Consulta Popular ITT: “Nos preocupa que el Tiputini quede por fuera”

Esperanza Martínez, de Acción Ecológica, no cree en una explotación petrolera responsable.

23 Agosto, 2013, 11:21 am
Por: Redacción 
La coordinadora de la campaña “Amazonía por la vida”, de Acción Ecológica, Esperanza Martínez, manifestó que algunos asambleístas se adelantaron en pronunciar su postura de 'no convocar' a una consulta popular para decidir sobre la explotación del Yasuní ITT; también dijo que les “preocupa que se deje al Tiputini por fuera, puesto que sería la zona donde se instalaría toda la infraestructura y esto afectaría a todo el parque”.
 
El jueves anterior, los movimientos sociales e indígenas, así como ecologistas y ambientalistas, se reunieron para revisar la pregunta que se plantearía ante una posible consulta al pueblo ecuatoriano: 
¿Está usted de acuerdo en que el Gobierno ecuatoriano mantenga el crudo del ITT, conocido como bloque 43, indefinidamente bajo el suelo? Sí o No. 
 
En una entrevista concedida a Contacto Directo, la activista señaló que la Asamblea Nacional tendría la “facultad y la obligación” de hacer un análisis, en relación a cuáles son los intereses nacionales al momento en que se plantea la explotación del ITT, como por ejemplo, la presencia de pueblos en aislamiento voluntario, el ser un parque nacional, el ser un área con extrema biodiversidad y de que Ecuador tiene reconocidos los derechos de la naturaleza.
 
Sobre una explotación responsable, Martínez aseguró no creer en esta teoría “Es muy difícil que pueda haber actividad petrolera responsable”; sostuvo que en las zonas donde Petroamazonas funciona hay grandes impactos, como el campo Libertador, cuya operación comenzó en  enero 2013 y que en estos siete meses, se han producido siete derrames.
 
“Petroamazonas y el Gobierno Nacional tienen responsabilidad de lo que ocurre en el conjunto del parque (Yasuní), se ofrecen nuevas  tecnologías en la zona del ITT, cuando el resto del parque está siendo profundamente intervenido y hay un grado de descuido en todas las zonas, como en Edén Yuturi, las comunidades se han quejado mucho por problemas sociales y ambientales”.
 
Denunció, también, la falta de acceso a los sitios de explotación para ejercer una veeduría ciudadana, que permita comprobar los impactos de la actividad. “Es muy difícil el ingreso al bloque 31, por ejemplo, la única forma de entrar es burlando las seguridades; y por aire -en este caso- se observa que la carretera es impresionante, el puerto de entrada es doloroso, están entrando gabarras con siete camiones gigantes, se nos ha dicho que 3 mil personas permanecen trabajando en una zona de extrema fragilidad. Petroamazonas no tiene la autoridad de decir que utiliza buena tecnología”.
 
Esperanza Martínez confía en que “si los ecuatorianos planteamos, y recogemos las firmas que se debe, podamos también resolver lo que ocurre en los otros bloques (del Yasuní)”.
 
Vea la entrevista completa en el video de Contacto Directo. 
La coordinadora de la campaña “Amazonía por la vida”, de Acción Ecológica, Esperanza Martínez, manifestó que algunos asambleístas se adelantaron en pronunciar su postura de 'no convocar' a una consulta popular para decidir sobre la explotación del Yasuní ITT; también dijo que les “preocupa que se deje al Tiputini por fuera, puesto que sería la zona donde se instalaría toda la infraestructura y esto afectaría a todo el parque”.
 
El jueves anterior, los movimientos sociales e indígenas, así como ecologistas y ambientalistas, se reunieron para revisar la pregunta que se plantearía ante una posible consulta al pueblo ecuatoriano: 
¿Está usted de acuerdo en que el Gobierno ecuatoriano mantenga el crudo del ITT, conocido como bloque 43, indefinidamente bajo el suelo? Sí o No. 
 
En una entrevista concedida a Contacto Directo, la activista señaló que la Asamblea Nacional tendría la “facultad y la obligación” de hacer un análisis, en relación a cuáles son los intereses nacionales al momento en que se plantea la explotación del ITT, como por ejemplo, la presencia de pueblos en aislamiento voluntario, el ser un parque nacional, el ser un área con extrema biodiversidad y de que Ecuador tiene reconocidos los derechos de la naturaleza.
 
Sobre una explotación responsable, Martínez aseguró no creer en esta teoría “Es muy difícil que pueda haber actividad petrolera responsable”; sostuvo que en las zonas donde Petroamazonas funciona hay grandes impactos, como el campo Libertador, cuya operación comenzó en  enero 2013 y que en estos siete meses, se han producido siete derrames.
 
“Petroamazonas y el Gobierno Nacional tienen responsabilidad de lo que ocurre en el conjunto del parque (Yasuní), se ofrecen nuevas  tecnologías en la zona del ITT, cuando el resto del parque está siendo profundamente intervenido y hay un grado de descuido en todas las zonas, como en Edén Yuturi, las comunidades se han quejado mucho por problemas sociales y ambientales”.
 
Denunció, también, la falta de acceso a los sitios de explotación para ejercer una veeduría ciudadana, que permita comprobar los impactos de la actividad. “Es muy difícil el ingreso al bloque 31, por ejemplo, la única forma de entrar es burlando las seguridades; y por aire -en este caso- se observa que la carretera es impresionante, el puerto de entrada es doloroso, están entrando gabarras con siete camiones gigantes, se nos ha dicho que 3 mil personas permanecen trabajando en una zona de extrema fragilidad. Petroamazonas no tiene la autoridad de decir que utiliza buena tecnología”.
 
Esperanza Martínez confía en que “si los ecuatorianos planteamos, y recogemos las firmas que se debe, podamos también resolver lo que ocurre en los otros bloques (del Yasuní)”.
 
Vea la entrevista completa en el video de Contacto Directo.