Inicio ·Noticias · Artículo

Sigue activo incendio en puerto chileno de Valparaíso

Redacción

tmenendez

|

Domingo 15 de Marzo de 2015 - 9:48
compártelo
  • VALPARAÍSO, Chile.- El gigantesco siniestro cobró la vida de una persona y arrasó con más de 500 hectáreas. Fotos: EFE
Video: VALPARAÍSO, Chile.- El gigantesco siniestro cobró la vida de una persona y arrasó con más de 500 hectáreas. Fotos: EFE
El gigantesco incendio en Valparaíso, que cobró la vida de una persona y arrasó con más de 500 hectáreas, seguía este domingo con focos sin controlar, dejando nuevamente al descubierto la fragilidad de este pintoresco puerto chileno.  
 
Después de casi dos días de que se inició, el fuego había disminuido considerablemente, aunque las autoridades aún no lo declaraban como completamente controlado y mantenían el estado de emergencia en la zona.
 
"En las últimas horas hubo una disminución de la actividad, pero el incendio no está controlado", dijo este domingo un portavoz de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) a la AFP.
 
Durante la última noche, el avance del fuego fue casi mínimo, viviéndose una situación totalmente opuesta a la jornada anterior, cuando intensas llamas estuvieron a punto de llegar a zonas pobladas.
 
El fuego consumió hasta ahora 560 hectáreas de eucaliptos, arbolado natural, pastizal y matorrales, y se cobró la vida de una mujer de 67 años, que murió en un hospital de un paro cardíaco. 
 
Además, se contabilizaban 32 personas lesionadas, de las cuales 19 eran bomberos.
 
 
 
 
No se han producido problemas de orden público ni se registran personas albergadas. Sólo una vivienda fue alcanzada por el fuego, de acuerdo a los reportes oficiales.
 
La fragilidad del puerto
El siniestro estalló en la misma zona donde hace casi un año otro incendio mató a 15 personas y destruyó 3.000 viviendas, volviendo a dejar en evidencia la fragilidad de este pintoresco puerto ubicado a unos 120 km al oeste de Santiago y visitado por miles de turistas cada año, que admiran las coloridas viviendas que se levantan en sus cerca de 40 cerros.
 
Pero es precisamente esa loca topografía, con miles de pequeñas y empinadas callejuelas y zonas de difícil acceso, con varias poblaciones ubicadas muy cerca de áreas forestales, la que se convierte en una verdadera trampa mortal para sus cerca de 260.000 habitantes.
 
Tal como el año pasado, el gigantesco incendio se inició aparentemente en un basurero en la parte alta de Valparaíso, ciudad que tiene unos 160 vertederos ilegales, que surgen por lo especialmente difícil y costoso que resulta retirar la basura desde los cerros.
 
La gente deposita inadecuadamente escombros, basura u otros elementos "que se transforman también en combustible", explicó a la AFP el intendente (gobernador) de Valparaíso, Ricardo Bravo. 
 
"Eso hace que tengamos una condición donde, en cualquier situación, un incendio forestal por la geografía que tenemos pueda transformarse en un incendio de las proporciones del que tuvimos la otra vez", sostuvo. 
 
La falta de recursos en una de las ciudades más pobres de Chile contribuye también a la propagación de las llamas.
 
"Al término del siglo XX, Valparaíso no vivía estas tragedias. Los incendios se apagaban y se apagaban con un avión que tenía una capacidad de 9.000 litros (de agua)", dijo a radio Cooperativa el alcalde de la ciudad, Jorge Castro.
 
"Ahora (el cuerpo de) Bomberos no tiene el apoyo aéreo en tonelaje que les permita parar una tragedia como ésta".
Fuente: AFP

El gigantesco incendio en Valparaíso, que cobró la vida de una persona y arrasó con más de 500 hectáreas, seguía este domingo con focos sin controlar, dejando nuevamente al descubierto la fragilidad de este pintoresco puerto chileno.  

 

Después de casi dos días de que se inició, el fuego había disminuido considerablemente, aunque las autoridades aún no lo declaraban como completamente controlado y mantenían el estado de emergencia en la zona.

 

"En las últimas horas hubo una disminución de la actividad, pero el incendio no está controlado", dijo este domingo un portavoz de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) a la AFP.

 

Durante la última noche, el avance del fuego fue casi mínimo, viviéndose una situación totalmente opuesta a la jornada anterior, cuando intensas llamas estuvieron a punto de llegar a zonas pobladas.

 

El fuego consumió hasta ahora 560 hectáreas de eucaliptos, arbolado natural, pastizal y matorrales, y se cobró la vida de una mujer de 67 años, que murió en un hospital de un paro cardíaco. 

 

Además, se contabilizaban 32 personas lesionadas, de las cuales 19 eran bomberos.

 

 

Chile: declaran estado de catástrofe en zona de Valparaíso afectada por voraz incendio

 

 

No se han producido problemas de orden público ni se registran personas albergadas. Sólo una vivienda fue alcanzada por el fuego, de acuerdo a los reportes oficiales.

 

La fragilidad del puerto

El siniestro estalló en la misma zona donde hace casi un año otro incendio mató a 15 personas y destruyó 3.000 viviendas, volviendo a dejar en evidencia la fragilidad de este pintoresco puerto ubicado a unos 120 km al oeste de Santiago y visitado por miles de turistas cada año, que admiran las coloridas viviendas que se levantan en sus cerca de 40 cerros.

 

Pero es precisamente esa loca topografía, con miles de pequeñas y empinadas callejuelas y zonas de difícil acceso, con varias poblaciones ubicadas muy cerca de áreas forestales, la que se convierte en una verdadera trampa mortal para sus cerca de 260.000 habitantes.

 

Tal como el año pasado, el gigantesco incendio se inició aparentemente en un basurero en la parte alta de Valparaíso, ciudad que tiene unos 160 vertederos ilegales, que surgen por lo especialmente difícil y costoso que resulta retirar la basura desde los cerros.

 

La gente deposita inadecuadamente escombros, basura u otros elementos "que se transforman también en combustible", explicó a la AFP el intendente (gobernador) de Valparaíso, Ricardo Bravo. 

 

"Eso hace que tengamos una condición donde, en cualquier situación, un incendio forestal por la geografía que tenemos pueda transformarse en un incendio de las proporciones del que tuvimos la otra vez", sostuvo. 

 

La falta de recursos en una de las ciudades más pobres de Chile contribuye también a la propagación de las llamas.

 

"Al término del siglo XX, Valparaíso no vivía estas tragedias. Los incendios se apagaban y se apagaban con un avión que tenía una capacidad de 9.000 litros (de agua)", dijo a radio Cooperativa el alcalde de la ciudad, Jorge Castro.

 

"Ahora (el cuerpo de) Bomberos no tiene el apoyo aéreo en tonelaje que les permita parar una tragedia como ésta".

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos