Inicio ·Noticias · Artículo

30 civiles muertos en Yemen mientras autoridades rechazan la mediación iraní

Redacción

jesuarez

|

Lunes 20 de Abril de 2015 - 16:01
compártelo
  • YEMÉN.- Los bombardeos tuvieron como blanco almacenes de armas supervisados por los rebeldes. Fotos: EFE
YEMÉN.- Los bombardeos tuvieron como blanco almacenes de armas supervisados por los rebeldes. Fotos: EFE
Las autoridades yemeníes rechazaron la propuesta iraní de mediar con los hutíes al considerar a Teherán parte del conflicto, lo que cierra de nuevo la posibilidad de solucionar una guerra que hoy causó 30 muertos en un solo ataque.
 
Al menos treinta civiles murieron y otras 240 personas resultaron heridas en un ataque aéreo de la coalición árabe que lucha contra los hutíes contra varios depósitos de misiles Scud en Saná, según fuentes rebeldes.
 
Mientras la guerra sigue y la situación humanitaria se agrava, el ministro de Exteriores yemení, Riad Yasin, rechazó hoy "rotundamente" la posibilidad de que Irán pueda actuar como país mediador entre las autoridades del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi y el movimiento chií del Yemen, liderado por Abdelmalek al Huti.
 
"Irán es una parte implicada en la crisis yemení y la mediación debe venir de una parte externa", advirtió Yasin, quien lamentó que la propuesta iraní "llega tarde", pues ha "rechazado en varias ocasiones colaborar para frenar el avance de los hutíes.
 
Estas palabras responden a las declaraciones, hace tres días, del ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, quien propuso un plan de cuatro puntos para tratar de pacificar la situación que vive el Yemen.
 
Zarif abogó por un alto el fuego y el cese inmediato de los ataques de la coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, para permitir así la llegada de ayuda humanitaria a la población.
 
Asimismo, pidió retomar un "diálogo nacional" con representantes de todos los partidos políticos y grupos sociales, con el objetivo final de establecer un Gobierno de unidad nacional que permita superar la actual crisis armada que vive el país.
 
En una rueda de prensa desde Kuwait, Yasin aseguró que, una vez resuelto el conflicto armado en el Yemen, se pondrá en marcha "un gran proyecto conjunto" de los países que participan en la coalición árabe -Arabia Saudí, Catar, Baréin, Emiratos, Kuwait, Marruecos, Jordania y Egipto- para la "reconstrucción" del país.
 
Pero de momento la guerra no cesa sobre el terreno y hoy al menos 30 civiles murieron en el ataque de Saná, que provocó una enorme explosión que pudo oirse en toda la ciudad y varios obuses del depósito y rocas salieron proyectados e impactaron contra viviendas cercanas.
 
El Ministerio yemení de Sanidad, controlado por los rebeldes hutíes, explicó que los bombardeos tuvieron como blanco almacenes de armas supervisados por los rebeldes y situados en las cercanías del barrio residencial de Fach Atan, en el suroeste de la capital.
 
En su rueda de prensa diaria, Ahmed al Asiri, portavoz de la coalición árabe, reconoció ese bombardeo y lo justificó por la peligrosidad que supone, ya que es un lugar que "contenía explosivos y misiles Scud".
 
El conflicto no está muy lejos de Arabia Saudí. En la frontera yemení con ese país, al menos un soldado saudí murió y otros dos resultaron heridos en un ataque con armas ligeras y proyectiles de mortero en la región de Nayran, situada entre las provincias yemeníes de Yauf y Saada, esta última bastión de los hutíes.
 
El Ministerio saudí del Interior indicó que los soldados se encontraban en un puesto de control avanzado en la zona de Nayran.
 
Al Asiri calificó las operaciones de las milicias chiíes en la frontera con Arabia Saudí como "suicidas".
 
El portavoz amenazó con que las tribus que den refugio a los hutíes y a sus armas "serán objetivo legítimo" de ataque por parte de las fuerzas árabes, quienes, según Al Asiri, llevaron a cabo 128 vuelos sobre el Yemen tan solo en el día de ayer.
 
A la vez, la situación humanitaria sigue agravándose día a día y las organizaciones internacionales continúan afrontando dificultades para hacer llegar la ayuda necesaria.
 
La ONG internacional Oxfam condenó hoy un bombardeo de ayer de la coalición árabe contra un almacén que contenía ayuda humanitaria vital para los civiles, situado en Saada, en el norte del Yemen.
 
El portavoz saudí, sin embargo, celebró en su rueda de prensa que los cargamentos con suministros médicos y alimentos siguen llegando al Yemen y las definió como "operaciones de socorro en coordinación con el Gobierno del Yemen", puesto que "las milicias chiíes obstaculizan" la llegada de esa ayuda. 

Las autoridades yemeníes rechazaron la propuesta iraní de mediar con los hutíes al considerar a Teherán parte del conflicto, lo que cierra de nuevo la posibilidad de solucionar una guerra que hoy causó 30 muertos en un solo ataque.

 

Al menos treinta civiles murieron y otras 240 personas resultaron heridas en un ataque aéreo de la coalición árabe que lucha contra los hutíes contra varios depósitos de misiles Scud en Saná, según fuentes rebeldes.

Lea además: Más de 2.000 incursiones aéreas de la coalición contra los hutíes en el Yemen

 

Mientras la guerra sigue y la situación humanitaria se agrava, el ministro de Exteriores yemení, Riad Yasin, rechazó hoy "rotundamente" la posibilidad de que Irán pueda actuar como país mediador entre las autoridades del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi y el movimiento chií del Yemen, liderado por Abdelmalek al Huti.

 

"Irán es una parte implicada en la crisis yemení y la mediación debe venir de una parte externa", advirtió Yasin, quien lamentó que la propuesta iraní "llega tarde", pues ha "rechazado en varias ocasiones colaborar para frenar el avance de los hutíes.

 

Estas palabras responden a las declaraciones, hace tres días, del ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, quien propuso un plan de cuatro puntos para tratar de pacificar la situación que vive el Yemen.

 

Zarif abogó por un alto el fuego y el cese inmediato de los ataques de la coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, para permitir así la llegada de ayuda humanitaria a la población.

 

Asimismo, pidió retomar un "diálogo nacional" con representantes de todos los partidos políticos y grupos sociales, con el objetivo final de establecer un Gobierno de unidad nacional que permita superar la actual crisis armada que vive el país.

 

En una rueda de prensa desde Kuwait, Yasin aseguró que, una vez resuelto el conflicto armado en el Yemen, se pondrá en marcha "un gran proyecto conjunto" de los países que participan en la coalición árabe -Arabia Saudí, Catar, Baréin, Emiratos, Kuwait, Marruecos, Jordania y Egipto- para la "reconstrucción" del país.

 

Pero de momento la guerra no cesa sobre el terreno y hoy al menos 30 civiles murieron en el ataque de Saná, que provocó una enorme explosión que pudo oirse en toda la ciudad y varios obuses del depósito y rocas salieron proyectados e impactaron contra viviendas cercanas.

 

El Ministerio yemení de Sanidad, controlado por los rebeldes hutíes, explicó que los bombardeos tuvieron como blanco almacenes de armas supervisados por los rebeldes y situados en las cercanías del barrio residencial de Fach Atan, en el suroeste de la capital.

 

En su rueda de prensa diaria, Ahmed al Asiri, portavoz de la coalición árabe, reconoció ese bombardeo y lo justificó por la peligrosidad que supone, ya que es un lugar que "contenía explosivos y misiles Scud".

 

El conflicto no está muy lejos de Arabia Saudí. En la frontera yemení con ese país, al menos un soldado saudí murió y otros dos resultaron heridos en un ataque con armas ligeras y proyectiles de mortero en la región de Nayran, situada entre las provincias yemeníes de Yauf y Saada, esta última bastión de los hutíes.

 

El Ministerio saudí del Interior indicó que los soldados se encontraban en un puesto de control avanzado en la zona de Nayran.

 

Al Asiri calificó las operaciones de las milicias chiíes en la frontera con Arabia Saudí como "suicidas".

 

El portavoz amenazó con que las tribus que den refugio a los hutíes y a sus armas "serán objetivo legítimo" de ataque por parte de las fuerzas árabes, quienes, según Al Asiri, llevaron a cabo 128 vuelos sobre el Yemen tan solo en el día de ayer.

 

A la vez, la situación humanitaria sigue agravándose día a día y las organizaciones internacionales continúan afrontando dificultades para hacer llegar la ayuda necesaria.

 

La ONG internacional Oxfam condenó hoy un bombardeo de ayer de la coalición árabe contra un almacén que contenía ayuda humanitaria vital para los civiles, situado en Saada, en el norte del Yemen.

 

El portavoz saudí, sin embargo, celebró en su rueda de prensa que los cargamentos con suministros médicos y alimentos siguen llegando al Yemen y las definió como "operaciones de socorro en coordinación con el Gobierno del Yemen", puesto que "las milicias chiíes obstaculizan" la llegada de esa ayuda. 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos