Fin de paraísos fiscales depende de EEUU y Europa (periodistas de Panama Papers)

Según investigadores, Algunos de esos paraísos fiscales "están en la frontera de EE.UU.".

EE.UU.- Según investigadores, Algunos de esos paraísos fiscales "están en la frontera de Estados Unidos". Foto: Archivo
2 Diciembre, 2016, 10:58 am
Por: Redacción 
Poner fin a los paraísos fiscales llevará tiempo y dependerá del interés de Estados Unidos y Europa, advirtieron periodistas que trabajaron en los llamados "The Panama Papers" durante un evento de Transparencia Internacional.
 
"El problema de la transparencia no es solo un problema de Panamá. Es un problema global porque tenemos paraísos fiscales alrededor de todo el mundo", dijo Frederik Obermaier, periodista alemán del diario Süddeutsche Zeitung que obtuvo la filtración de "The Panama Papers". 
 
Algunos de esos paraísos fiscales "están en la frontera de Estados Unidos o en territorio de ultramar de Gran Bretaña", por lo que si se quieren combatir se necesita que esos dos países "se unan a la lucha por más transparencia", añadió.
 
En el evento se realizaron varios enfoques acerca de los llamados Panama Papers, la filtración de documentos que reveló cómo desde la firma panameña de abogados Mossack Fonseca se crearon numerosas sociedades opacas para personalidades de todo el mundo.
 
Muchas de esas sociedades podrían haber servido para evadir impuestos o esconder dinero procedente de actividades ilícitas.
 
Los periodistas que trabajaron la investigación, coordinada por el Consorcio Internacional de Periodismo Investigativo (ICIJ, por su sigla en inglés), creen que el escándalo va mucho más allá de Panamá.
 
Señalaron que la mayoría de sociedades opacas son negocios promovidos por compañías multinacionales y bancos europeos y norteamericanas que buscan esconder su dinero.
 
"Probablemente el mayor paraíso fiscal sea Estados Unidos", así que "mucha de esta corrupción puede detenerse si Estados Unidos y Europa deciden actuar", sostuvo Jake Bernstein, periodista de investigación de ICIJ, ganador del premio Pulitzer.
 
Los documentos, que dieron información sobre más de 200.000 empresas de pantalla, trusts y fundaciones con sede en 21 paraísos fiscales, alentaron numerosas investigaciones y causaron la renuncia del primer ministro de Islandia y de un ministro español.
 
También fueron vinculados al escándalo el exprimer ministro británico, David Cameron, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, el entorno del presidente ruso Vladimir Putin, el futbolista argentino Lionel Messi o el cineasta español Pedro Almodóvar.
 
El G-20, que reúne a las mayores economías avanzadas y emergentes, apoyó elaborar una lista negra con los países que no cooperen en el intercambio de información fiscal, mientras que la Unión Europea decidió crear un nuevo listado de paraísos fiscales en 2017. 
 
"Panama Papers sacudió la escena mundial, generó un terremoto", pero es como "un fuego artificial, mucha luz al principio y luego se diluye", manifestó el periodista argentino del diario La Nación, Hugo Alconada.
 
"Los cambios que se necesitan para que este sistema cambie no creo que se produzcan de un día para otro ni de la noche a la mañana. Va a requerir mucha presión", dijo por su parte Rolando Rodríguez, del diario panameño La Prensa.
 
AFP
Poner fin a los paraísos fiscales llevará tiempo y dependerá del interés de Estados Unidos y Europa, advirtieron periodistas que trabajaron en los llamados "The Panama Papers" durante un evento de Transparencia Internacional.
 
"El problema de la transparencia no es solo un problema de Panamá. Es un problema global porque tenemos paraísos fiscales alrededor de todo el mundo", dijo Frederik Obermaier, periodista alemán del diario Süddeutsche Zeitung que obtuvo la filtración de "The Panama Papers". 
 
Algunos de esos paraísos fiscales "están en la frontera de Estados Unidos o en territorio de ultramar de Gran Bretaña", por lo que si se quieren combatir se necesita que esos dos países "se unan a la lucha por más transparencia", añadió.
 
En el evento se realizaron varios enfoques acerca de los llamados Panama Papers, la filtración de documentos que reveló cómo desde la firma panameña de abogados Mossack Fonseca se crearon numerosas sociedades opacas para personalidades de todo el mundo.
 
Muchas de esas sociedades podrían haber servido para evadir impuestos o esconder dinero procedente de actividades ilícitas.
 
Los periodistas que trabajaron la investigación, coordinada por el Consorcio Internacional de Periodismo Investigativo (ICIJ, por su sigla en inglés), creen que el escándalo va mucho más allá de Panamá.
 
Señalaron que la mayoría de sociedades opacas son negocios promovidos por compañías multinacionales y bancos europeos y norteamericanas que buscan esconder su dinero.
 
"Probablemente el mayor paraíso fiscal sea Estados Unidos", así que "mucha de esta corrupción puede detenerse si Estados Unidos y Europa deciden actuar", sostuvo Jake Bernstein, periodista de investigación de ICIJ, ganador del premio Pulitzer.
 
Los documentos, que dieron información sobre más de 200.000 empresas de pantalla, trusts y fundaciones con sede en 21 paraísos fiscales, alentaron numerosas investigaciones y causaron la renuncia del primer ministro de Islandia y de un ministro español.
 
También fueron vinculados al escándalo el exprimer ministro británico, David Cameron, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, el entorno del presidente ruso Vladimir Putin, el futbolista argentino Lionel Messi o el cineasta español Pedro Almodóvar.
 
El G-20, que reúne a las mayores economías avanzadas y emergentes, apoyó elaborar una lista negra con los países que no cooperen en el intercambio de información fiscal, mientras que la Unión Europea decidió crear un nuevo listado de paraísos fiscales en 2017. 
 
"Panama Papers sacudió la escena mundial, generó un terremoto", pero es como "un fuego artificial, mucha luz al principio y luego se diluye", manifestó el periodista argentino del diario La Nación, Hugo Alconada.
 
"Los cambios que se necesitan para que este sistema cambie no creo que se produzcan de un día para otro ni de la noche a la mañana. Va a requerir mucha presión", dijo por su parte Rolando Rodríguez, del diario panameño La Prensa.