Inicio ·Noticias · Artículo

Muere en Montevideo uno de los 16 supervivientes de la tragedia de los Andes

Redacción

jesuarez

|

Viernes 05 de Junio de 2015 - 17:35
compártelo
  • URUGUAY.- Javier Methol, uno de los 16 supervivientes del llamado "Milagro de los Andes", falleció a los 79 años de un cáncer, informó Daniel Fernández, otro de los sobrevivientes. Fotos: Web.
URUGUAY.- Javier Methol, uno de los 16 supervivientes del llamado "Milagro de los Andes", falleció  a los 79 años de un cáncer, informó Daniel Fernández, otro de los sobrevivientes. Fotos: Web.
Javier Methol, uno de los 16 supervivientes del llamado "Milagro de los Andes", falleció  a los 79 años de un cáncer, informó Daniel Fernández, otro de los uruguayos que en 1972 logró sobrevivir 73 días en la cordillera tras la caída de un avión que transportaba a 45 personas.
 
"Era de lejos, siempre lo dijimos, el más bueno de todos nosotros. Es el primero que se va y es una tristeza enorme. Ahora quedamos 15", lamentó Fernández.
 
Methol, que en diciembre habría cumplido 80 años, recibió hace aproximadamente un mes el diagnostico de un cáncer fulminante y falleció en un hospital de Montevideo.
 
"Nunca se enojaba, siempre estaba contento. Tuvo problemas y para él no eran problemas. Siempre ayudando a los demás. Un gran tipo. Un ejemplo", recuerda su antiguo compañero de batallas deportivas a quien le unió una experiencia vital que nunca pudieron olvidar.
 
El 13 de octubre de 1972, en un soleado día primaveral, partieron de Montevideo en un avión de pasajeros de la Fuerza Aérea Uruguaya los jugadores del club de rugby Old Christians y sus familiares (45 personas) hacia Santiago de Chile para disputar un partido frente al club Old Boys.
 
Tras una escala para repostar combustible en Mendoza, Argentina, el avión siguió hacia la capital chilena, a la que nunca llegó ya que una tormenta en los pasos andinos hizo que el aparato chocara contra un pico de los Andes y se deslizara por las laderas cubiertas de hielo hasta detenerse en un talud.
 
Después de varios días de búsqueda, el avión se dio por desaparecido y sus ocupantes por muertos, en razón de que el lugar donde se suponía que habían caído hacía imposible que un ser humano pudiera sobrevivir.
 
La mayoría falleció en el accidente, otros en días posteriores debido a las heridas recibidas, y algunos por un alud de nieve que los sepultó.
 
Pero tras una larga lucha de 73 días en la que los supervivientes hasta tuvieron que alimentarse con los cuerpos de los muertos, lograron escapar a la tragedia, cuando dos de ellos, que decidieron buscar una salida a través de las montañas, fueron encontrados el 22 de diciembre por un arriero chileno, quien alertó a las autoridades.
 
En una entrevista en 2009, Javier Methol, que en el accidente aéreo perdió a su mujer Liliana y quien era el mayor del grupo de deportistas, aseguró que en esos 73 días "cada uno dio de sí lo que de sí podía dar" y que en su caso aprendió "a ver las cosas buenas que tienen las cosas malas y poder transformar así lo malo en bueno".
 
"Cada uno teníamos un motivo diferente para salir de allí. El camino que hicimos juntos fue vivir", resumió.
 
Varios libros y películas han contado la historia, entre ellos por Piers Paul Reed en el libro "¡Viven!", publicado en 1974 en Estados Unidos, que fue un éxito en ventas y se tradujo a numerosos idiomas, e inspiró una película de igual título realizada en 1993.
Fuente: EFE

Javier Methol, uno de los 16 supervivientes del llamado "Milagro de los Andes", falleció  a los 79 años de un cáncer, informó Daniel Fernández, otro de los uruguayos que en 1972 logró sobrevivir 73 días en la cordillera tras la caída de un avión que transportaba a 45 personas.

 

"Era de lejos, siempre lo dijimos, el más bueno de todos nosotros. Es el primero que se va y es una tristeza enorme. Ahora quedamos 15", lamentó Fernández.

 

Methol, que en diciembre habría cumplido 80 años, recibió hace aproximadamente un mes el diagnostico de un cáncer fulminante y falleció en un hospital de Montevideo.

 

"Nunca se enojaba, siempre estaba contento. Tuvo problemas y para él no eran problemas. Siempre ayudando a los demás. Un gran tipo. Un ejemplo", recuerda su antiguo compañero de batallas deportivas a quien le unió una experiencia vital que nunca pudieron olvidar.

 

El 13 de octubre de 1972, en un soleado día primaveral, partieron de Montevideo en un avión de pasajeros de la Fuerza Aérea Uruguaya los jugadores del club de rugby Old Christians y sus familiares (45 personas) hacia Santiago de Chile para disputar un partido frente al club Old Boys.

 

Tras una escala para repostar combustible en Mendoza, Argentina, el avión siguió hacia la capital chilena, a la que nunca llegó ya que una tormenta en los pasos andinos hizo que el aparato chocara contra un pico de los Andes y se deslizara por las laderas cubiertas de hielo hasta detenerse en un talud.

 

Después de varios días de búsqueda, el avión se dio por desaparecido y sus ocupantes por muertos, en razón de que el lugar donde se suponía que habían caído hacía imposible que un ser humano pudiera sobrevivir.

 

La mayoría falleció en el accidente, otros en días posteriores debido a las heridas recibidas, y algunos por un alud de nieve que los sepultó.

 

Pero tras una larga lucha de 73 días en la que los supervivientes hasta tuvieron que alimentarse con los cuerpos de los muertos, lograron escapar a la tragedia, cuando dos de ellos, que decidieron buscar una salida a través de las montañas, fueron encontrados el 22 de diciembre por un arriero chileno, quien alertó a las autoridades.

 

En una entrevista en 2009, Javier Methol, que en el accidente aéreo perdió a su mujer Liliana y quien era el mayor del grupo de deportistas, aseguró que en esos 73 días "cada uno dio de sí lo que de sí podía dar" y que en su caso aprendió "a ver las cosas buenas que tienen las cosas malas y poder transformar así lo malo en bueno".

 

"Cada uno teníamos un motivo diferente para salir de allí. El camino que hicimos juntos fue vivir", resumió.

 

Varios libros y películas han contado la historia, entre ellos por Piers Paul Reed en el libro "¡Viven!", publicado en 1974 en Estados Unidos, que fue un éxito en ventas y se tradujo a numerosos idiomas, e inspiró una película de igual título realizada en 1993.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos