Inicio ·Noticias · Artículo

¿La paz rota en Ecuador?

Redacción

mguaman

|

Viernes 13 de Abril de 2018 - 10:43
compártelo
  • ¿La paz rota? Ecuador nunca había lidiado con secuestro de estas características. Foto: API
¿La paz rota? Ecuador nunca había lidiado con secuestro de estas características. Foto: API
De confirmrase, el asesinato de los tres ecuatorianos secuestrados por un grupo de disidenres de las FARC, supondría un golpe durísimo para Ecuador, un país que no había lidiado nunca con un secuestro de estas características y se preciaba de ser un remanso de paz en medio de los problemas derivados del narcotráfico que enfrenta Colombia.
 
Desde un comienzo las autoridades colombianas acusaron del secuestro al Frente Oliver Sinisterra.
 
 
 
Con entre 70 y 80 hombres, esa organización está dirigida por el ecuatoriano Walter Artízala, conocido como Guacho, uno de los hombres más buscados tanto en Colombia como en Ecuador.
 
Guacho se mueve entre ambos países por un área selvática que sirve de ruta para el tráfico de drogas.
 
El secuestro del equipo de El Comercio es el episodio más dramático de la oleada de violencia -hasta ahora desconocida- en Ecuador, que estalló en enero en la convulsa frontera.
 
Todo apunta a que la serie de ataques, la mayoría con bomba y que dejan cuatro muertos y 42 heridos, es consecuencia directa del acuerdo de paz firmado a finales de 2016 entre el gobierno colombiano y las FARC.
 
Con el desarme de la otrora guerrilla más poderosa de América Latina, convertida ahora en partido político, arreciaron disputas territoriales entre desertores del pacto de paz, bandas procedentes de antiguos paramilitares desmovilizados y otras guerrillas.
 
Desde hace décadas, esta porosa y selvática frontera de 720 kilómetros, con numerosas trochas ilegales, es utilizada por las bandas que viven del tráfico de droga, de armas y de combustible, así como de la minería y de la tala ilegal.
AFP

De confirmrase, el asesinato de los tres ecuatorianos secuestrados por un grupo de disidenres de las FARC, supondría un golpe durísimo para Ecuador, un país que no había lidiado nunca con un secuestro de estas características y se preciaba de ser un remanso de paz en medio de los problemas derivados del narcotráfico que enfrenta Colombia.

 

Desde un comienzo las autoridades colombianas acusaron del secuestro al Frente Oliver Sinisterra.

 

Lea: Moreno se reúne con su Gabinete tras ultimátum a secuestradores de periodistas ecuatorianos

 

 

Con entre 70 y 80 hombres, esa organización está dirigida por el ecuatoriano Walter Artízala, conocido como Guacho, uno de los hombres más buscados tanto en Colombia como en Ecuador.

 

Guacho se mueve entre ambos países por un área selvática que sirve de ruta para el tráfico de drogas.

 

El secuestro del equipo de El Comercio es el episodio más dramático de la oleada de violencia -hasta ahora desconocida- en Ecuador, que estalló en enero en la convulsa frontera.

 

Todo apunta a que la serie de ataques, la mayoría con bomba y que dejan cuatro muertos y 42 heridos, es consecuencia directa del acuerdo de paz firmado a finales de 2016 entre el gobierno colombiano y las FARC.

 

Con el desarme de la otrora guerrilla más poderosa de América Latina, convertida ahora en partido político, arreciaron disputas territoriales entre desertores del pacto de paz, bandas procedentes de antiguos paramilitares desmovilizados y otras guerrillas.

 

Desde hace décadas, esta porosa y selvática frontera de 720 kilómetros, con numerosas trochas ilegales, es utilizada por las bandas que viven del tráfico de droga, de armas y de combustible, así como de la minería y de la tala ilegal.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos