Papa denuncia adopciones forzadas en Irlanda

Los sobrevivientes le pidieron a Francisco que en su misa aborde esta situación.

DUBLÍN, Irlanda.- En ese país, las mujeres estaban obligadas a dar en adopción a sus hijos si no estaban casadas. Foto: AFP.
26 Agosto, 2018, 5:05 pm
Por: Redacción 
El papa Francisco denunció el domingo 26 de agosto de 2018 la antigua práctica en Irlanda de obligar a las mujeres a entregar a sus bebés a la adopción porque no estaban casadas al momento de dar a luz.
 
Muchos niños irlandeses “fueron robados de su inocencia y arrancados de los brazos de sus madres” por instituciones de la Iglesia católica, denunció el pontífice en una misa en Knock, el santuario de Irlanda dedicado a la Virgen María.
 
Francisco rogó a Dios que tales abusos no vuelvan a ocurrir y llamó a la Iglesia “a proceder con justicia y reparaciones, donde sea posible, para compensar por semejante violencia”.
 
El papa ofició la misa tras reunirse con víctimas de abusos perpetrados allí por miembros del clero.
 
El sábado el pontífice estuvo unos 90 minutos el sábado con ocho víctimas, entre ellas dos que fueron entregadas para ser adoptadas cuando eran bebés porque sus madres no estaban casadas cuando dieron a luz. Son unas de miles de personas en Irlanda que fueron adoptadas forzosamente como bebés, y sus madres obligadas a trabajar para casas religiosas.
 
Una víctima, Clodagh Malone, dijo que Francisco quedó “asombrado” por los relatos que escuchó pero “nos escuchó a todos, con respeto y compasión”.
 
Los sobrevivientes le pidieron a Francisco que en su misa dijera claramente que, al contrario de lo que la Iglesia ha dicho hasta ahora, las madres no estarían pecando si tratan de hallar a sus hijos hoy en día.
AP
El papa Francisco denunció el domingo 26 de agosto de 2018 la antigua práctica en Irlanda de obligar a las mujeres a entregar a sus bebés a la adopción porque no estaban casadas al momento de dar a luz.
 
Muchos niños irlandeses “fueron robados de su inocencia y arrancados de los brazos de sus madres” por instituciones de la Iglesia católica, denunció el pontífice en una misa en Knock, el santuario de Irlanda dedicado a la Virgen María.
 
Francisco rogó a Dios que tales abusos no vuelvan a ocurrir y llamó a la Iglesia “a proceder con justicia y reparaciones, donde sea posible, para compensar por semejante violencia”.
 
El papa ofició la misa tras reunirse con víctimas de abusos perpetrados allí por miembros del clero.
 
El sábado el pontífice estuvo unos 90 minutos el sábado con ocho víctimas, entre ellas dos que fueron entregadas para ser adoptadas cuando eran bebés porque sus madres no estaban casadas cuando dieron a luz. Son unas de miles de personas en Irlanda que fueron adoptadas forzosamente como bebés, y sus madres obligadas a trabajar para casas religiosas.
 
Una víctima, Clodagh Malone, dijo que Francisco quedó “asombrado” por los relatos que escuchó pero “nos escuchó a todos, con respeto y compasión”.
 
Los sobrevivientes le pidieron a Francisco que en su misa dijera claramente que, al contrario de lo que la Iglesia ha dicho hasta ahora, las madres no estarían pecando si tratan de hallar a sus hijos hoy en día.