Bolsonaro sospecha que ONGs habrían provocado incendios

En redes sociales abundan denuncias contra la política ambiental del presidente brasileño.

  • Entre enero y el pasado 19 de agosto se han registrado 72.843 focos de incendios forestales en Brasil. Foto: AFP
21 Agosto, 2019, 4:52 pm
Por: AFP 
La Amazonía está en llamas y las redes sociales hierven por denuncias contra la política ambiental del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; quien sospecha que muchos incendios pudieron ser provocados por ONGs en "guerra" contra su gobierno.
 
"Puede estar habiendo, sí, puede, no lo estoy afirmando, una acción criminal de esos 'oenegeros' para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil. Esa es la guerra que estamos enfrentando", afirmó Bolsonaro en Brasilia, al tiempo que se realizaba en Salvador (Bahía, nordeste) una conferencia regional sobre cambio climático.
 
En Twitter, el hashtag #PrayforAmazonas (reza por la Amazonía) era la primera tendencia mundial el viernes 16 de agosto, con 307.000 tuits, seguido por #ONGs, relacionado con las declaraciones del mandatario, un escéptico del calentamiento global.
 
Muchos mensajes denunciaron la escasa repercusión hasta ahora de la multiplicación de focos de incendio. "El pulmón del planeta desde hace 16 días se está incendiando y nos enteramos por redes porque los medios no hablan de ello", escribió un usuario.
 
Entre enero y el pasado 19 de agosto se han registrado 72.843 focos de incendios forestales en Brasil, un 83% más que en el mismo período del año pasado, según el Programa de Quemas del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).
 
Los incendios en la región amazónica se deben a las quemas provocadas para deforestar un terreno, con el objetivo de convertirlo en área de pastoreo, o para limpiar áreas ya deforestadas, generalmente en la temporada seca, que debe acabar dentro de dos meses.
 
Pero la causa del actual descontrol, según analistas, es el fuerte aumento de la deforestación: 2.254,8 km2 en julio, casi el cuádruple del mismo mes de 2018, según el INPE.
 
WWF-Brasil lamentó "la nueva tentativa del presidente Jair Bolsonaro de desviar el debate legítimo de la sociedad civil sobre la necesidad de proteger la Amazonía y, de combatir, en consecuencia, la deforestación que origina los incendios desproporcionados que asuelan al país y comprometen la calidad del aire en varias regiones".
 
El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, sostiene en cambio que los vientos fuertes fueron los causantes del fenómeno.
La Amazonía está en llamas y las redes sociales hierven por denuncias contra la política ambiental del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; quien sospecha que muchos incendios pudieron ser provocados por ONGs en "guerra" contra su gobierno.
 
"Puede estar habiendo, sí, puede, no lo estoy afirmando, una acción criminal de esos 'oenegeros' para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil. Esa es la guerra que estamos enfrentando", afirmó Bolsonaro en Brasilia, al tiempo que se realizaba en Salvador (Bahía, nordeste) una conferencia regional sobre cambio climático.
 
En Twitter, el hashtag #PrayforAmazonas (reza por la Amazonía) era la primera tendencia mundial el viernes 16 de agosto, con 307.000 tuits, seguido por #ONGs, relacionado con las declaraciones del mandatario, un escéptico del calentamiento global.
 
Muchos mensajes denunciaron la escasa repercusión hasta ahora de la multiplicación de focos de incendio. "El pulmón del planeta desde hace 16 días se está incendiando y nos enteramos por redes porque los medios no hablan de ello", escribió un usuario.
 
Entre enero y el pasado 19 de agosto se han registrado 72.843 focos de incendios forestales en Brasil, un 83% más que en el mismo período del año pasado, según el Programa de Quemas del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).
 
Los incendios en la región amazónica se deben a las quemas provocadas para deforestar un terreno, con el objetivo de convertirlo en área de pastoreo, o para limpiar áreas ya deforestadas, generalmente en la temporada seca, que debe acabar dentro de dos meses.
 
Pero la causa del actual descontrol, según analistas, es el fuerte aumento de la deforestación: 2.254,8 km2 en julio, casi el cuádruple del mismo mes de 2018, según el INPE.
 
WWF-Brasil lamentó "la nueva tentativa del presidente Jair Bolsonaro de desviar el debate legítimo de la sociedad civil sobre la necesidad de proteger la Amazonía y, de combatir, en consecuencia, la deforestación que origina los incendios desproporcionados que asuelan al país y comprometen la calidad del aire en varias regiones".
 
El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, sostiene en cambio que los vientos fuertes fueron los causantes del fenómeno.
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS