Mormones inician funerales para despedir a sus familiares en México

Los LeBarón y Langford, de origen estadounidense, vivían al norte de México.

  • Unos hombres cargan los ataúdes de dos de las víctimas que serán sepultadas en México. Foto: AP
7 Noviembre, 2019, 5:17 pm
Por: AFP 
Familiares comenzaron a sepultar este jueves 7 de noviembre a las nueve personas de la comunidad mormona asesinados en una emboscada a manos de sicarios en el norte de México, bajo un ambiente de dolor y mucha tensión por los cárteles del narcotráfico.
 
Entre coronas de flores y una inmensa tristeza, familiares y amigos le dieron el último adiós a las víctimas de las familias LeBarón y Langford, tres mujeres y seis niños que perdieron la vida este lunes 4 de noviembre en un cruel ataque cuando viajaban por una vía rural entre los estados de Sonora y Chihuahua, que bordean con Estados Unidos.
 
Los visitantes llegaron desde lugares muy lejanos como Utah y Dakota del Norte, en Estados Unidos, cargando un duro duelo después de que sus seres queridos fueron acribillados, presuntamente a manos del cártel del narcotráfico La Línea.
 
Llanto 1
 
"Dawna era una persona que estaba llena de vida. Amaba a la gente", dijo desconsolada Karen Woolley, madre de Dawna Langford, una de las tres mujeres fallecidas. 
 
Según las autoridades mexicanas, las víctimas habrían sido confundidas con un grupo rival del cártel La Línea, pero los familiares -que han luchado contra los grupos criminales que se han apoderado de la zona- insisten que se trató de un ataque deliberado.
 
Ataúdes de madera construidos por hombres de esta comunidad mormona de origen estadounidense -asentada en esa zona del norte de México con praderas áridas y montañas cubiertas de pinos-, resguardaban los restos de las víctimas de un hecho que ha causado indignación en México y el extranjero. 
 
 
LeBarón 1
 
Rancho La Mora, en el estado mexicano de Sonora, propiedad de la familia LeBarón  
 
La familia Langford fue la primera en rendir honores a sus difuntos: Rhonita Miller, de 30 años, y sus hijos, Howard Jr, de 12; Krystal, de 10; y los gemelos Titus y Tiana, de ocho meses.
 
"No puedes imaginar que hay gente que pueda hacer una cosa horrible como eso. Mujeres inocentes, niños inocentes", expresó afligido Kenneth Miller, suegro de Rhonita.
 
Fotografías de los Miller fueron colocadas sobre los féretros, frente a los cuales los deudos lloraron inconsolables y todavía atónitos por la saña con la que se cometió el ataque.
 
También velaron a Dawna Langford, de 43 años, y sus dos hijos Trevor, de 11, y Rogan, de dos, y la tercera mujer, Christina Langford, de 31.
 
Se espera que el viernes, los restos de Rhonita y sus gemelos sean trasladados a la colonia LeBarón, en el municipio de Galeana, Chihuahua (norte), para ser sepultados.
 
Decenas de integrantes de la comunidad LeBarón, provenientes de diversas partes de Estados Unidos, habían llegado el miércoles a Sonora para participar en los funerales.
 
Los caminos de terracería que conducen al Rancho La Mora, y que eran recorridos por la caravana de autos para acudir a los funerales, eran fuertemente resguardado por las fuerzas armadas mexicanas.
 
Las familias LeBarón y Langford pertenecen a una comunidad mormona que habita desde hace más de un siglo en Chihuahua, adonde se trasladaron tras ser perseguidos en Estados Unidos por sus tradiciones, en especial la poligamia.
Familiares comenzaron a sepultar este jueves 7 de noviembre a las nueve personas de la comunidad mormona asesinados en una emboscada a manos de sicarios en el norte de México, bajo un ambiente de dolor y mucha tensión por los cárteles del narcotráfico.
 
Entre coronas de flores y una inmensa tristeza, familiares y amigos le dieron el último adiós a las víctimas de las familias LeBarón y Langford, tres mujeres y seis niños que perdieron la vida este lunes 4 de noviembre en un cruel ataque cuando viajaban por una vía rural entre los estados de Sonora y Chihuahua, que bordean con Estados Unidos.
 
Los visitantes llegaron desde lugares muy lejanos como Utah y Dakota del Norte, en Estados Unidos, cargando un duro duelo después de que sus seres queridos fueron acribillados, presuntamente a manos del cártel del narcotráfico La Línea.
 
Llanto 1
 
"Dawna era una persona que estaba llena de vida. Amaba a la gente", dijo desconsolada Karen Woolley, madre de Dawna Langford, una de las tres mujeres fallecidas. 
 
Según las autoridades mexicanas, las víctimas habrían sido confundidas con un grupo rival del cártel La Línea, pero los familiares -que han luchado contra los grupos criminales que se han apoderado de la zona- insisten que se trató de un ataque deliberado.
 
Ataúdes de madera construidos por hombres de esta comunidad mormona de origen estadounidense -asentada en esa zona del norte de México con praderas áridas y montañas cubiertas de pinos-, resguardaban los restos de las víctimas de un hecho que ha causado indignación en México y el extranjero. 
 
 
LeBarón 1
 
Rancho La Mora, en el estado mexicano de Sonora, propiedad de la familia LeBarón  
 
La familia Langford fue la primera en rendir honores a sus difuntos: Rhonita Miller, de 30 años, y sus hijos, Howard Jr, de 12; Krystal, de 10; y los gemelos Titus y Tiana, de ocho meses.
 
"No puedes imaginar que hay gente que pueda hacer una cosa horrible como eso. Mujeres inocentes, niños inocentes", expresó afligido Kenneth Miller, suegro de Rhonita.
 
Fotografías de los Miller fueron colocadas sobre los féretros, frente a los cuales los deudos lloraron inconsolables y todavía atónitos por la saña con la que se cometió el ataque.
 
También velaron a Dawna Langford, de 43 años, y sus dos hijos Trevor, de 11, y Rogan, de dos, y la tercera mujer, Christina Langford, de 31.
 
Se espera que el viernes, los restos de Rhonita y sus gemelos sean trasladados a la colonia LeBarón, en el municipio de Galeana, Chihuahua (norte), para ser sepultados.
 
Decenas de integrantes de la comunidad LeBarón, provenientes de diversas partes de Estados Unidos, habían llegado el miércoles a Sonora para participar en los funerales.
 
Los caminos de terracería que conducen al Rancho La Mora, y que eran recorridos por la caravana de autos para acudir a los funerales, eran fuertemente resguardado por las fuerzas armadas mexicanas.
 
Las familias LeBarón y Langford pertenecen a una comunidad mormona que habita desde hace más de un siglo en Chihuahua, adonde se trasladaron tras ser perseguidos en Estados Unidos por sus tradiciones, en especial la poligamia.
Le puede interesar

NOTICIAS DESTACADAS