Inicio ·Noticias · Artículo

Protestas y renuncias por escándalo de corrupción en Perú

Redacción

mmarcos

|

Viernes 20 de Julio de 2018 - 10:02
compártelo
  • Agencia AP
Agencia AP

Lima, Perú — Una rata gigantesca de cartón fue colgada en un mástil frente a la corte judicial de la ciudad sureña de Cusco, mientras que en Lima miles protestaban contra el sistema de justicia tras la difusión de audios que revelaron una supuesta red de corrupción que incluía a un juez supremo.

Las manifestaciones en varias ciudades del país fueron pacíficas, pero en Cusco hubo momentos de tensión cuando los protestantes bajaron al roedor y pretendieron quemarlo como símbolo de la corrupción, lo cual fue impedido por policías antimotines que lanzaron bombas lacrimógenas.

“El simbolismo juega mucho en las protestas, la gente quiere que las cosas cambien”, dijo a la prensa Leonardo Chile, dirigente del sindicato de profesores universitarios de Cusco.

El escándalo por la difusión de audios provocó el jueves la renuncia de Duberlí Rodríguez, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, debido a la “crisis institucional” y también del jefe de un poderoso consejo de siete miembros que escogen a los magistrados y las autoridades políticas claves.

El presidente Martín Vizcarra manifestó su apoyo a las protestas pero pidió que sean pacíficas y añadió que Perú tiene “instituciones que no merecen la confianza de la población”.

El 80% de los peruanos desaprueba el sistema judicial, según recientes encuestas.

El escándalo empezó hace casi dos semanas cuando el portal noticioso de investigación IDL-Reporteros y el programa televisivo Panorama difundieron audios que mostraban una compleja y extensa red integrada por magistrados, empresarios, electores, autoridades educativas y legisladores traficando favores, en algunos casos incluso a cambio de dinero.

En un país donde cientos de niñas son violadas, el audio que causó más indignación fue el que reproduce una conversación entre el juez supremo César Hinostroza con una persona no identificada sobre un juicio por la violación de una menor. Hinostroza dice: “11 añitos, está desflorada... voy a pedir el expediente para verlo. ¿Qué es lo que quieren, que le bajen la pena o lo declaren inocente?”.

Hinostroza, quien ascendió a la Corte Suprema contra todo pronóstico, tiene en su historial al menos tres absoluciones para violadores de niñas, fue abogado de un narcotraficante, es uno de los magistrados con mayor patrimonio y está acusado de plagiar su tesis y un libro que hizo pasar como de su autoría.

En otro audio un empresario ligado al mayor partido opositor Fuerza Popular, dirigido por Keiko Fujimori, le dice a Hinostroza que “la señora K” de la “fuerza número uno” quiere reunirse con él.

Una parlamentaria de Fuerza Popular identificó a “la señora K” como Keiko Fujimori, pero añadió que la cita no se produjo. Hinostroza debía resolver en las próximas semanas si continuaba o no una investigación fiscal por presunto lavado de activos contra Keiko Fujimori y su esposo.

Los audios también muestran cómo los poderosos electores de autoridades y magistrados colocaban mediante intercambio de favores a jueces o fiscales en zonas claves del país y para eso no dudaban en sacar del camino a otros postulantes mejor preparados. En algunos casos incluso añadían en sus entrevistas a magistrados preguntas sobre cómo preparar platos de comida.

Otro juez que dirigía la corte del mayor puerto de Perú, detenido tras el escándalo, describió en un diálogo con un funcionario el mecanismo de ascenso en el sistema judicial: “Por si acaso no entran los mejores sino los mejores amigos”.

La pesquisa empezó en 2017 con escuchas telefónicas a narcos en el Callao, el mayor puerto de Perú desde donde sale la cocaína al mundo. Perú es el segundo productor mundial de cocaína.

Para sorpresa de la fiscal del caso las interceptaciones ascendieron hasta los círculos del poder. Gracias a un juez que autorizó las escuchas, la pesquisa pudo seguir hasta que fue descubierta y paralizada hace pocos meses por las autoridades.

La difusión de los audios también ha provocado la renuncia del ministro de Justicia, implicado en una conversación con el cuestionado juez supremo Hinostroza en la que coordinaban una reunión para analizar una modificación de una ley contra el crimen organizado.

Los audios difundidos hasta ahora no están ligados al narcotráfico pero sí a intercambios de favores o de dinero que expertos coinciden que en varios casos configurarían delitos de corrupción.

El viernes el Parlamento podría analizar la expulsión de los siete poderosos electores si es que sus renuncias no se oficializan.

Audios o videos han dado un giro a la historia peruana reciente.

En 2000 un video que mostraba cómo los parlamentarios recibían dinero a cambio de sus votos inició la caída del gobierno del entonces presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

En marzo un evento parecido provocó el fin de la gestión de Pedro Pablo Kuczynski, quien había asumido el poder en 2016.

Agencia AP

Lima, Perú — Una rata gigantesca de cartón fue colgada en un mástil frente a la corte judicial de la ciudad sureña de Cusco, mientras que en Lima miles protestaban contra el sistema de justicia tras la difusión de audios que revelaron una supuesta red de corrupción que incluía a un juez supremo.

Las manifestaciones en varias ciudades del país fueron pacíficas, pero en Cusco hubo momentos de tensión cuando los protestantes bajaron al roedor y pretendieron quemarlo como símbolo de la corrupción, lo cual fue impedido por policías antimotines que lanzaron bombas lacrimógenas.

“El simbolismo juega mucho en las protestas, la gente quiere que las cosas cambien”, dijo a la prensa Leonardo Chile, dirigente del sindicato de profesores universitarios de Cusco.

El escándalo por la difusión de audios provocó el jueves la renuncia de Duberlí Rodríguez, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, debido a la “crisis institucional” y también del jefe de un poderoso consejo de siete miembros que escogen a los magistrados y las autoridades políticas claves.

El presidente Martín Vizcarra manifestó su apoyo a las protestas pero pidió que sean pacíficas y añadió que Perú tiene “instituciones que no merecen la confianza de la población”.

El 80% de los peruanos desaprueba el sistema judicial, según recientes encuestas.

El escándalo empezó hace casi dos semanas cuando el portal noticioso de investigación IDL-Reporteros y el programa televisivo Panorama difundieron audios que mostraban una compleja y extensa red integrada por magistrados, empresarios, electores, autoridades educativas y legisladores traficando favores, en algunos casos incluso a cambio de dinero.

En un país donde cientos de niñas son violadas, el audio que causó más indignación fue el que reproduce una conversación entre el juez supremo César Hinostroza con una persona no identificada sobre un juicio por la violación de una menor. Hinostroza dice: “11 añitos, está desflorada... voy a pedir el expediente para verlo. ¿Qué es lo que quieren, que le bajen la pena o lo declaren inocente?”.

Hinostroza, quien ascendió a la Corte Suprema contra todo pronóstico, tiene en su historial al menos tres absoluciones para violadores de niñas, fue abogado de un narcotraficante, es uno de los magistrados con mayor patrimonio y está acusado de plagiar su tesis y un libro que hizo pasar como de su autoría.

En otro audio un empresario ligado al mayor partido opositor Fuerza Popular, dirigido por Keiko Fujimori, le dice a Hinostroza que “la señora K” de la “fuerza número uno” quiere reunirse con él.

Una parlamentaria de Fuerza Popular identificó a “la señora K” como Keiko Fujimori, pero añadió que la cita no se produjo. Hinostroza debía resolver en las próximas semanas si continuaba o no una investigación fiscal por presunto lavado de activos contra Keiko Fujimori y su esposo.

Los audios también muestran cómo los poderosos electores de autoridades y magistrados colocaban mediante intercambio de favores a jueces o fiscales en zonas claves del país y para eso no dudaban en sacar del camino a otros postulantes mejor preparados. En algunos casos incluso añadían en sus entrevistas a magistrados preguntas sobre cómo preparar platos de comida.

Otro juez que dirigía la corte del mayor puerto de Perú, detenido tras el escándalo, describió en un diálogo con un funcionario el mecanismo de ascenso en el sistema judicial: “Por si acaso no entran los mejores sino los mejores amigos”.

La pesquisa empezó en 2017 con escuchas telefónicas a narcos en el Callao, el mayor puerto de Perú desde donde sale la cocaína al mundo. Perú es el segundo productor mundial de cocaína.

Para sorpresa de la fiscal del caso las interceptaciones ascendieron hasta los círculos del poder. Gracias a un juez que autorizó las escuchas, la pesquisa pudo seguir hasta que fue descubierta y paralizada hace pocos meses por las autoridades.

La difusión de los audios también ha provocado la renuncia del ministro de Justicia, implicado en una conversación con el cuestionado juez supremo Hinostroza en la que coordinaban una reunión para analizar una modificación de una ley contra el crimen organizado.

Los audios difundidos hasta ahora no están ligados al narcotráfico pero sí a intercambios de favores o de dinero que expertos coinciden que en varios casos configurarían delitos de corrupción.

El viernes el Parlamento podría analizar la expulsión de los siete poderosos electores si es que sus renuncias no se oficializan.

Audios o videos han dado un giro a la historia peruana reciente.

En 2000 un video que mostraba cómo los parlamentarios recibían dinero a cambio de sus votos inició la caída del gobierno del entonces presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

En marzo un evento parecido provocó el fin de la gestión de Pedro Pablo Kuczynski, quien había asumido el poder en 2016.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos