El Estado Islámico retrocede en el este de Kobane ante avance de los kurdos

Kobane es uno de los tres principales enclaves kurdos del norte de Siria y es blanco de ofensivas

TURQUÍA.- Varias personas observan desde una colina turca un aparente bombardeo de las fuerzas de la coalición lideradas por EE.UU. contra el EI. Foto: EFE
15 Octubre, 2014, 8:34 am
Por: Redacción 
El grupo radical Estado Islámico (EI) retrocedió hoy en el este de la localidad kurdo-siria de Kobani, en la frontera con Turquía, ante el avance de los kurdos, que repelieron varios ataques de los yihadistas, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.
 
Las Unidades de Protección del Pueblo kurdo lograron progresar en el barrio de Kani Arabane, en la mitad oriental de la ciudad, donde tomaron dos puntos tras choques con los radicales.
 
Hoy, el EI lanzó varios ataques desde el mercado de verduras de Al Hal y desde la parte oeste de un complejo gubernamental de seguridad, cuyo control tomó la semana pasada, en un intento de ganar terreno.
 
Mientras, aviones de la coalición internacional, liderada por EEUU, sobrevolaron hoy la ciudad, aunque no efectuaron ningún bombardeo.
 
Kobane es uno de los tres principales enclaves kurdos del norte de Siria y es blanco desde el 16 de septiembre de una ofensiva de los extremistas.
 
Según el Observatorio, el EI tiene en su poder casi la mitad de la urbe, aunque las autoridades kurdas aseguran que es menos del 30 por ciento.
 
Ayer, el presidente de EE.UU., Barack Obama, se mostró "profundamente preocupado" por la amenaza del EI en Kobani y describió la ofensiva contra los yihadistas como una campaña "a largo plazo", que incluirá "avances y retrocesos".
 
"En este momento estamos centrados en los combates que tienen lugar en la provincia de Al Anbar en Irak y estamos profundamente preocupados por la situación dentro y alrededor del pueblo sirio de Kobani, lo que subraya el reto que presenta el Estado Islámico tanto en Irak como en Siria", indicó Obama.
 
"Los ataques aéreos de la coalición continuarán en esas dos áreas", añadió el mandatario después de reunirse con el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el general Martin Dempsey, y altos mandos militares de 21 países para abordar la estrategia contra los radicales. 
Fuente: EFE
El grupo radical Estado Islámico (EI) retrocedió hoy en el este de la localidad kurdo-siria de Kobani, en la frontera con Turquía, ante el avance de los kurdos, que repelieron varios ataques de los yihadistas, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.
 
Las Unidades de Protección del Pueblo kurdo lograron progresar en el barrio de Kani Arabane, en la mitad oriental de la ciudad, donde tomaron dos puntos tras choques con los radicales.
 
Hoy, el EI lanzó varios ataques desde el mercado de verduras de Al Hal y desde la parte oeste de un complejo gubernamental de seguridad, cuyo control tomó la semana pasada, en un intento de ganar terreno.
 
Mientras, aviones de la coalición internacional, liderada por EEUU, sobrevolaron hoy la ciudad, aunque no efectuaron ningún bombardeo.
 
Kobane es uno de los tres principales enclaves kurdos del norte de Siria y es blanco desde el 16 de septiembre de una ofensiva de los extremistas.
 
Según el Observatorio, el EI tiene en su poder casi la mitad de la urbe, aunque las autoridades kurdas aseguran que es menos del 30 por ciento.
 
Ayer, el presidente de EE.UU., Barack Obama, se mostró "profundamente preocupado" por la amenaza del EI en Kobani y describió la ofensiva contra los yihadistas como una campaña "a largo plazo", que incluirá "avances y retrocesos".
 
"En este momento estamos centrados en los combates que tienen lugar en la provincia de Al Anbar en Irak y estamos profundamente preocupados por la situación dentro y alrededor del pueblo sirio de Kobani, lo que subraya el reto que presenta el Estado Islámico tanto en Irak como en Siria", indicó Obama.
 
"Los ataques aéreos de la coalición continuarán en esas dos áreas", añadió el mandatario después de reunirse con el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el general Martin Dempsey, y altos mandos militares de 21 países para abordar la estrategia contra los radicales.