Inicio ·Noticias · Artículo

Venezuela abandonó organismos de derechos humanos de la OEA

Redacción

tmenendez

|

Martes 10 de Septiembre de 2013 - 15:37
compártelo
A partir de hoy los venezolanos verán reducidas sus opciones de reclamar los derechos en instancias internacionales por el abandono del país a los órganos de justicia del Sistema Interamericano, una decisión que llega "en buena hora" para unos y es "muy grave" para otros.
 
Venezuela denunció el 10 de septiembre del año pasado a la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), que da base jurídica a la Comisión Interamericana (CIDH) y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), mecanismos a los que el entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013), acusó de estar manipulados por Estados Unidos.
 
La denuncia fue el paso previo necesario para abandonar la CIDH, con sede en Washington, debido a que este es el texto legal que le concede la autoridad a los otros organismos para proteger los derechos humanos en toda América y del que solo Trinidad y Tobago había hecho uso, en 1998.
 
Venezuela tenía un año para dar marcha atrás desde el momento de la denuncia, pero el Ejecutivo, encabezado por Nicolás Maduro, no cambió de parecer a pesar de las protestas de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y de la oposición.
 
"Es un hecho muy grave que afecta la jerarquía de los derechos de todas las personas que están en el territorio venezolano porque, de alguna manera, el Estado dice: yo no voy a cumplir (...) con esas obligaciones", comentó el director de la ONG Espacio Público, Carlos Correa. La decisión de abandonar el organismo, añadió, hace que se "reduzcan las garantías" de que el Estado venezolano "responda y respete los derechos" de sus ciudadanos.

A partir de hoy los venezolanos verán reducidas sus opciones de reclamar los derechos en instancias internacionales por el abandono del país a los órganos de justicia del Sistema Interamericano, una decisión que llega "en buena hora" para unos y es "muy grave" para otros.

 

Venezuela denunció el 10 de septiembre del año pasado a la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), que da base jurídica a la Comisión Interamericana (CIDH) y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), mecanismos a los que el entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013), acusó de estar manipulados por Estados Unidos.

 

La denuncia fue el paso previo necesario para abandonar la CIDH, con sede en Washington, debido a que este es el texto legal que le concede la autoridad a los otros organismos para proteger los derechos humanos en toda América y del que solo Trinidad y Tobago había hecho uso, en 1998.

 

Venezuela tenía un año para dar marcha atrás desde el momento de la denuncia, pero el Ejecutivo, encabezado por Nicolás Maduro, no cambió de parecer a pesar de las protestas de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y de la oposición.

 

"Es un hecho muy grave que afecta la jerarquía de los derechos de todas las personas que están en el territorio venezolano porque, de alguna manera, el Estado dice: yo no voy a cumplir (...) con esas obligaciones", comentó el director de la ONG Espacio Público, Carlos Correa. La decisión de abandonar el organismo, añadió, hace que se "reduzcan las garantías" de que el Estado venezolano "responda y respete los derechos" de sus ciudadanos.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos