto: API

Familiares de los jóvenes de Cañar que murieron tras caer del tren de aterrizaje de un avión en el aeropuerto de Guayaquil José Joaquín de Olmedo, esperan que se haga justicia por este caso.

Se trata de determinar quién les autorizó el ingreso al aeropuerto y el acercamiento al avión. La fiscalía sigue analizando las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del aeropuerto, para determinar responsabilidades.

A dos meses de su muerte, la incertidumbre continúa en las familias de los primos Luis Chimbo  y Marco Pichasaca, los jóvenes oriundos de El Tambo, provincia de Cañar. Los menores de 16 y 17 años  cayeron del tren de aterrizaje de un avión que despegaba del aeropuerto de Guayaquil, en su intento por llegar de forma ilegalmente a los Estados Unidos.  

¿Cómo llegaron hasta allí? ¿Quién los guío en una ruta directa a la muerte? son las preguntas que se cuestionan sus familiares. La Fiscalía analiza cámaras de seguridad para saber cómo los jóvenes ingresaron a la zona restringida del terminal.

Luis y Marco estudiaban en un colegio nocturno y en el día trabajaban en sembríos de maíz y papa ayudando a sus padres. Manuel Guashco afirma que es muy probable que los chicos viajaron solos desde El Tambo en bus hasta Guayaquil pero desconocen qué pasó luego de eso.

Mónica Rivera es la agente encargada de este caso por el que se investiga un presunto homicidio culposo. Afirma que al momento, se han tomado 46 versiones para determinar la identidad de quienes hablaron con los jóvenes dentro de la terminal.

Televistazo solicitó información a la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) y a TAGSA (empresa encargada de la seguridad del aeropuerto) para conocer qué filtros no se respetaron el pasado 26 de febrero dentro la terminal y qué medidas se implementaron desde ese dìa para evitar nuevos casos similares. Sin embargo, ambas entidades prefirieron no pronunciarse.

 
Redacción

Familiares de los jóvenes de Cañar que murieron tras caer del tren de aterrizaje de un avión en el aeropuerto de Guayaquil José Joaquín de Olmedo, esperan que se haga justicia por este caso.

Se trata de determinar quién les autorizó el ingreso al aeropuerto y el acercamiento al avión. La fiscalía sigue analizando las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del aeropuerto, para determinar responsabilidades.

A dos meses de su muerte, la incertidumbre continúa en las familias de los primos Luis Chimbo  y Marco Pichasaca, los jóvenes oriundos de El Tambo, provincia de Cañar. Los menores de 16 y 17 años  cayeron del tren de aterrizaje de un avión que despegaba del aeropuerto de Guayaquil, en su intento por llegar de forma ilegalmente a los Estados Unidos.  

¿Cómo llegaron hasta allí? ¿Quién los guío en una ruta directa a la muerte? son las preguntas que se cuestionan sus familiares. La Fiscalía analiza cámaras de seguridad para saber cómo los jóvenes ingresaron a la zona restringida del terminal.

Luis y Marco estudiaban en un colegio nocturno y en el día trabajaban en sembríos de maíz y papa ayudando a sus padres. Manuel Guashco afirma que es muy probable que los chicos viajaron solos desde El Tambo en bus hasta Guayaquil pero desconocen qué pasó luego de eso.

Mónica Rivera es la agente encargada de este caso por el que se investiga un presunto homicidio culposo. Afirma que al momento, se han tomado 46 versiones para determinar la identidad de quienes hablaron con los jóvenes dentro de la terminal.

Televistazo solicitó información a la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) y a TAGSA (empresa encargada de la seguridad del aeropuerto) para conocer qué filtros no se respetaron el pasado 26 de febrero dentro la terminal y qué medidas se implementaron desde ese dìa para evitar nuevos casos similares. Sin embargo, ambas entidades prefirieron no pronunciarse.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos