Los escándalos que han sacudido la vida política europea

Este viernes el presidente del gobierno español Mariano Rajoy cayó.

Luego de más de 30 años en la política, el presidente Rajoy cayó. - Foto: AFP
1 Junio, 2018, 10:14 am
Por: Redacción 

Tal como ocurrió con el caso que provocó este viernes la caída del presidente del gobierno español Mariano Rajoy, desde hace una década los escándalos político-financieros han salpicado la vida política europea, originando la dimisión de dirigentes y condenas judiciales para algunos.

En España, el presidente del gobierno conservador fue derrotado por una moción de censura presentada por el Partido Socialista (PSOE), tras una condena de su Partido Popular (PP) en un juicio por corrupción.

Esta sentencia, el 24 de mayo, constituyó el epílogo judicial del caso llamado "Gürtel": 29 personas, entre ellos una docena de altos cargos del PP, fueron condenados a un total de 351 años de prisión.

- Eslovaquia: periodista asesinado -

A fines de febrero de 2018, el doble asesinato del periodista anticorrupción Jan Kuciak y de su novia sumió a Eslovaquia en una crisis que provocó  en marzo la dimisión del primer ministro Robert Fico y luego, un mes más tarde, del ministro del Interior y del jefe de la policía.

El periodista investigaba un caso de corrupción que implicaba a la mafia italiana y a políticos eslovacos, incluso del entorno del jefe de gobierno.

- Rumanía: el peso de la corrupción -

En octubre de 2015, el incendio de una discoteca en Bucarest (64 muertos) levantó una ola de protestas contra una clase política corrupta y provocó la dimisión del jefe del gobierno, Víctor Ponta (PSD), inmerso en varias investigaciones judiciales.

En mayo, el ex primer ministro fue absuelto en un juicio en el que estaba acusado de falsedad y blanqueo en la época en que era abogado.

- Italia: el culebrón Berlusconi -

Silvio Berlusconi, jefe de gobierno entre 1994 y 2011, tuvo numerosos enredos con la justicia, pero entre prescripciones del delito y absoluciones, el Cavaliere solo fue condenado una vez en agosto de 2013 en un caso de fraude fiscal. La condena la cumplió con trabajos a la comunidad, pero perdió su escaño en el Parlamento.

Acaba de ser "rehabilitado" por el tribunal de Milán y ha recuperado su eligibilidad.

- Alemania: 700 euros en juego -

Desde el escándalo de las "cajas negras" de la CDU en 1999, que castigó al excanciller Helmut Kohl (1982-1998) con una fuerte multa, Alemania se ha mostrado puntillosa.

Así, en 2012, el presidente Christian Wulff se vio obligado a dimitir tras dos meses de polémica: estaba acusado de tráfico de influencias por haber aceptado un regalo de 700 euros de un productor de cine, y de presiones a la prensa por bloquear informaciones sobre sus vínculos financieros con un empresario.

- Reino Unido: las extrañas facturas -

De 2004 a 2009, más de la mitad de los diputados cometieron irregularidades en sus facturas por un total de más de un millón de euros, según una auditoría publicada en febrero de 2010, pocos meses después de unas revelaciones del Daily Telegraph.

Los diputados cargaron al erario público desde refugios flotantes para patos hasta cajas de cerillas, películas porno o intereses de préstamos inmobiliarios inexistentes.

El caso obligó a dimitir a la ministra de trabajo laborista de Interior, Jacqui Smith y al presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin. Siete parlamentarios, conservadores y laboristas, fueron condenados a penas de prisión firme.

- Bélgica: "Fortisgate" -

El primer ministro democristiano Yves Leterme dimitió en diciembre de 2008 acusado de injerencia en las decisiones de la justicia por salvar al banco Fortis de la quiebra en el caso conocido como "Fortisgate".

Finalmente fue absuelto y volvió a ser primer ministro entre 2009 y 2011.

- República Checa: abuso de poder -

En junio de 2013, el primer ministro de centroderecha Petr Necas dimitió por un escándalo de corrupción y abuso de poder en el que también estaba implicada una colaboradora próxima que también resultó ser su amante. La fiscalía renunció a emprender acciones contra el dirigente. 

AFP

Tal como ocurrió con el caso que provocó este viernes la caída del presidente del gobierno español Mariano Rajoy, desde hace una década los escándalos político-financieros han salpicado la vida política europea, originando la dimisión de dirigentes y condenas judiciales para algunos.

En España, el presidente del gobierno conservador fue derrotado por una moción de censura presentada por el Partido Socialista (PSOE), tras una condena de su Partido Popular (PP) en un juicio por corrupción.

Esta sentencia, el 24 de mayo, constituyó el epílogo judicial del caso llamado "Gürtel": 29 personas, entre ellos una docena de altos cargos del PP, fueron condenados a un total de 351 años de prisión.

- Eslovaquia: periodista asesinado -

A fines de febrero de 2018, el doble asesinato del periodista anticorrupción Jan Kuciak y de su novia sumió a Eslovaquia en una crisis que provocó  en marzo la dimisión del primer ministro Robert Fico y luego, un mes más tarde, del ministro del Interior y del jefe de la policía.

El periodista investigaba un caso de corrupción que implicaba a la mafia italiana y a políticos eslovacos, incluso del entorno del jefe de gobierno.

- Rumanía: el peso de la corrupción -

En octubre de 2015, el incendio de una discoteca en Bucarest (64 muertos) levantó una ola de protestas contra una clase política corrupta y provocó la dimisión del jefe del gobierno, Víctor Ponta (PSD), inmerso en varias investigaciones judiciales.

En mayo, el ex primer ministro fue absuelto en un juicio en el que estaba acusado de falsedad y blanqueo en la época en que era abogado.

- Italia: el culebrón Berlusconi -

Silvio Berlusconi, jefe de gobierno entre 1994 y 2011, tuvo numerosos enredos con la justicia, pero entre prescripciones del delito y absoluciones, el Cavaliere solo fue condenado una vez en agosto de 2013 en un caso de fraude fiscal. La condena la cumplió con trabajos a la comunidad, pero perdió su escaño en el Parlamento.

Acaba de ser "rehabilitado" por el tribunal de Milán y ha recuperado su eligibilidad.

- Alemania: 700 euros en juego -

Desde el escándalo de las "cajas negras" de la CDU en 1999, que castigó al excanciller Helmut Kohl (1982-1998) con una fuerte multa, Alemania se ha mostrado puntillosa.

Así, en 2012, el presidente Christian Wulff se vio obligado a dimitir tras dos meses de polémica: estaba acusado de tráfico de influencias por haber aceptado un regalo de 700 euros de un productor de cine, y de presiones a la prensa por bloquear informaciones sobre sus vínculos financieros con un empresario.

- Reino Unido: las extrañas facturas -

De 2004 a 2009, más de la mitad de los diputados cometieron irregularidades en sus facturas por un total de más de un millón de euros, según una auditoría publicada en febrero de 2010, pocos meses después de unas revelaciones del Daily Telegraph.

Los diputados cargaron al erario público desde refugios flotantes para patos hasta cajas de cerillas, películas porno o intereses de préstamos inmobiliarios inexistentes.

El caso obligó a dimitir a la ministra de trabajo laborista de Interior, Jacqui Smith y al presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin. Siete parlamentarios, conservadores y laboristas, fueron condenados a penas de prisión firme.

- Bélgica: "Fortisgate" -

El primer ministro democristiano Yves Leterme dimitió en diciembre de 2008 acusado de injerencia en las decisiones de la justicia por salvar al banco Fortis de la quiebra en el caso conocido como "Fortisgate".

Finalmente fue absuelto y volvió a ser primer ministro entre 2009 y 2011.

- República Checa: abuso de poder -

En junio de 2013, el primer ministro de centroderecha Petr Necas dimitió por un escándalo de corrupción y abuso de poder en el que también estaba implicada una colaboradora próxima que también resultó ser su amante. La fiscalía renunció a emprender acciones contra el dirigente. 

Tags Relacionados