Inicio ·Noticias · Artículo

Rafael Correa y Jaime Nebot celebran a Guayaquil con fuertes discursos

Redacción

mguaman

|

Viernes 09 de Octubre de 2015 - 19:15
compártelo
  • GUAYAQUIL, Ecuador.- Poco más de 24 horas duró la tregua entre el presidente Correa y el alcalde Nebot. Foto: redes
GUAYAQUIL, Ecuador.- Poco más de 24 horas duró la tregua entre el presidente Correa y el alcalde Nebot. Foto: redes
Durante la sesión solemne por los 195 años de independencia de la ciudad, Nebot empezó su discurso con un recordatorio por la libertad y el progreso. Además, dijo que hay que crear confianza para progresar.
 
La sesión inició con la entrega de reconocimientos al Monseñor Antonio Arregui, y al exdiputado Pedro Aguayo Cubillo. 
 
“Con cortesía y con valentía tenemos que decir lo que pensamos y que queremos. No podemos quedarnos con el cargo de conciencia y que simplemente por algarabía en forma irresponsable echar gasolina para combatir el incendio, o algo peor, tener la cobardía de callar, mientras vemos ante nuestros ojos y narices como se incendia el Ecuador entero”, dijo Nebot. 
 
El alcalde dio un discurso que duró 45 minutos, y centró más de la mitad en hacer referencia a la economía nacional. Dijo que lo que parece ser en momentos aperturas, al final termina desapareciendo.
 
“El obeso estatal no alcanza a rebajar ni una talla de cintura, pese a todo lo que ha hecho. Para ciertos funcionarios del Gobierno, aquí no pasa nada. Me pregunto ¿Qué les pasa?, ¿qué quieren? Están desafiando a los multitudinarios pronunciamientos populares que se dieron en julio en todo el país”.
 
El alcalde Guayaquil también habló sobre el Proyecto de Enmiendas Constitucionales y sostuvo que son reformas que deberían consultarle al pueblo y por eso seguirá oponiéndose a ellas.
 
Para finalizar hizo un llamado al Gobierno y sus funcionarios para que tomen las medidas necesarias y permitan salir de las dificultades que el país está viviendo.
 
“Hagan lo que tienen que hacer y háganlo rápido y bien”, sentenció Nebot.
 
Rafael Correa celebró a Guayaquil destacando los cambios
 
Por otro lado, el Gobierno realizó una sesión popular en el Guasmo Sur. El presidente Correa insistió en las bondades de las políticas de su administración y anunció que insistirá en las Leyes de Herencia y Plusvalía.
 
El mandatario tuvo una intervención aproximadamente de una hora, en la que defendió el modelo económico y la actuación del Gobierno en temas financieros durante los últimos dos años. Aseguró que pese al desplome del precio del barril de petróleo, se ha hecho una gestión exitosa.
 
“No hemos retirado ni un solo dólar destinado a salud, educación o construcción de obras estratégicas. Ningún médico, maestro o jubilado ha dejado de recibir su sueldo o pensión. Estamos enfrentando las dificultades sin comprometer el bienestar de nuestra gente”,a aseguró Correa.
 
Correa también criticó a sus opositores, asegurando que los gremios empresariales son actores políticos.
 
“Las cámaras empresariales que se opusieron a estas leyes, no debieron hablar como empresarios, sino como ricos propietarios, acumuladores de riqueza. No hablen como sector privado, sino como políticos. Ellos están privados de escrúpulos y patriotismo al tener sus capitales fuera del país al evadir impuestos, especular con tierras y ni al morirse quieren repartir un poco sus riquezas”, aseguró el mandatario.
 
Casi al final del discurso, Rafael Correa criticó a la administración municipal de Jaime Nebot.
 
“Ni el municipio incluido el social cristiano de Guayaquil ha hecho algo remotamente parecido a las obras que ha hecho la revolución ciudadana a lo largo y ancho del país. Ahora si se puede comparar. Lo que nos diferencia de la partidocracia no es suerte ni altos ingresos, es la administración de los recursos”, concluyó Correa en su discurso.
 

Durante la sesión solemne por los 195 años de independencia de la ciudad, Nebot empezó su discurso con un recordatorio por la libertad y el progreso. Además, dijo que hay que crear confianza para progresar.

 

La sesión inició con la entrega de reconocimientos al Monseñor Antonio Arregui, y al exdiputado Pedro Aguayo Cubillo. 

 

“Con cortesía y con valentía tenemos que decir lo que pensamos y que queremos. No podemos quedarnos con el cargo de conciencia y que simplemente por algarabía en forma irresponsable echar gasolina para combatir el incendio, o algo peor, tener la cobardía de callar, mientras vemos ante nuestros ojos y narices como se incendia el Ecuador entero”, dijo Nebot. 

 

El alcalde dio un discurso que duró 45 minutos, y centró más de la mitad en hacer referencia a la economía nacional. Dijo que lo que parece ser en momentos aperturas, al final termina desapareciendo.

 

“El obeso estatal no alcanza a rebajar ni una talla de cintura, pese a todo lo que ha hecho. Para ciertos funcionarios del Gobierno, aquí no pasa nada. Me pregunto ¿Qué les pasa?, ¿qué quieren? Están desafiando a los multitudinarios pronunciamientos populares que se dieron en julio en todo el país”.

 

El alcalde Guayaquil también habló sobre el Proyecto de Enmiendas Constitucionales y sostuvo que son reformas que deberían consultarle al pueblo y por eso seguirá oponiéndose a ellas.

 

Para finalizar hizo un llamado al Gobierno y sus funcionarios para que tomen las medidas necesarias y permitan salir de las dificultades que el país está viviendo.

 

“Hagan lo que tienen que hacer y háganlo rápido y bien”, sentenció Nebot.

 

Rafael Correa celebró a Guayaquil destacando los cambios

 

Por otro lado, el Gobierno realizó una sesión popular en el Guasmo Sur. El presidente Correa insistió en las bondades de las políticas de su administración y anunció que insistirá en las Leyes de Herencia y Plusvalía.

 

El mandatario tuvo una intervención aproximadamente de una hora, en la que defendió el modelo económico y la actuación del Gobierno en temas financieros durante los últimos dos años. Aseguró que pese al desplome del precio del barril de petróleo, se ha hecho una gestión exitosa.

 

“No hemos retirado ni un solo dólar destinado a salud, educación o construcción de obras estratégicas. Ningún médico, maestro o jubilado ha dejado de recibir su sueldo o pensión. Estamos enfrentando las dificultades sin comprometer el bienestar de nuestra gente”,a aseguró Correa.

 

Correa también criticó a sus opositores, asegurando que los gremios empresariales son actores políticos.

 

“Las cámaras empresariales que se opusieron a estas leyes, no debieron hablar como empresarios, sino como ricos propietarios, acumuladores de riqueza. No hablen como sector privado, sino como políticos. Ellos están privados de escrúpulos y patriotismo al tener sus capitales fuera del país al evadir impuestos, especular con tierras y ni al morirse quieren repartir un poco sus riquezas”, aseguró el mandatario.

 

Casi al final del discurso, Rafael Correa criticó a la administración municipal de Jaime Nebot.

 

“Ni el municipio incluido el social cristiano de Guayaquil ha hecho algo remotamente parecido a las obras que ha hecho la revolución ciudadana a lo largo y ancho del país. Ahora si se puede comparar. Lo que nos diferencia de la partidocracia no es suerte ni altos ingresos, es la administración de los recursos”, concluyó Correa en su discurso.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos