Inicio ·Noticias · Artículo

El encanto y el arte del cementerio patrimonial de Guayaquil

Redacción

jesuarez

|

Viernes 30 de Octubre de 2015 - 21:39
compártelo
  • GUAYAQUIL, Ecuador.- Mausoleos, monumentos, sarcófagos, edículos, bóvedas, nichos, estatuas y puertas de ingreso acompañan el descanso de los seres enterrados en este lugar. Foto: Junta de Beneficencia de Guayaquil.
GUAYAQUIL, Ecuador.- Mausoleos, monumentos, sarcófagos, edículos, bóvedas, nichos, estatuas y puertas de ingreso acompañan el descanso de los seres enterrados en este lugar. Foto: Junta de Beneficencia de Guayaquil. GUAYAQUIL, Ecuador.- Mausoleos, monumentos, sarcófagos, edículos, bóvedas, nichos, estatuas y puertas de ingreso acompañan el descanso de los seres enterrados en este lugar. Foto: Junta de Beneficencia de Guayaquil.
El cementerio patrimonial de Guayaquil es el camposanto más antiguo de la ciudad y tiene una gran riqueza artística debido a la cantidad de símbolos y edificaciones que allí reposan.
 
Mausoleos, monumentos, sarcófagos, edículos, bóvedas, nichos, estatuas y puertas de ingreso acompañan el descanso de los seres enterrados en este lugar, que en el Día de los Difuntos es visitado por miles de deudos. 
 
Tal muestra de arte se debe al paso de los arquitectos y escultores italianos que estuvieron en la urbe porteña entre los años 1820 y 1830. 
 
La Junta de Beneficencia de Guayaquil, institución que regenta el cementerio promueve un libro de fotografías que son exhibidas en la Casa Calderón ubicada en el barrio Las Peñas. 
 
La entidad también plantea la incorporación de guía turísticos para realizar recorridos internos en el interior del camposanto. 
 
Otro de los objetivos de la Junta de Beneficencia de Guayaquil es postular al cementerio como Patrimonio Cultural de la Humanidad.
 

El cementerio patrimonial de Guayaquil es el camposanto más antiguo de la ciudad y tiene una gran riqueza artística debido a la cantidad de símbolos y edificaciones que allí reposan.

 

Mausoleos, monumentos, sarcófagos, edículos, bóvedas, nichos, estatuas y puertas de ingreso acompañan el descanso de los seres enterrados en este lugar, que en el Día de los Difuntos es visitado por miles de deudos. 

 

Tal muestra de arte se debe al paso de los arquitectos y escultores italianos que estuvieron en la urbe porteña entre los años 1820 y 1830. 

 

La Junta de Beneficencia de Guayaquil, institución que regenta el cementerio promueve un libro de fotografías que son exhibidas en la Casa Calderón ubicada en el barrio Las Peñas. 

 

La entidad también plantea la incorporación de guía turísticos para realizar recorridos internos en el interior del camposanto. 

 

Otro de los objetivos de la Junta de Beneficencia de Guayaquil es postular al cementerio como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos