Inicio ·Noticias · Artículo

300 familias en El Oro sin agua tras deslaves por estación invernal

Redacción

tmenendez

|

Martes 24 de Marzo de 2015 - 15:54
compártelo
Vías en mal estado y hasta un sistema de captación de agua destruido son las secuelas del mal tiempo en el cantón Piñas, provincia de El Oro. Los pobladores y las autoridades emprenden tareas de limpieza.
 
Deslaves provocados por las fuertes lluvias obstaculizan la vía Capiro-Piñas, en cuya zona viven unas 300 familias que tienen que caminar por más de dos horas para transportar los alimentos. En el sector Amarillo incluso no tienen agua potable, ya que la fuerza de los ríos destruyó el sistema de captación, según comenta Leonardo Loayza, habitante de la zona. “Una quebradilla se llevó la represa que teníamos ahí y está arrancada en tres partes la tubería”.
 
Con palas, los moradores de los sectores afectados limpian los escombros para habilitar pasos provisionales y así sacar sus productos a los mercados. 
 
 
 
 
Desde hace cuatro días, siete comunidades de las parroquias Capiro y Moromoro se encuentran parcialmente incomunicadas.
 
Maquinaria de los gobiernos provincial y municipal remueve lodo, árboles y piedras de las vías. Jaime Granda, alcalde de Piñas, indica que los deslaves han arrasado con árboles y postes de energía eléctrica. “Tenemos problemas en la parroquia Moromoro, Palosolo, Ñalacápac y Jarcapilla hasta unir con el hermano cantón Balsas; en la vía La Garganta, Libertad San Pedro, Alejandrita, Nueva Esperanza; en la vía Al Palto, Portete, la Chuva Piedra Blanca, es decir, todo el cantón está afectado con este problema del invierno”.
 
 
 
 
Desde el pasado fin de semana, se encuentra activado el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) y no se descarta declarar la emergencia en el cantón.
 
 

Vías en mal estado y hasta un sistema de captación de agua destruido son las secuelas del mal tiempo en el cantón Piñas, provincia de El Oro. Los pobladores y las autoridades emprenden tareas de limpieza.

 

Deslaves provocados por las fuertes lluvias obstaculizan la vía Capiro-Piñas, en cuya zona viven unas 300 familias que tienen que caminar por más de dos horas para transportar los alimentos. En el sector Amarillo incluso no tienen agua potable, ya que la fuerza de los ríos destruyó el sistema de captación, según comenta Leonardo Loayza, habitante de la zona. “Una quebradilla se llevó la represa que teníamos ahí y está arrancada en tres partes la tubería”.

 

Con palas, los moradores de los sectores afectados limpian los escombros para habilitar pasos provisionales y así sacar sus productos a los mercados. 

 

 

Invierno deja un saldo de once personas fallecidos

 

 

Desde hace cuatro días, siete comunidades de las parroquias Capiro y Moromoro se encuentran parcialmente incomunicadas.

 

Maquinaria de los gobiernos provincial y municipal remueve lodo, árboles y piedras de las vías. Jaime Granda, alcalde de Piñas, indica que los deslaves han arrasado con árboles y postes de energía eléctrica. “Tenemos problemas en la parroquia Moromoro, Palosolo, Ñalacápac y Jarcapilla hasta unir con el hermano cantón Balsas; en la vía La Garganta, Libertad San Pedro, Alejandrita, Nueva Esperanza; en la vía Al Palto, Portete, la Chuva Piedra Blanca, es decir, todo el cantón está afectado con este problema del invierno”.

 

 

Alcantarillado colapsado, crecidas de ríos y deslaves afectan a Loja y Zamora

 

 

Desde el pasado fin de semana, se encuentra activado el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) y no se descarta declarar la emergencia en el cantón.

 

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos