Diputados laboristas dejan el partido por el Brexit

El movimiento británico se divide y un sector encabeza campaña a favor de otro referéndum.

  • LONDRES, Reino Unido.- El movimiento británico se divide y un sector encabeza campaña a favor de otro referéndum. Foto: AFP.
18 Febrero, 2019, 7:46 pm
Por: Redacción 

Siete diputados del Partido Laborista británico anunciaron este lunes 18 de febrero de 2019 que dejan la principal fuerza de oposición en Reino Unido por su desacuerdo con la gestión de la cuestión del Brexit y las reiteradas acusaciones de comportamientos antisemitas.

"Esta ha sido una decisión muy difícil, dolorosa pero necesaria", dijo una de esos diputados, Luciana Berger, en rueda de prensa en Londres.

En el grupo figura también el diputado rebelde Chuka Umunna, que encabeza la campaña a favor de un segundo referéndum para detener a Brexit y en su momento había sido considerado como posible líder del partido de centro-izquierda británico.

"La conclusión final es ésta: la política está rota, pero no tiene que ser así, cambiémosla", lanzó Umunna anunciando que formaban un nuevo grupo parlamentario.

Revise: Brexit: Theresa May supera moción de confianza en su contra

Muchos electores laboristas, particularmente en el norte de Inglaterra, votaron por abandonar la Unión Europea en el referéndum de 2016.

Pero la mayoría de sus diputados y adherentes están a favor de permanecer en el bloque, lo que ha desatado fuertes tensiones internas, como también ha ocurrido en el gubernamental Partido Conservador.

Otro diputado, Mike Gapes, aseguró estar "furioso con que la dirección laborista sea cómplice facilitando el Brexit", mientras su colega Chris Leslie afirmó abandonar el partido debido a la "traición del laborismo a Europa".

"El partido al que nos unimos ya no es el mismo, ha sido secuestrado por la extrema izquierda", denunció Leslie.

La principal fuerza de oposición en Reino Unido enfrenta además desde hace meses acusaciones de "delitos de odio antisemita" que llevaron a la apertura de una investigación policial en noviembre.

Berger tuvo palabras muy duras para denunciar que la formación se ha vuelto "institucionalmente antisemita". "Ahora me da vergüenza representar al Partido Laborista", afirmó.

"Estoy dejando atrás una cultura de acoso, intolerancia e intimidación", agregó.

Lea | ¿Adónde va el Brexit? Los principales escenarios

- "Deterioro de nuestros valores" -

Tras su elección al frente del partido en septiembre de 2015, su líder Jeremy Corbyn, defensor de la causa palestina, fue tachado de antisemita. Para atajar un escándalo que no dejaba de crecer, la dirección hizo dimitir a varios de sus miembros por haber hecho declaraciones antisemitas.

Sin embargo, Corbyn, representante del sector más izquierdista de la formación, sigue siendo acusado de no actuar con suficiente dureza ante los comentarios contra los judíos.

Las acusaciones de antisemitismo ya habían llevado a la dimisión de un diputado a finales de verano, Frank Fiel, que rompió el carnet del partido y acusó a la dirección de "no hacer nada ante el deterioro de nuestros valores fundamentales".

Los diputados renunciantes, que llamaron a otros a seguir su ejemplo y sumarse al nuevo grupo, expresaron asimismo su desacuerdo con la decisión de Corbyn de no respaldar la convocatoria de un segundo referéndum sobre el Brexit.

Sus dimisiones no cambian fundamentalmente la relación de fuerzas en la Cámara de los Comunes, dejando al Partido Laborista con 249 de los 650 escaños, frente a la débil mayoría de Theresa May, que cuenta con 317 diputados conservadores más 10 del pequeño partido unionista norirlandés DUP.

Pero debilitan al laborismo en un momento en que su dirección intenta aprovechar electoralmente las dificultades de la primera ministra conservadora para hacer adoptar su acuerdo de salida de la UE.

Corbyn se declaró "decepcionado" de "que estos diputados se hayan sentido incapaces de seguir trabajando en las políticas laboristas que inspiraron a millones de personas en las últimas elecciones".

"El gobierno conservador está metiendo la pata con el Brexit, mientras que el Partido Laborista ha establecido un plan alternativo unificador y creíble", agregó el líder de la formación, que recientemente propuso a May darle su apoyo si optaba por un Brexit que permita la permanencia del país en la unión aduanera europea.

"Las dimisiones y los discursos de hoy confirman (...) que el Partido Laborista ha cambiado irreversiblemente bajo la dirección de Jeremy Corbyn", reaccionó el presidente del Partido Conservador, Brandon Lewis.

AFP

Siete diputados del Partido Laborista británico anunciaron este lunes 18 de febrero de 2019 que dejan la principal fuerza de oposición en Reino Unido por su desacuerdo con la gestión de la cuestión del Brexit y las reiteradas acusaciones de comportamientos antisemitas.

"Esta ha sido una decisión muy difícil, dolorosa pero necesaria", dijo una de esos diputados, Luciana Berger, en rueda de prensa en Londres.

En el grupo figura también el diputado rebelde Chuka Umunna, que encabeza la campaña a favor de un segundo referéndum para detener a Brexit y en su momento había sido considerado como posible líder del partido de centro-izquierda británico.

"La conclusión final es ésta: la política está rota, pero no tiene que ser así, cambiémosla", lanzó Umunna anunciando que formaban un nuevo grupo parlamentario.

Revise: Brexit: Theresa May supera moción de confianza en su contra

Muchos electores laboristas, particularmente en el norte de Inglaterra, votaron por abandonar la Unión Europea en el referéndum de 2016.

Pero la mayoría de sus diputados y adherentes están a favor de permanecer en el bloque, lo que ha desatado fuertes tensiones internas, como también ha ocurrido en el gubernamental Partido Conservador.

Otro diputado, Mike Gapes, aseguró estar "furioso con que la dirección laborista sea cómplice facilitando el Brexit", mientras su colega Chris Leslie afirmó abandonar el partido debido a la "traición del laborismo a Europa".

"El partido al que nos unimos ya no es el mismo, ha sido secuestrado por la extrema izquierda", denunció Leslie.

La principal fuerza de oposición en Reino Unido enfrenta además desde hace meses acusaciones de "delitos de odio antisemita" que llevaron a la apertura de una investigación policial en noviembre.

Berger tuvo palabras muy duras para denunciar que la formación se ha vuelto "institucionalmente antisemita". "Ahora me da vergüenza representar al Partido Laborista", afirmó.

"Estoy dejando atrás una cultura de acoso, intolerancia e intimidación", agregó.

Lea | ¿Adónde va el Brexit? Los principales escenarios

- "Deterioro de nuestros valores" -

Tras su elección al frente del partido en septiembre de 2015, su líder Jeremy Corbyn, defensor de la causa palestina, fue tachado de antisemita. Para atajar un escándalo que no dejaba de crecer, la dirección hizo dimitir a varios de sus miembros por haber hecho declaraciones antisemitas.

Sin embargo, Corbyn, representante del sector más izquierdista de la formación, sigue siendo acusado de no actuar con suficiente dureza ante los comentarios contra los judíos.

Las acusaciones de antisemitismo ya habían llevado a la dimisión de un diputado a finales de verano, Frank Fiel, que rompió el carnet del partido y acusó a la dirección de "no hacer nada ante el deterioro de nuestros valores fundamentales".

Los diputados renunciantes, que llamaron a otros a seguir su ejemplo y sumarse al nuevo grupo, expresaron asimismo su desacuerdo con la decisión de Corbyn de no respaldar la convocatoria de un segundo referéndum sobre el Brexit.

Sus dimisiones no cambian fundamentalmente la relación de fuerzas en la Cámara de los Comunes, dejando al Partido Laborista con 249 de los 650 escaños, frente a la débil mayoría de Theresa May, que cuenta con 317 diputados conservadores más 10 del pequeño partido unionista norirlandés DUP.

Pero debilitan al laborismo en un momento en que su dirección intenta aprovechar electoralmente las dificultades de la primera ministra conservadora para hacer adoptar su acuerdo de salida de la UE.

Corbyn se declaró "decepcionado" de "que estos diputados se hayan sentido incapaces de seguir trabajando en las políticas laboristas que inspiraron a millones de personas en las últimas elecciones".

"El gobierno conservador está metiendo la pata con el Brexit, mientras que el Partido Laborista ha establecido un plan alternativo unificador y creíble", agregó el líder de la formación, que recientemente propuso a May darle su apoyo si optaba por un Brexit que permita la permanencia del país en la unión aduanera europea.

"Las dimisiones y los discursos de hoy confirman (...) que el Partido Laborista ha cambiado irreversiblemente bajo la dirección de Jeremy Corbyn", reaccionó el presidente del Partido Conservador, Brandon Lewis.

SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS