Inicio ·Noticias · Artículo

Se prolonga elección presidencial en Nigeria por fallos en el sistema de voto

Redacción

gpinasco

|

Domingo 29 de Marzo de 2015 - 10:04
compártelo
  • Cerca de 300 de los 150.000 locales de voto abrieron de nuevo este domingo debido al mal funcionamiento de los aparatos de votación electrónica el sábado. Fotos: EFE.
Cerca de 300 de los 150.000 locales de voto abrieron de nuevo este domingo debido al mal funcionamiento de los aparatos de votación electrónica el sábado. Fotos: EFE.
Las reñidas elecciones presidenciales en Nigeria entraban este domingo en su segundo día, después de que varios fallos técnicos en el sistema de voto electrónico afectaran a los electores, incluyendo al mandatario saliente, Goodluck Jonathan, quien tuvo que emitir su sufragio de forma manual.
 
Cerca de 300 de los 150.000 locales de voto abrieron de nuevo este domingo debido al mal funcionamiento de los aparatos de votación electrónica el sábado, especialmente del proceso de acreditación biométrica de los electores. 
 
Se espera que los resultados estén disponibles en 48 horas. 
 
 
La formación de Jonathan, el Partido Democrático Popular (PDP) se opuso al uso de la tecnología, que dijo que no estaba probada, mientras que la principal agrupación de oposición defiende el nuevo sistema como una forma de frenar el fraude electoral. 
 
El presidente de la Comisión Electoral Nacional Independiente (INEC), Attahiru Jega, restó importancia a los problemas, disculpándose por los fallos pero afirmando que el proceso había ido bien de manera global. 
 
"En algunos casos los materiales llegaron tarde y en otros (los funcionarios) llegaron tarde a las mesas de votación", dijo a los canales de televisión en una entrevista.  
 
 
 
"Esto no afectará al resultado de las presidenciales", agregó. 
 
Para los comicios presidenciales y legislativos, están convocados a las urnas 68,8 millones de electores, del total de 173 millones con que cuenta el país. Catorce candidatos concurren a la elección presidencial, mientras que en las legislativas, compiten por los 469 escaños del Parlamento 537 candidatos de 28 partidos.
 
Elecciones reñidas 
Jonathan, de 57 años, tuvo que acreditarse manualmente y trasladarse a su pueblo natal en el sureño estado de Bayelsa para poder votar, pero los problemas no afectaron a su principal rival, Muhammadu Buhari. 
 
 
Para Buhari, una extensión de 24 horas para votar era "apropiada", dijo después de haber votado en Katsina, su estado natal, en el norte, de mayoría musulmana. 
 
El PDP dijo que los problemas eran "una gran vergüenza nacional" pero la formación de Buhari, el Congreso Progresista (APC), defendió que dispositivos electrónicos deberían seguir utilizándose tanto como fuera posible el domingo.  
 
El PDP ha estado en el poder durante los últimos 16 años, desde que Nigeria entró en democracia, pero nunca se había tenido que enfrentar a una oposición fuerte. 
 
Pero APC y Buhari al parecer han ido ganando apoyos con sus ataques contra la forma en la que Jonathan ha enfrentado la insurgencia del grupo islamista Boko Haram, los problemas de corrupción y el hundimiento de la economía.  
 
Boko Haram, que marcó la campaña electoral, también consiguió alterar lo que considera unas elecciones "no islámicas" a través de varios ataques, como ya había advertido. 
 
Desde 2009, la insurrección de Boko Haram y su represión han causado más de 13.000 muertos y 1,5 millones de desplazados.
 
Buhari, que gobernó Nigeria a mitad de los años 80 al frente de una junta militar, asegura ser "un convertido a la democracia". Por muchos es visto como el candidato que tendrá mano dura contra los yihadistas. 
 
Cuestiones de Seguridad 
El viernes, 23 personas fueron decapitadas y varios hogares fueron incendiados en Buratai, a 125 kilómetros de la capital del estado de Borno, aunque no está claro si los ataques estaban relacionados con las elecciones. 
 
El sábado, al menos siete personas fueron abatidas en tiroteos perpetrados, según los testigos, por los islamistas en el estado de Gombe, en el noreste del país. Tres de esos ataques se produjeron en locales de votación. 
 
Un funcionario electoral del distrito de Nafada, que pidió el anonimato, dijo que los hombres armados gritaron "¿No les advertimos que se mantuvieran lejos de las elecciones?". 
 
El oficial de más altos rango de la policía de Nigeria, Sueliman Abba, dijo que varios incidentes violentos relacionados con las elecciones se habían producido el sábado y que la seguridad se mantendría el domingo. 
Fuente: AFP

Las reñidas elecciones presidenciales en Nigeria entraban este domingo en su segundo día, después de que varios fallos técnicos en el sistema de voto electrónico afectaran a los electores, incluyendo al mandatario saliente, Goodluck Jonathan, quien tuvo que emitir su sufragio de forma manual.

 

Cerca de 300 de los 150.000 locales de voto abrieron de nuevo este domingo debido al mal funcionamiento de los aparatos de votación electrónica el sábado, especialmente del proceso de acreditación biométrica de los electores. 

 

Se espera que los resultados estén disponibles en 48 horas. 

 

Lea: Boko Haram mató a 68 personas, incluidos niños, en el noreste de Nigeria

 

La formación de Jonathan, el Partido Democrático Popular (PDP) se opuso al uso de la tecnología, que dijo que no estaba probada, mientras que la principal agrupación de oposición defiende el nuevo sistema como una forma de frenar el fraude electoral. 

 

El presidente de la Comisión Electoral Nacional Independiente (INEC), Attahiru Jega, restó importancia a los problemas, disculpándose por los fallos pero afirmando que el proceso había ido bien de manera global. 

 

"En algunos casos los materiales llegaron tarde y en otros (los funcionarios) llegaron tarde a las mesas de votación", dijo a los canales de televisión en una entrevista.  

 

 

 

"Esto no afectará al resultado de las presidenciales", agregó. 

 

Para los comicios presidenciales y legislativos, están convocados a las urnas 68,8 millones de electores, del total de 173 millones con que cuenta el país. Catorce candidatos concurren a la elección presidencial, mientras que en las legislativas, compiten por los 469 escaños del Parlamento 537 candidatos de 28 partidos.

 

Elecciones reñidas 

Jonathan, de 57 años, tuvo que acreditarse manualmente y trasladarse a su pueblo natal en el sureño estado de Bayelsa para poder votar, pero los problemas no afectaron a su principal rival, Muhammadu Buhari. 

 

Lea: Siete muertos en presuntos ataques islamistas durante elecciones en Nigeria

 

Para Buhari, una extensión de 24 horas para votar era "apropiada", dijo después de haber votado en Katsina, su estado natal, en el norte, de mayoría musulmana. 

 

El PDP dijo que los problemas eran "una gran vergüenza nacional" pero la formación de Buhari, el Congreso Progresista (APC), defendió que dispositivos electrónicos deberían seguir utilizándose tanto como fuera posible el domingo.  

 

El PDP ha estado en el poder durante los últimos 16 años, desde que Nigeria entró en democracia, pero nunca se había tenido que enfrentar a una oposición fuerte. 

 

Pero APC y Buhari al parecer han ido ganando apoyos con sus ataques contra la forma en la que Jonathan ha enfrentado la insurgencia del grupo islamista Boko Haram, los problemas de corrupción y el hundimiento de la economía.  

 

Boko Haram, que marcó la campaña electoral, también consiguió alterar lo que considera unas elecciones "no islámicas" a través de varios ataques, como ya había advertido. 

 

Desde 2009, la insurrección de Boko Haram y su represión han causado más de 13.000 muertos y 1,5 millones de desplazados.

 

Buhari, que gobernó Nigeria a mitad de los años 80 al frente de una junta militar, asegura ser "un convertido a la democracia". Por muchos es visto como el candidato que tendrá mano dura contra los yihadistas. 

 

Cuestiones de Seguridad 

El viernes, 23 personas fueron decapitadas y varios hogares fueron incendiados en Buratai, a 125 kilómetros de la capital del estado de Borno, aunque no está claro si los ataques estaban relacionados con las elecciones. 

 

El sábado, al menos siete personas fueron abatidas en tiroteos perpetrados, según los testigos, por los islamistas en el estado de Gombe, en el noreste del país. Tres de esos ataques se produjeron en locales de votación. 

 

Un funcionario electoral del distrito de Nafada, que pidió el anonimato, dijo que los hombres armados gritaron "¿No les advertimos que se mantuvieran lejos de las elecciones?". 

 

El oficial de más altos rango de la policía de Nigeria, Sueliman Abba, dijo que varios incidentes violentos relacionados con las elecciones se habían producido el sábado y que la seguridad se mantendría el domingo. 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos