Inicio ·Noticias · Artículo

Especial migrantes: Huellas de migración infantil

Redacción

jesuarez

|

Miércoles 18 de Marzo de 2015 - 22:00
compártelo
  • CAÑAR.- Jóvenes ecuatorianos se arriesgan a cruzar la frontera entre México y EE.UU. motivados por el deseo de ver a sus padres.
CAÑAR.- Jóvenes ecuatorianos se arriesgan a cruzar la frontera entre México y EE.UU. motivados por el deseo de ver a sus padres.
Cañar es una de las provincias golpeadas por la migración infantil. Muchos jóvenes abandonan sus estudios para emprender viajes ilegales que terminan en fatales consecuencias. Aunque las autoridades intentan evitar estas riesgosas travesías, en la mayoría de los casos esto no es posible. 
 
Reagruparse con sus padres en tierras estadounidense es el sueño de muchos jóvenes que se someten a los riesgos de la migración ilegal.
 
 
Según la Organización Internacional de las Migraciones, la frontera entre México y Estados Unidos es considerada como una de las zonas más peligrosas en el mundo para los migrantes. Sólo entre 2014 y 2015, 300 niños y adultos murieron allí.
 
El Tambo, en la provincia de Cañar es una zona golpeada por la migración irregular. Hace un año, su población se conmocionó por la muerte de Jocelyn Noemí Álvarez, la niña de 12 años que fue violada por coyoteros. Jocelyn se suicidó colgándose con una cortina de baño en una habitación de una casa-hogar en México.
 
Pero ni la muerte de esta niña frena el deseo de los jóvenes de viajar solos. Nube Chogllo, sicóloga del Colegio Nacional El Tambo, entidad que acogió a Jocelyn antes de su trágico viaje, dialogó al respectó. 
 
“El sueño de ellos es juntarse con los padres de familia, ir al exterior. Están con sus abuelos, muchos hacen el papel de madre y de padre. Otros viven solos, no tienen quien les acompañe”, explicó Chogllo. 
 
“Con el caso de la señorita Jocelyn, que falleció, es bastante penoso para nosotros. Hemos tratado de persuadir, para que los estudiantes no vayan. El año anterior desertaron alrededor de 38 estudiantes con una sana intención de viajar al exterior, donde están los padres de familia, pero no todos llegan”, lamentó Chogllo al indicar que han tratado de evitar estos viajes. 
 
Ella explica que cuando un joven expresa su deseo de migrar alertan a los concejos cantonales para frustar la travesía, pero en muchos casos, esto no es posible.
 
Francisco Carrión, Secretario Técnico del Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional, antes conocido como Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia, explicó la importancia del entorno familiar y el papel de la sociedad. 
 
“Esto, no se puede hacer sin la corresponsabilidad plena, clave, comprometida de la sociedad, de la familia. Pero, por supuesto, avanzamos en el fortalecimiento de esta organización a nivel local, y a nivel central para asegurar que este tipo de situaciones no vuelvan a ocurrir”, argumentó Carrión. 
 
Según la cancillería, 679 niños pudieron reunirse con sus padres.
 
Las autoridades hacen un llamado a los padres de familia a no embarcar a los menores en la ruta peligrosa. Sin embargo, reconocen el deseo que tienen estos niños de reencontrarse con sus padres.
 
El canciller, Ricardo Patiño, detalló cuántos han podido hacerlo.
 
“Con el gobierno de los Estados Unidos hemos logrado en el año 2014, tener 679 casos de reunificación de menores”, indicó Patiño.
 
 
Pero algunos continúan retenidos en albergues en Estados Unidos. Según cifras de la embajada de Ecuador en ese país, hasta junio de 2014 se registran 622 niños.
 
El éxodo desató en Centroamérica, México y Estados Unidos una crisis de graves proporciones. Hay hacinamiento en las casas de acogida que rebosan con casi 50 mil menores migrantes provenientes de varios países entre ellos Ecuador.
 

Cañar es una de las provincias golpeadas por la migración infantil. Muchos jóvenes abandonan sus estudios para emprender viajes ilegales que terminan en fatales consecuencias. Aunque las autoridades intentan evitar estas riesgosas travesías, en la mayoría de los casos esto no es posible. 

 

Reagruparse con sus padres en tierras estadounidense es el sueño de muchos jóvenes que se someten a los riesgos de la migración ilegal.

 

Lea además: Especial migrantes. Viaje sin retorno

 

Según la Organización Internacional de las Migraciones, la frontera entre México y Estados Unidos es considerada como una de las zonas más peligrosas en el mundo para los migrantes. Sólo entre 2014 y 2015, 300 niños y adultos murieron allí.

 

El Tambo, en la provincia de Cañar es una zona golpeada por la migración irregular. Hace un año, su población se conmocionó por la muerte de Jocelyn Noemí Álvarez, la niña de 12 años que fue violada por coyoteros. Jocelyn se suicidó colgándose con una cortina de baño en una habitación de una casa-hogar en México.

 

Pero ni la muerte de esta niña frena el deseo de los jóvenes de viajar solos. Nube Chogllo, sicóloga del Colegio Nacional El Tambo, entidad que acogió a Jocelyn antes de su trágico viaje, dialogó al respectó. 

 

“El sueño de ellos es juntarse con los padres de familia, ir al exterior. Están con sus abuelos, muchos hacen el papel de madre y de padre. Otros viven solos, no tienen quien les acompañe”, explicó Chogllo. 

 

“Con el caso de la señorita Jocelyn, que falleció, es bastante penoso para nosotros. Hemos tratado de persuadir, para que los estudiantes no vayan. El año anterior desertaron alrededor de 38 estudiantes con una sana intención de viajar al exterior, donde están los padres de familia, pero no todos llegan”, lamentó Chogllo al indicar que han tratado de evitar estos viajes. 

 

Ella explica que cuando un joven expresa su deseo de migrar alertan a los concejos cantonales para frustar la travesía, pero en muchos casos, esto no es posible.

 

Francisco Carrión, Secretario Técnico del Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional, antes conocido como Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia, explicó la importancia del entorno familiar y el papel de la sociedad. 

 

“Esto, no se puede hacer sin la corresponsabilidad plena, clave, comprometida de la sociedad, de la familia. Pero, por supuesto, avanzamos en el fortalecimiento de esta organización a nivel local, y a nivel central para asegurar que este tipo de situaciones no vuelvan a ocurrir”, argumentó Carrión. 

 

Según la cancillería, 679 niños pudieron reunirse con sus padres.

 

Las autoridades hacen un llamado a los padres de familia a no embarcar a los menores en la ruta peligrosa. Sin embargo, reconocen el deseo que tienen estos niños de reencontrarse con sus padres.

 

El canciller, Ricardo Patiño, detalló cuántos han podido hacerlo.

 

“Con el gobierno de los Estados Unidos hemos logrado en el año 2014, tener 679 casos de reunificación de menores”, indicó Patiño.

 

Lea también: Murillo: el programa de migración riesgosa no está funcionando

 

Pero algunos continúan retenidos en albergues en Estados Unidos. Según cifras de la embajada de Ecuador en ese país, hasta junio de 2014 se registran 622 niños.

 

El éxodo desató en Centroamérica, México y Estados Unidos una crisis de graves proporciones. Hay hacinamiento en las casas de acogida que rebosan con casi 50 mil menores migrantes provenientes de varios países entre ellos Ecuador.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos