Enferma mental uruguaya intentó inmolarse en hospital ocupado por sindicato

Una paciente del hospital psiquiátrico Vilardebó intentó suicidarse prendiéndose fuego.

20 Agosto, 2013, 3:09 pm
Por: Redacción 
Una enferma mental uruguaya de 26 años se encuentra grave tras intentar suicidarse prendiéndose fuego en el hospital psiquiátrico Vilardebó de Montevideo, ocupado y bajo control sindical desde hace dos semanas, informaron hoy fuentes oficiales.
 
La paciente, ingresada desde hace varios años, se prendió fuego el lunes en una sala del hospital utilizando un encendedor y fue descubierta minutos después por uno de los funcionarios.
 
El vicepresidente de la Administración de Servicios de Salud del Estado de Uruguay (ASSE), Enrique Soto, confirmó a Efe que la paciente sufría "trastornos de personalidad" y había realizado "reiterados intentos de autoeliminación" antes de ser ingresada en el psiquiátrico.
 
Tras el incidente, la enferma fue trasladada al Centro Nacional de Quemados de Uruguay (Cenaque), donde permanece hospitalizada y con pronóstico grave, con quemaduras en el 56 % de su cuerpo.
 
Por otra parte, el secretario general de la Federación de Funcionarios de la Salud Pública de Uruguay (FFSP), Pablo Cabrera, explicó a Efe que este tipo de situaciones se dan "dada la complejidad de la patología de los pacientes".
 
El hospital Vilardebó está ocupado desde hace quince días por decenas de funcionarios que reivindican mejores condiciones laborales y de infraestructura en el centro.
 
En relación a los hechos y a las protestas y paros de las últimas semanas en diversos hospitales uruguayos en reclamo de mejores salarios y otras reivindicaciones, el Ministerio de Salud Pública solicitó hoy al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social decretar servicio esencial la atención sanitaria en el país lo que determinaría que los sindicatos deben poner fin a los paros.
 
Soto aseguró que se ha realizado una denuncia policial y se está llevando a cabo una investigación administrativa "para esclarecer los hechos" en relación a la mujer quemada, si bien no ha quiso vincularlos con la protesta gremial.
 
Sobre las circunstancias del incidente, Cabrera detalló que los pacientes que están recluidos en el hospital "tienen la posibilidad de fumar", por lo que hay "ciertos controles que son imposibles de hacer en razón de los permisos que tienen por parte de los médicos".
 
En este sentido, insistió en que los funcionarios del hospital no pueden "estar encima de cada paciente" y quiso dejar claro que lo sucedido no es por "falta de responsabilidad de los trabajadores".
 
"Nosotros brindamos la atención que los pacientes necesitan y no nos hemos alejado de ellos pese a las protestas", insistió.
 
Por otro lado, desmintió informaciones aparecidas en medios uruguayos donde se informa que durante la ocupación otro paciente intentó suicidarse con un cuchillo en el mismo psiquiátrico.
 
"Hechos como los de ayer por desgracia se dan en el centro, pero el de esta mujer ha trascendido porque el hospital está ocupado por los funcionarios", aseguró.
 
Además, confirmó que la ocupación seguirá adelante hasta que el Poder Ejecutivo de señales de que "atienden las reivindicaciones sindicales".
 
El hospital Vilardebó, inaugurado en 1888, es el mayor psiquiátrico de Uruguay, en el que se atienden a unos 300 enfermos, y el presidente uruguayo, el exgerrillero José Mujica de 78 años, mantiene un vínculo especial con él.
 
El pasado año varios enfermos participaron en un taller artístico organizado por una de las enfermeras en el que pintaron cuadros y realizaron esculturas con fines terapéuticos, algunos de los cuales fueron expuestos en la Presidencia uruguaya.
 
Mujica, que según fuentes del hospital ha donado más de 5.000 dólares de su bolsillo al centro, no ha escondido su empatía con esos enfermos en varios actos públicos en los que ha llegado a confesar que en el pasado recibió atención psiquiátrica porque "oía voces". 
Fuente: EFE
Una enferma mental uruguaya de 26 años se encuentra grave tras intentar suicidarse prendiéndose fuego en el hospital psiquiátrico Vilardebó de Montevideo, ocupado y bajo control sindical desde hace dos semanas, informaron hoy fuentes oficiales.
 
La paciente, ingresada desde hace varios años, se prendió fuego el lunes en una sala del hospital utilizando un encendedor y fue descubierta minutos después por uno de los funcionarios.
 
El vicepresidente de la Administración de Servicios de Salud del Estado de Uruguay (ASSE), Enrique Soto, confirmó a Efe que la paciente sufría "trastornos de personalidad" y había realizado "reiterados intentos de autoeliminación" antes de ser ingresada en el psiquiátrico.
 
Tras el incidente, la enferma fue trasladada al Centro Nacional de Quemados de Uruguay (Cenaque), donde permanece hospitalizada y con pronóstico grave, con quemaduras en el 56 % de su cuerpo.
 
Por otra parte, el secretario general de la Federación de Funcionarios de la Salud Pública de Uruguay (FFSP), Pablo Cabrera, explicó a Efe que este tipo de situaciones se dan "dada la complejidad de la patología de los pacientes".
 
El hospital Vilardebó está ocupado desde hace quince días por decenas de funcionarios que reivindican mejores condiciones laborales y de infraestructura en el centro.
 
En relación a los hechos y a las protestas y paros de las últimas semanas en diversos hospitales uruguayos en reclamo de mejores salarios y otras reivindicaciones, el Ministerio de Salud Pública solicitó hoy al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social decretar servicio esencial la atención sanitaria en el país lo que determinaría que los sindicatos deben poner fin a los paros.
 
Soto aseguró que se ha realizado una denuncia policial y se está llevando a cabo una investigación administrativa "para esclarecer los hechos" en relación a la mujer quemada, si bien no ha quiso vincularlos con la protesta gremial.
 
Sobre las circunstancias del incidente, Cabrera detalló que los pacientes que están recluidos en el hospital "tienen la posibilidad de fumar", por lo que hay "ciertos controles que son imposibles de hacer en razón de los permisos que tienen por parte de los médicos".
 
En este sentido, insistió en que los funcionarios del hospital no pueden "estar encima de cada paciente" y quiso dejar claro que lo sucedido no es por "falta de responsabilidad de los trabajadores".
 
"Nosotros brindamos la atención que los pacientes necesitan y no nos hemos alejado de ellos pese a las protestas", insistió.
 
Por otro lado, desmintió informaciones aparecidas en medios uruguayos donde se informa que durante la ocupación otro paciente intentó suicidarse con un cuchillo en el mismo psiquiátrico.
 
"Hechos como los de ayer por desgracia se dan en el centro, pero el de esta mujer ha trascendido porque el hospital está ocupado por los funcionarios", aseguró.
 
Además, confirmó que la ocupación seguirá adelante hasta que el Poder Ejecutivo de señales de que "atienden las reivindicaciones sindicales".
 
El hospital Vilardebó, inaugurado en 1888, es el mayor psiquiátrico de Uruguay, en el que se atienden a unos 300 enfermos, y el presidente uruguayo, el exgerrillero José Mujica de 78 años, mantiene un vínculo especial con él.
 
El pasado año varios enfermos participaron en un taller artístico organizado por una de las enfermeras en el que pintaron cuadros y realizaron esculturas con fines terapéuticos, algunos de los cuales fueron expuestos en la Presidencia uruguaya.
 
Mujica, que según fuentes del hospital ha donado más de 5.000 dólares de su bolsillo al centro, no ha escondido su empatía con esos enfermos en varios actos públicos en los que ha llegado a confesar que en el pasado recibió atención psiquiátrica porque "oía voces".