Bloqueos en transporte público en inicio de jornada de protestas en Colombia

Todos los pasos fronterizos con Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela están cerrados

Bloqueos en transporte público en inicio de jornada de protestas en Colombia. Foto: @fcmonsalve
Cierre de fronteras por jornada de protestas sociales. Foto: AFP
Bloqueos en transporte público en inicio de jornada de protestas en Colombia. Foto: EFE
21 Noviembre, 2019, 8:00 am
Por: EFE 
La jornada de protestas contra la política económica y social del presidente colombiano, Iván Duque, comenzó este jueves con bloqueos en el transporte público de Bogotá y un flujo de vehículos menor al habitual en las principales ciudades.
 
 
La policía sacará a las calles 4000 hombres a la capital colombiana y está listo un dispositivo militar. Se anuncian al menos 30 puntos de concentracion para las marchas de este  jueves 21 de noviembre a desarrollarse también en otras ciudades como Medellín.
 
Labores de inteligencia han llevado en las horas previas a la detencion de al menos dos personas y la incautación de material como propaganda de la huelga y químicos para la elaboración de explosivos.
 
En Bogotá, grupos de personas impidieron la salida de autobuses de algunas estaciones del sistema Transmilenio en el sur de la ciudad, lo que dejó a miles de ciudadanos sin medio de transporte para acudir a sus lugares de trabajo.
 
"Se suspende operación en estaciones Country Sur, Primero de Mayo, Ciudad Jardín, Policarpa y San Bernardo al norte", informó la empresa Transmilenio.
 
En el populoso sector de Suba, en el noroeste de Bogotá, también hay bloqueos esporádicos en algunas estaciones y en el Portal de Suba hubo un conato de enfrentamiento entre la Policía y manifestantes.
 
Al grito de "el pueblo unido jamás será vencido", una multitud increpó a policías que acudieron al lugar y lanzaron gases para dispersar a quienes bloqueaban los accesos.
 
Llamamiento al paro nacional
 
Las protestas convocadas para hoy como un "paro nacional" son las más grandes contra el Gobierno de Duque y ocurren en un momento de agitación social en América Latina.
 
Las centrales obreras que convocaron las protestas aseguran que el Gobierno de Duque prepara un "paquetazo" de medidas que causarán un fuerte impacto económico y social en los trabajadores, como eliminar el fondo estatal de pensiones Colpensiones, aumentar la edad de jubilación y contratar a los jóvenes con salarios inferiores al mínimo, entre otras medidas.
 
Las organizaciones sociales reclaman al Gobierno un mayor compromiso con la implementación del acuerdo de paz con las FARC, así como medidas de protección efectivas para indígenas y líderes sociales, blanco de una ola de asesinatos que se ha cobrado la vida de centenares de ellos desde que Duque llegó al poder, hace 15 meses.
 
Alegando la necesidad de evitar posibles desmanes, el Gobierno puso en marcha medidas de seguridad que incluyen el cierre de las fronteras, despliegue de policías, vigilancia aérea y refuerzo de militares si es necesario en algunas ciudades.
 
En el caso de Bogotá, el secretario de Gobierno, Iván Casas, dijo hoy que más de 4.000 policías reforzarán la vigilancia en las calles en las que a media mañana se espera la afluencia de decenas de miles de personas que saldrán de distintos puntos de concentración en dirección a la céntrica Plaza de Bolívar.
 
Cierre de fronteras por jornada de protestas sociales
 
A partir de la medianoche de este martes (00:00 del miércoles) y hasta las 5:00 de la mañana del próximo viernes 22 de noviembre, todos los pasos fronterizos fluviales y terrestres con Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela estarán cerrados, informó Migración Colombia.
 
La medida se aplicará en 12 puestos de control migratorio y, según la autoridad, se hace "con el fin de garantizar la total normalidad en el desarrollo de las marchas que se adelantarán en diferentes regiones del país este jueves".
 
Además, "el director de Migración Colombia anunció una serie de medidas entre las que se encuentran la instalación de un Puesto de Mando Unificado en las instalaciones de la autoridad migratoria colombiana, en el cual se monitoreará permanentemente el comportamiento de los diferentes pasos fronterizos, así como el desarrollo de las marchas", añadió la entidad.
 
Así mismo, "se continuará con los procesos de verificación que se vienen adelantando en las diferentes regiones, con el fin de garantizar que los extranjeros que participen de las marchas lo hagan de acuerdo con lo establecido en nuestra Constitución, es decir de forma pacífica".
 
 
Normalidad en aeropuertos 
 
Pese al llamamiento a una huelga nacional los aeropuertos del país funcionan con normalidad, según la Aeronáutica Civil, que afirmó que hay siete terminales cerradas por mal tiempo.
 
Las autoridades de Medellín, Cali, Barranquilla y Cartagena también informaron de normalidad en la operación del transporte público, salvo algunos problemas menores en algunas estaciones, pero igualmente se perciben menos automóviles y gente en las calles.
 
Los sindicatos, líderes sociales y políticos que apoyan la protesta hicieron un llamamiento a los manifestantes para que se abstengan de actos violentos contra bienes públicos y privados, y de provocar a la Policía, con el fin de que la jornada transcurra en paz. 
 
Será una prueba de fuego para el Gobierno que ha dispuesto además limitaciones para el porte de armas, consumo de bebidas alcohólicas y de ser necesario, decretar toque de queda en las zonas de mayor conflicto.

 

La jornada de protestas contra la política económica y social del presidente colombiano, Iván Duque, comenzó este jueves con bloqueos en el transporte público de Bogotá y un flujo de vehículos menor al habitual en las principales ciudades.
 
 
La policía sacará a las calles 4000 hombres a la capital colombiana y está listo un dispositivo militar. Se anuncian al menos 30 puntos de concentracion para las marchas de este  jueves 21 de noviembre a desarrollarse también en otras ciudades como Medellín.
 
Labores de inteligencia han llevado en las horas previas a la detencion de al menos dos personas y la incautación de material como propaganda de la huelga y químicos para la elaboración de explosivos.
 
En Bogotá, grupos de personas impidieron la salida de autobuses de algunas estaciones del sistema Transmilenio en el sur de la ciudad, lo que dejó a miles de ciudadanos sin medio de transporte para acudir a sus lugares de trabajo.
 
"Se suspende operación en estaciones Country Sur, Primero de Mayo, Ciudad Jardín, Policarpa y San Bernardo al norte", informó la empresa Transmilenio.
 
En el populoso sector de Suba, en el noroeste de Bogotá, también hay bloqueos esporádicos en algunas estaciones y en el Portal de Suba hubo un conato de enfrentamiento entre la Policía y manifestantes.
 
Al grito de "el pueblo unido jamás será vencido", una multitud increpó a policías que acudieron al lugar y lanzaron gases para dispersar a quienes bloqueaban los accesos.
 
Llamamiento al paro nacional
 
Las protestas convocadas para hoy como un "paro nacional" son las más grandes contra el Gobierno de Duque y ocurren en un momento de agitación social en América Latina.
 
Las centrales obreras que convocaron las protestas aseguran que el Gobierno de Duque prepara un "paquetazo" de medidas que causarán un fuerte impacto económico y social en los trabajadores, como eliminar el fondo estatal de pensiones Colpensiones, aumentar la edad de jubilación y contratar a los jóvenes con salarios inferiores al mínimo, entre otras medidas.
 
Las organizaciones sociales reclaman al Gobierno un mayor compromiso con la implementación del acuerdo de paz con las FARC, así como medidas de protección efectivas para indígenas y líderes sociales, blanco de una ola de asesinatos que se ha cobrado la vida de centenares de ellos desde que Duque llegó al poder, hace 15 meses.
 
Alegando la necesidad de evitar posibles desmanes, el Gobierno puso en marcha medidas de seguridad que incluyen el cierre de las fronteras, despliegue de policías, vigilancia aérea y refuerzo de militares si es necesario en algunas ciudades.
 
En el caso de Bogotá, el secretario de Gobierno, Iván Casas, dijo hoy que más de 4.000 policías reforzarán la vigilancia en las calles en las que a media mañana se espera la afluencia de decenas de miles de personas que saldrán de distintos puntos de concentración en dirección a la céntrica Plaza de Bolívar.
 
Cierre de fronteras por jornada de protestas sociales
 
A partir de la medianoche de este martes (00:00 del miércoles) y hasta las 5:00 de la mañana del próximo viernes 22 de noviembre, todos los pasos fronterizos fluviales y terrestres con Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela estarán cerrados, informó Migración Colombia.
 
La medida se aplicará en 12 puestos de control migratorio y, según la autoridad, se hace "con el fin de garantizar la total normalidad en el desarrollo de las marchas que se adelantarán en diferentes regiones del país este jueves".
 
Además, "el director de Migración Colombia anunció una serie de medidas entre las que se encuentran la instalación de un Puesto de Mando Unificado en las instalaciones de la autoridad migratoria colombiana, en el cual se monitoreará permanentemente el comportamiento de los diferentes pasos fronterizos, así como el desarrollo de las marchas", añadió la entidad.
 
Así mismo, "se continuará con los procesos de verificación que se vienen adelantando en las diferentes regiones, con el fin de garantizar que los extranjeros que participen de las marchas lo hagan de acuerdo con lo establecido en nuestra Constitución, es decir de forma pacífica".
 
 
Normalidad en aeropuertos 
 
Pese al llamamiento a una huelga nacional los aeropuertos del país funcionan con normalidad, según la Aeronáutica Civil, que afirmó que hay siete terminales cerradas por mal tiempo.
 
Las autoridades de Medellín, Cali, Barranquilla y Cartagena también informaron de normalidad en la operación del transporte público, salvo algunos problemas menores en algunas estaciones, pero igualmente se perciben menos automóviles y gente en las calles.
 
Los sindicatos, líderes sociales y políticos que apoyan la protesta hicieron un llamamiento a los manifestantes para que se abstengan de actos violentos contra bienes públicos y privados, y de provocar a la Policía, con el fin de que la jornada transcurra en paz. 
 
Será una prueba de fuego para el Gobierno que ha dispuesto además limitaciones para el porte de armas, consumo de bebidas alcohólicas y de ser necesario, decretar toque de queda en las zonas de mayor conflicto.