Israel promueve casi 2.000 viviendas en colonias

La medida de las autoridades se da a dos días de las elecciones.

Imagen de archivo que muestra el asentamiento de Kiryat Arba, en Cisjordania. Foto: EFE
27 Febrero, 2020, 12:07 pm
Por: EFE 
Las autoridades israelíes han tomado medidas para promover la edificación de cerca de 2.000 nuevas viviendas en las colonias judías en el territorio ocupado palestino de Cisjordania, denunció hoy la ONG israelí Paz Ahora (Shalom Ajshav).
 
La Administración Civil (organismo militar que gestiona la ocupación), dio hoy luz verde a 12 planes de construcción en una decena de asentamientos, aprobando un total de 1.739 viviendas, de las que más del 90 % serán levantadas fuera de los grandes bloques de asentamientos, en terrenos sin contigüidad con Israel.
 
 
Alrededor de un millar de las casas recibieron aprobación "en depósito", el primer paso en el proceso, mientras que el resto recibieron el visto bueno final.
 
"El Gobierno en funciones, sin un mandato público y moral, crea hechos en el terreno para una minoría pequeña y extrema, contra la voluntad de la mayoría", denuncia Paz Ahora, que atribuye la decisión de hoy a "la batalla por hacerse con el voto colono de derechas".
 
Esta campaña, asegura la ONG, está llevando al primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, y al líder del partido Yamina (Nueva Derecha), Naftali Benet, a "arrastrar a Israel a invertir en miles de unidades de asentamiento dañinas e innecesarias", un gesto que tacha de "liderazgo cínico e irresponsable que abandona los intereses israelíes por su supervivencia política".
 
Además de las viviendas, se contempla también la creación de un nuevo parque industrial, Shaar Hashomron, que estará situado cerca de la línea verde, al este de la localidad palestina de Salfit, en el norte de Cisjordania, y también se ha aprobado la legalización de cientos de unidades en el asentamiento de Eli, edificadas sin la autorización del Gobierno.
 
 
Israel distingue entre lo que considera asentamientos legales e ilegales, mientras que para la mayor parte de la comunidad internacional todos son ilegales, al prohibir la legislación internacional a una potencia ocupante trasladar a su población civil a la potencia ocupada.
 
La reciente presentación del plan Visión de Paz impulsado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que contempla la anexión por Israel de partes de Cisjordania, ha supuesto un espaldarazo al movimiento colono israelí y transmitido la idea de que Washington no se opone a la colonización de ese territorio. 
Las autoridades israelíes han tomado medidas para promover la edificación de cerca de 2.000 nuevas viviendas en las colonias judías en el territorio ocupado palestino de Cisjordania, denunció hoy la ONG israelí Paz Ahora (Shalom Ajshav).
 
La Administración Civil (organismo militar que gestiona la ocupación), dio hoy luz verde a 12 planes de construcción en una decena de asentamientos, aprobando un total de 1.739 viviendas, de las que más del 90 % serán levantadas fuera de los grandes bloques de asentamientos, en terrenos sin contigüidad con Israel.
 
 
Alrededor de un millar de las casas recibieron aprobación "en depósito", el primer paso en el proceso, mientras que el resto recibieron el visto bueno final.
 
"El Gobierno en funciones, sin un mandato público y moral, crea hechos en el terreno para una minoría pequeña y extrema, contra la voluntad de la mayoría", denuncia Paz Ahora, que atribuye la decisión de hoy a "la batalla por hacerse con el voto colono de derechas".
 
Esta campaña, asegura la ONG, está llevando al primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, y al líder del partido Yamina (Nueva Derecha), Naftali Benet, a "arrastrar a Israel a invertir en miles de unidades de asentamiento dañinas e innecesarias", un gesto que tacha de "liderazgo cínico e irresponsable que abandona los intereses israelíes por su supervivencia política".
 
Además de las viviendas, se contempla también la creación de un nuevo parque industrial, Shaar Hashomron, que estará situado cerca de la línea verde, al este de la localidad palestina de Salfit, en el norte de Cisjordania, y también se ha aprobado la legalización de cientos de unidades en el asentamiento de Eli, edificadas sin la autorización del Gobierno.
 
 
Israel distingue entre lo que considera asentamientos legales e ilegales, mientras que para la mayor parte de la comunidad internacional todos son ilegales, al prohibir la legislación internacional a una potencia ocupante trasladar a su población civil a la potencia ocupada.
 
La reciente presentación del plan Visión de Paz impulsado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que contempla la anexión por Israel de partes de Cisjordania, ha supuesto un espaldarazo al movimiento colono israelí y transmitido la idea de que Washington no se opone a la colonización de ese territorio.