Inicio ·Noticias · Artículo

Las mujeres que le toman el pulso al comercio

Redacción

jesuarez

|

Domingo 08 de Marzo de 2015 - 14:46
compártelo
  • GUAYAQUIL.-Jessica Montalvo labora en el Mercado Artesanal de Guayaquil.
GUAYAQUIL.-Jessica Montalvo labora en el Mercado Artesanal de Guayaquil.
Ecuavisa.com fue tras las mujeres trabajadoras que se dedican a actividades laborales informales, y ellas nos regalaron su mejor sonrisa, mientras realizaban sus labores cotidianas.
 
Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), hasta diciembre de 2014, el sector informal representaba el 53,43% de la población económicamente activa. Esto quiere decir que alrededor de 3.7 millones de personas en el país se dedican a esta actividad.
 
A continuación te presentamos a estas mujeres trabajadoras. 
 
El recorrido inició en el Mercado de Flores, en el que las mujeres buscan llamar la atención de posibles clientes. 
 
Allí estaba Carmen Fernández, quien trabaja en el mercado de 08h00 a 21h00. Ella lleva diez años en esta actividad, de la que disfruta ejerciendo. 
 
Entre los puestos, también se hallaba Olga López, quien elabora arcos con flores para ceremonias como bodas y graduaciones. Olga heredó este oficio de su mamá. 
 
Al avanzar más al sector del Hospital Luis Vernaza, cientos de personas se movían como abejas, en medio del tumulto y el tráfico que genera la hora del almuerzo en la ciudad. De entre el grupo que avanza apurado, se destacaba Patricia Merino. Patricia es oriunda de Quito, pero tiene cuatro meses en Guayaquil. Es hija única y vende botellas de agua a los transeúntes en diferentes sectores de la ciudad para ayudar a su papá, a quien visita en el Asilo Sofía Ratinoff, ubicado en la zona conocida como "Entrada de la 8". 
 
Patricia continuó su camino y se dirigió al Mercado Artesanal. En este lugar, entre telas y piezas labradas a mano, exponía sus productos Jessica Montalvo. La mayor parte de las prendas que comercializa son elaboradas por esta mujer de 21 años que llegó a la urbe porteña cuando tenía 11 años desde Atuntaqui.
 
 
Pasadas las 13h00, la parada obligada era un restaurante. Aquí estaba Ruth Corozo, quien  labora en el restaurante "La Albacora Dorada" desde hace cuatro años, pero siempre estuvo involucrada en el negocio de la comida.
 
Su jornada empieza desde que sale de su casa, a las 05h30 y finaliza a las 16h30.  
 
 
Cuenta, con una sonrisa en el rostro que no le gustan las fotos pero, por ser el Día de la Mujer, estaba bien romper la regla.
 
Mira la galería aquí.

Ecuavisa.com fue tras las mujeres trabajadoras que se dedican a actividades laborales informales, y ellas nos regalaron su mejor sonrisa, mientras realizaban sus labores cotidianas.

 

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), hasta diciembre de 2014, el sector informal representaba el 53,43% de la población económicamente activa. Esto quiere decir que alrededor de 3.7 millones de personas en el país se dedican a esta actividad.

 

A continuación te presentamos a estas mujeres trabajadoras. 

 

El recorrido inició en el Mercado de Flores, en el que las mujeres buscan llamar la atención de posibles clientes. 

 

Allí estaba Carmen Fernández, quien trabaja en el mercado de 08h00 a 21h00. Ella lleva diez años en esta actividad, de la que disfruta ejerciendo. 

 

Entre los puestos, también se hallaba Olga López, quien elabora arcos con flores para ceremonias como bodas y graduaciones. Olga heredó este oficio de su mamá. 

 

Al avanzar más al sector del Hospital Luis Vernaza, cientos de personas se movían como abejas, en medio del tumulto y el tráfico que genera la hora del almuerzo en la ciudad. De entre el grupo que avanza apurado, se destacaba Patricia Merino. Patricia es oriunda de Quito, pero tiene cuatro meses en Guayaquil. Es hija única y vende botellas de agua a los transeúntes en diferentes sectores de la ciudad para ayudar a su papá, a quien visita en el Asilo Sofía Ratinoff, ubicado en la zona conocida como "Entrada de la 8". 

 

Patricia continuó su camino y se dirigió al Mercado Artesanal. En este lugar, entre telas y piezas labradas a mano, exponía sus productos Jessica Montalvo. La mayor parte de las prendas que comercializa son elaboradas por esta mujer de 21 años que llegó a la urbe porteña cuando tenía 11 años desde Atuntaqui.

 

 

Pasadas las 13h00, la parada obligada era un restaurante. Aquí estaba Ruth Corozo, quien  labora en el restaurante "La Albacora Dorada" desde hace cuatro años, pero siempre estuvo involucrada en el negocio de la comida.

 

Su jornada empieza desde que sale de su casa, a las 05h30 y finaliza a las 16h30.  

 

 

Cuenta, con una sonrisa en el rostro que no le gustan las fotos pero, por ser el Día de la Mujer, estaba bien romper la regla.

 

Mira la galería aquí.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos