Colombia: huelguistas aseguran que no detendrán la “lucha” hasta ser escuchados

El frío, lluvia, sol y falta de servicios básicos no son obstáculos para los huelguistas.

30 Agosto, 2013, 4:24 pm
Por: Redacción 
La energía y resistencia de los campesinos de Nariño siguen intactas pese a los 12 días de huelga. Aún bloquean las principales vías de acceso. 
 
El frío, la lluvia, el sol y la falta de servicios básicos no son obstáculos para detener el paro agrario. 
 
En la ruta que une a Ipiales con Pasto, un equipo de Televistazo encontró a un grupo de manifestantes alrededor de un fogón. Humberto Agudelo, cuenta qué es lo que tiene que hacer para sobrevivir: “Sería aguita de panela no más, ya tenemos en estos últimos días, ya no hay pan”.
 
En algunos tramos no hay iluminación, los campesinos caminan a oscuras, pero esto tampoco les afecta. 
 
Iván Rojas, otro manifestante, asegura que pese a las necesidades que tienen por vivir en pequeñas casas improvisadas, no se piensan mover: “Nosotros seguimos en la lucha, nosotros seguimos hasta que se nos solucione... Como quiera buscamos la comida de cada parte y seguimos el paro adelante”.
 
María Imajuelantala, quien sirve la comida a este grupo de huelguistas, dice que el gobernador indígena de la comunidad de Guachucal, les facilita diariamente los productos para alimentarse: “Tenemos para indefinido. Tenemos comida suficiente, nos están trayendo de nuestro resguardo, leña, comida, leche, queso”.
 
En el duodécimo día de paro, las carpas, conocidas en Colombia como “cambuches”, son el hogar de 50.000 campesinos e indígenas que aseguran no levantarán el paro hasta que el Gobierno les garantice mejor el costo de los productos agrícolas.
La energía y resistencia de los campesinos de Nariño siguen intactas pese a los 12 días de huelga. Aún bloquean las principales vías de acceso. 
 
El frío, la lluvia, el sol y la falta de servicios básicos no son obstáculos para detener el paro agrario. 
 
En la ruta que une a Ipiales con Pasto, un equipo de Televistazo encontró a un grupo de manifestantes alrededor de un fogón. Humberto Agudelo, cuenta qué es lo que tiene que hacer para sobrevivir: “Sería aguita de panela no más, ya tenemos en estos últimos días, ya no hay pan”.
 
En algunos tramos no hay iluminación, los campesinos caminan a oscuras, pero esto tampoco les afecta. 
 
Iván Rojas, otro manifestante, asegura que pese a las necesidades que tienen por vivir en pequeñas casas improvisadas, no se piensan mover: “Nosotros seguimos en la lucha, nosotros seguimos hasta que se nos solucione... Como quiera buscamos la comida de cada parte y seguimos el paro adelante”.
 
María Imajuelantala, quien sirve la comida a este grupo de huelguistas, dice que el gobernador indígena de la comunidad de Guachucal, les facilita diariamente los productos para alimentarse: “Tenemos para indefinido. Tenemos comida suficiente, nos están trayendo de nuestro resguardo, leña, comida, leche, queso”.
 
En el duodécimo día de paro, las carpas, conocidas en Colombia como “cambuches”, son el hogar de 50.000 campesinos e indígenas que aseguran no levantarán el paro hasta que el Gobierno les garantice mejor el costo de los productos agrícolas.