Inicio ·Noticias · Artículo

Cadena perpetua para mujer que castigó a su nieta obligándola a correr hasta morir

Redacción

mguaman

|

Jueves 14 de Mayo de 2015 - 10:51
compártelo
  • Cadena perpetua y sin posibilidad de libertad condicional.
Cadena perpetua y sin posibilidad de libertad condicional.
Cadena perpetua y sin posibilidad de libertad condicional. Ésa fue la sentencia que un juez de Alabama otorgó ayer a Joyce Hardin Darrard, una mujer de 50 años que obligó a su nieta de 9 años, Savannah, a correr hasta fallecer.
 
Han pasado ya tres años del lamentable suceso, que partió como un castigo a la menor, convirtiéndose en un crimen. Todo comenzó cuando la chofer del bus escolar en el que viajaba Savannah, le comentó a Hardin que la niña había comido uno de los dulces que vendía una compañera, y sin haber pagado por él. Y si bien la menor lo negó al principio, terminó confesándolo, desatando la furia de su abuela. “Ella va a correr hasta que yo le diga que pare”, le comentó Hardin a la conductora del bus, 
 
Tal como declararon los vecinos de Hardin en el juicio, la mujer obligó a su nieta a correr por tres horas seguidas, incluso a veces acarreando leña. “¡Sigue corriendo, no te he dicho que pares!”, le gritaba cuando Savannah se detenía a tomar aire o incluso a vomitar.
 
Así, la niña terminó colapsando y murió días después, según los médicos, por esfuerzo excesivo prolongado.
 
Con información de Emol y Daily mail 
 
 

Cadena perpetua y sin posibilidad de libertad condicional. Ésa fue la sentencia que un juez de Alabama otorgó ayer a Joyce Hardin Darrard, una mujer de 50 años que obligó a su nieta de 9 años, Savannah, a correr hasta fallecer.

 

Han pasado ya tres años del lamentable suceso, que partió como un castigo a la menor, convirtiéndose en un crimen. Todo comenzó cuando la chofer del bus escolar en el que viajaba Savannah, le comentó a Hardin que la niña había comido uno de los dulces que vendía una compañera, y sin haber pagado por él. Y si bien la menor lo negó al principio, terminó confesándolo, desatando la furia de su abuela. “Ella va a correr hasta que yo le diga que pare”, le comentó Hardin a la conductora del bus, 

 

Tal como declararon los vecinos de Hardin en el juicio, la mujer obligó a su nieta a correr por tres horas seguidas, incluso a veces acarreando leña. “¡Sigue corriendo, no te he dicho que pares!”, le gritaba cuando Savannah se detenía a tomar aire o incluso a vomitar.

 

Así, la niña terminó colapsando y murió días después, según los médicos, por esfuerzo excesivo prolongado.

 

Con información de Emol y Daily mail 

 

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos