Inicio ·Noticias · Artículo

Ataque químico del régimen sirio causó 1.429 muertos

Redacción

gpinasco

|

Viernes 30 de Agosto de 2013 - 14:26
compártelo
El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy que está evaluando una acción militar "limitada" en Siria que no implicaría un "compromiso" bélico de largo plazo ni el envío de tropas, aunque aclaró que está estudiando "una amplia gama" de opciones con sus asesores.
 
"No estamos considerando un compromiso (militar) indefinido. No estamos considerando el envío de tropas", afirmó Obama
 
El Gobierno estadounidense divulgó hoy un informe de inteligencia que establece que 1.429 personas, entre ellas al menos 426 niños, murieron en el ataque con armas químicas del 21 de agosto pasado en la periferia de Damasco y atribuye esa acción al régimen sirio.
 
"Afirmamos con alta confianza que el Gobierno sirio llevó a cabo el ataque con armas químicas contra elementos de la oposición en los suburbios de Damasco el pasado 21 de agosto", dice el informe, divulgado este viernes finalmente por la Casa Blanca.
 
El informe se elaboró no solo con información de la inteligencia estadounidense, sino también con datos de personal médico, vídeos, testigos y reportes tanto de periodistas como de organizaciones no gubernamentales "altamente creíbles".
 
Un "escenario en el que la oposición ejecutase el ataque del 21 de agosto es muy poco probable", sostiene el informe, que contiene una parte clasificada que ha sido compartida solamente con miembros del Congreso y los aliados internacionales más cercanos de EE.UU., de acuerdo con la Casa Blanca.
 
La investigación llevada a cabo por los servicios de inteligencia estadounidenses señala, además, que se detectaron preparativos del personal del régimen encargado de las armas químicas días antes del ataque.
 
El ataque tuvo lugar en horas de la mañana del 21 de agosto en 12 localizaciones de las afueras de Damasco y tres hospitales del área recibieron a unos 3.600 pacientes con síntomas de haber estado expuestos a la acción de agentes químicos.
 
"Hemos identificado un centenar de vídeos" sobre el ataque, indica el informe, que niega que los rebeldes tengan la "capacidad" de haber fabricado esas y otras pruebas.
 
El documento también concluye que fueron "funcionarios" del régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, quienes dirigieron el ataque y menciona la interceptación de las comunicaciones de un "alto funcionario íntimamente familiarizado con la ofensiva".
 
En la tarde del 21 de agosto se ordenó al personal encargado de las armas químicas que cesara las operaciones "y al mismo tiempo el régimen intensificó la descarga de artillería en muchos de los barrios donde se produjo el ataque", según el informe.
 
"Para concluir, hay una cantidad importante de información que implica la responsabilidad del Gobierno sirio en el ataque", finaliza el documento.
 
En una conferencia telefónica con periodistas, funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca explicaron que algunos de los barrios atacados el 21 de agosto habían sido utilizados como base de operaciones de la oposición y que la ofensiva del régimen tuvo como objetivo quebrar el punto muerto en el que se encontraba el conflicto.
 
El ataque parece responder a la frustración del Gobierno de Asad por la dificultad de controlar esas zonas, agregaron los funcionarios.
 
El presidente de EE.UU., Barack Obama, se reunió este viernes con su equipo de seguridad nacional en la Casa Blanca para analizar ese ataque antes de la divulgación del informe.
 
Tras esa reunión su secretario de Estado, John Kerry, sugirió claramente que EE.UU. no va a esperar a las conclusiones de la ONU sobre ese ataque para decidirse por una posible acción militar en Siria.
Fuente: EFE

El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy que está evaluando una acción militar "limitada" en Siria que no implicaría un "compromiso" bélico de largo plazo ni el envío de tropas, aunque aclaró que está estudiando "una amplia gama" de opciones con sus asesores.

 

"No estamos considerando un compromiso (militar) indefinido. No estamos considerando el envío de tropas", afirmó Obama

 

El Gobierno estadounidense divulgó hoy un informe de inteligencia que establece que 1.429 personas, entre ellas al menos 426 niños, murieron en el ataque con armas químicas del 21 de agosto pasado en la periferia de Damasco y atribuye esa acción al régimen sirio.

 

"Afirmamos con alta confianza que el Gobierno sirio llevó a cabo el ataque con armas químicas contra elementos de la oposición en los suburbios de Damasco el pasado 21 de agosto", dice el informe, divulgado este viernes finalmente por la Casa Blanca.

 

El informe se elaboró no solo con información de la inteligencia estadounidense, sino también con datos de personal médico, vídeos, testigos y reportes tanto de periodistas como de organizaciones no gubernamentales "altamente creíbles".

 

Un "escenario en el que la oposición ejecutase el ataque del 21 de agosto es muy poco probable", sostiene el informe, que contiene una parte clasificada que ha sido compartida solamente con miembros del Congreso y los aliados internacionales más cercanos de EE.UU., de acuerdo con la Casa Blanca.

 

La investigación llevada a cabo por los servicios de inteligencia estadounidenses señala, además, que se detectaron preparativos del personal del régimen encargado de las armas químicas días antes del ataque.

 

El ataque tuvo lugar en horas de la mañana del 21 de agosto en 12 localizaciones de las afueras de Damasco y tres hospitales del área recibieron a unos 3.600 pacientes con síntomas de haber estado expuestos a la acción de agentes químicos.

 

"Hemos identificado un centenar de vídeos" sobre el ataque, indica el informe, que niega que los rebeldes tengan la "capacidad" de haber fabricado esas y otras pruebas.

 

El documento también concluye que fueron "funcionarios" del régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, quienes dirigieron el ataque y menciona la interceptación de las comunicaciones de un "alto funcionario íntimamente familiarizado con la ofensiva".

 

En la tarde del 21 de agosto se ordenó al personal encargado de las armas químicas que cesara las operaciones "y al mismo tiempo el régimen intensificó la descarga de artillería en muchos de los barrios donde se produjo el ataque", según el informe.

 

"Para concluir, hay una cantidad importante de información que implica la responsabilidad del Gobierno sirio en el ataque", finaliza el documento.

 

En una conferencia telefónica con periodistas, funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca explicaron que algunos de los barrios atacados el 21 de agosto habían sido utilizados como base de operaciones de la oposición y que la ofensiva del régimen tuvo como objetivo quebrar el punto muerto en el que se encontraba el conflicto.

 

El ataque parece responder a la frustración del Gobierno de Asad por la dificultad de controlar esas zonas, agregaron los funcionarios.

 

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se reunió este viernes con su equipo de seguridad nacional en la Casa Blanca para analizar ese ataque antes de la divulgación del informe.

 

Tras esa reunión su secretario de Estado, John Kerry, sugirió claramente que EE.UU. no va a esperar a las conclusiones de la ONU sobre ese ataque para decidirse por una posible acción militar en Siria.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos