El Congreso de EE.UU. inicia, muy dividido, audiencias sobre Siria

El Congreso de EE.UU. inicia hoy una serie de audiencias sobre la violencia en Siria.

3 Septiembre, 2013, 3:11 pm
Por: Redacción 
El Congreso de EE.UU. inicia hoy una serie de audiencias sobre la violencia en Siria, previas al voto sobre un posible ataque militar contra ese país y cuyo resultado, por ahora, no está garantizado.
 
Como antesala al debate y voto sobre Siria la próxima semana, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU. celebrará hoy una audiencia sobre la petición del presidente, Barack Obama, de que autorice el uso de la fuerza contra ese país.
 
La audiencia contará con la participación de los secretarios de Estado, John Kerry, y de Defensa, Chuck Hagel, así como del jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Martin E. Dempsey.
 
Mañana, el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes celebrará una audiencia sobre el tema con Kerry. Durante la tarde, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado hará otra, a puerta cerrada, para recibir informes clasificados.
 
La Cámara baja comenzará el debate del asunto cuando reanude sus sesiones la próxima semana, en unos momentos en que ambos partidos, el Republicano y el Demócrata, están divididos sobre si Washington debe o intervenir en el conflicto civil en Siria que estalló en marzo de 2011 y se ha cobrado la vida de al menos 100.000 personas.
 
El Congreso está fragmentado en cuatro bandos: los partidarios del ataque, los opositores, los que se inclinan en contra y los indecisos, que exigen un plan de acción claro y que Obama logre una amplia coalición internacional para esta misión.
 
Según el diario The Washington Post, si el voto fuese hoy, del total de 100 escaños en el Senado, 59 se declaran indecisos, 20 apoyan la acción militar, 17 se inclinan en contra y cuatro están firmemente en contra.
 
En la Cámara baja, de los 211 sondeados de un total de 435, son 91 los indecisos, 17 apoyan un ataque, 67 se inclinan en contra y 36 están en contra.
 
Aunque la Administración Obama argumenta que no requiere constitucionalmente el permiso del Congreso, un "sí" del Legislativo le daría un importante espaldarazo político.
 
En situaciones como el uso de la fuerza, el Legislativo de EE.UU. suele recurrir a la figura de "resoluciones conjuntas". No está claro lo que hará la Casa Blanca si el Congreso rechaza la resolución.
 
Una ley federal que data de 1973, la llamada Resolución sobre Poderes de Guerra ("War Powers Resolution"), establece que es el Congreso el que debe autorizar una guerra, si bien el mandatario puede desplegar tropas cuando exista una "emergencia nacional" a causa de un ataque contra el país o sus intereses.
 
Aun así, el Ejecutivo tendría un plazo de 60 días para lograr la venia del Congreso o, de lo contrario, retirarlas.
 
El secretario de Estado, John Kerry, ha evadido aclarar cómo respondería Obama si el Congreso no le da luz verde.
 
Al reunirse hoy con los principales líderes demócratas y republicanos de ambas cámaras del Congreso, Obama reiteró que la acción militar será "apropiada" y "limitada", y no implicará el despliegue de soldados sobre el terreno.
 
"Esto no es Irak y no es Afganistán", afirmó Obama, al explicar que la misión será "enviar un mensaje claro" al gobierno sirio y debilitar sus capacidades para el uso de armas químicas "tanto ahora como en el futuro".
 
Tras la reunión, el presidente de la Cámara baja, el republicano John Boehner, dijo que "apoya" el pedido de Obama porque es algo que "Estados Unidos, como país, necesita hacer".
 
El portavoz de Boehner, Michael Steel, matizó que corresponde a Obama persuadir a la opinión pública y al Congreso sobre la urgencia del uso de la fuerza.
 
"Todo el mundo entiende que es una lucha cuesta arriba aprobar una resolución, y el presidente de la Cámara baja espera que la Casa Blanca responda a los interrogantes de los legisladores y lidere los esfuerzos" para lograr su aprobación, dijo Steel.
 
"Todos los votos para autorizar el uso de la fuerza militar son votos de conciencia para los legisladores, y su aprobación requiere un contacto directo y continuo de la Casa Blanca", enfatizó.
 
La líder de la minoría demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, aseguró que "es necesario que el pueblo estadounidense escuche más sobre los informes de inteligencia que apoyan esta acción", aunque insistió en que el ataque con armas químicas está "fuera de la conducta humana civilizada, y debemos responder".
Fuente: EFE
El Congreso de EE.UU. inicia hoy una serie de audiencias sobre la violencia en Siria, previas al voto sobre un posible ataque militar contra ese país y cuyo resultado, por ahora, no está garantizado.
 
Como antesala al debate y voto sobre Siria la próxima semana, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU. celebrará hoy una audiencia sobre la petición del presidente, Barack Obama, de que autorice el uso de la fuerza contra ese país.
 
La audiencia contará con la participación de los secretarios de Estado, John Kerry, y de Defensa, Chuck Hagel, así como del jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Martin E. Dempsey.
 
Mañana, el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes celebrará una audiencia sobre el tema con Kerry. Durante la tarde, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado hará otra, a puerta cerrada, para recibir informes clasificados.
 
La Cámara baja comenzará el debate del asunto cuando reanude sus sesiones la próxima semana, en unos momentos en que ambos partidos, el Republicano y el Demócrata, están divididos sobre si Washington debe o intervenir en el conflicto civil en Siria que estalló en marzo de 2011 y se ha cobrado la vida de al menos 100.000 personas.
 
El Congreso está fragmentado en cuatro bandos: los partidarios del ataque, los opositores, los que se inclinan en contra y los indecisos, que exigen un plan de acción claro y que Obama logre una amplia coalición internacional para esta misión.
 
Según el diario The Washington Post, si el voto fuese hoy, del total de 100 escaños en el Senado, 59 se declaran indecisos, 20 apoyan la acción militar, 17 se inclinan en contra y cuatro están firmemente en contra.
 
En la Cámara baja, de los 211 sondeados de un total de 435, son 91 los indecisos, 17 apoyan un ataque, 67 se inclinan en contra y 36 están en contra.
 
Aunque la Administración Obama argumenta que no requiere constitucionalmente el permiso del Congreso, un "sí" del Legislativo le daría un importante espaldarazo político.
 
En situaciones como el uso de la fuerza, el Legislativo de EE.UU. suele recurrir a la figura de "resoluciones conjuntas". No está claro lo que hará la Casa Blanca si el Congreso rechaza la resolución.
 
Una ley federal que data de 1973, la llamada Resolución sobre Poderes de Guerra ("War Powers Resolution"), establece que es el Congreso el que debe autorizar una guerra, si bien el mandatario puede desplegar tropas cuando exista una "emergencia nacional" a causa de un ataque contra el país o sus intereses.
 
Aun así, el Ejecutivo tendría un plazo de 60 días para lograr la venia del Congreso o, de lo contrario, retirarlas.
 
El secretario de Estado, John Kerry, ha evadido aclarar cómo respondería Obama si el Congreso no le da luz verde.
 
Al reunirse hoy con los principales líderes demócratas y republicanos de ambas cámaras del Congreso, Obama reiteró que la acción militar será "apropiada" y "limitada", y no implicará el despliegue de soldados sobre el terreno.
 
"Esto no es Irak y no es Afganistán", afirmó Obama, al explicar que la misión será "enviar un mensaje claro" al gobierno sirio y debilitar sus capacidades para el uso de armas químicas "tanto ahora como en el futuro".
 
Tras la reunión, el presidente de la Cámara baja, el republicano John Boehner, dijo que "apoya" el pedido de Obama porque es algo que "Estados Unidos, como país, necesita hacer".
 
El portavoz de Boehner, Michael Steel, matizó que corresponde a Obama persuadir a la opinión pública y al Congreso sobre la urgencia del uso de la fuerza.
 
"Todo el mundo entiende que es una lucha cuesta arriba aprobar una resolución, y el presidente de la Cámara baja espera que la Casa Blanca responda a los interrogantes de los legisladores y lidere los esfuerzos" para lograr su aprobación, dijo Steel.
 
"Todos los votos para autorizar el uso de la fuerza militar son votos de conciencia para los legisladores, y su aprobación requiere un contacto directo y continuo de la Casa Blanca", enfatizó.
 
La líder de la minoría demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, aseguró que "es necesario que el pueblo estadounidense escuche más sobre los informes de inteligencia que apoyan esta acción", aunque insistió en que el ataque con armas químicas está "fuera de la conducta humana civilizada, y debemos responder".