Legisladores, dispuestos a recalificación de carnets de discapacidad

Ante la comisión de la Asamblea, justificaron el tener ese documento.

La Comisión de la Asamblea deberá emitir un informe sobre los carnets de discapacidad. Foto: Archivo
29 Julio, 2020, 5:12 pm
Por: Televistazo 
Asambleístas, funcionarios y familiares  que tienen carnet de discapacidad rechazan lo que llaman “una campaña en su contra”.  
 
 
Dicen que en algunos casos están pagando  justos por pecadores. Esa fue una de las conclusiones de la Comisión de Salud de la Asamblea luego de escuchar a varios legisladores, funcionarios y familiares que describían, con detalle, cómo sufrieron su discapacidad y la situación que atraviesan.
 
Catalina Vélez, presidenta del Consejo de Educación Superior, dijo que “producto de una secuela de poliomielitis que tuve desde los 6 meses de edad”. 
 
Según Israel Cruz, legislador del BIN, “no puedo hacer fuerzas ni esfuerzo físico ni agacharme ni poderme amarrar mis pasadores”.
 
Funcionarios y legisladores con cardiomiopatía hipertrófica, una enfermedad hereditaria del corazón, explicaron por qué solicitaron un carnet de discapacidad.
 
Marcia Arregui, parlamentaria de Alianza PAIS, dijo que “desgraciadamente ya no puedo hacerme otro cateterismo; tengo que sobrevivir con anticoagulantes”.
 
“El corazón de las personas que padecemos de esto, la enfermedad es como una vela que poco a poco se va desgastando y se va apagando”, expresó Juan DeHowitt, director del Centro de Inteligencia Estratégica.
 
Dicen que aunque esto viola su derecho a la intimidad y los somete a revivir momentos difíciles, lo hacen por su honor. Agregan que están dispuestos a una recalificación y que no han importado vehículos. 
 
“No se nos pudo haber mezclado a nosotros en una red de corrupción, debió haberse analizado caso por caso”, dijo Arregui. 
 
Fabricio Villamar aclaró que tuvo un accidente y tiene afectaciones auditivas y en su columna. Además, se refirió a otras acusaciones que se le hicieron en redes sociales. 
 
“Mi carnet de discapacidad nunca fue usado para el cálculo de la pensión alimenticia; no soy moroso de pensiones alimenticias. Es más, estas se descuentan directamente de mi remuneración”, aseguró. 
 
Él pidió que las preguntas sobre su carnet se las hagan por escrito, pues el Ministerio de Salud no le ha entregado su expediente. 
 
Stalyn Basantes, veedor de la investigación, le dijo que “no se necesita ninguna información del Ministerio de Salud, en la parte trasera del carnet está la fecha de emisión”. 
 
Villamar indicó que “aquí tiene el carnet y aquí consta la fecha, lo que estoy diciendo es que para poder tener precisión sobre el procedimiento, estoy pidiendo la información al Ministerio de Salud”. 
 
Al escuchar las intervenciones, los veedores hicieron diferencias. Basantes dijo que conoce a “muchas personas con estas mismas deficiencias que no han podido obtener un carnet de discapacidad”. 
 
A la Comisión se le solicitó precisamente enfocar también su trabajo en las personas que no tienen carnet y sufren una discapacidad.  
 
Los integrantes de esa mesa legislativa deberán emitir un informe al Pleno sobre su investigación. 
 
Asambleístas, funcionarios y familiares  que tienen carnet de discapacidad rechazan lo que llaman “una campaña en su contra”.  
 
 
Dicen que en algunos casos están pagando  justos por pecadores. Esa fue una de las conclusiones de la Comisión de Salud de la Asamblea luego de escuchar a varios legisladores, funcionarios y familiares que describían, con detalle, cómo sufrieron su discapacidad y la situación que atraviesan.
 
Catalina Vélez, presidenta del Consejo de Educación Superior, dijo que “producto de una secuela de poliomielitis que tuve desde los 6 meses de edad”. 
 
Según Israel Cruz, legislador del BIN, “no puedo hacer fuerzas ni esfuerzo físico ni agacharme ni poderme amarrar mis pasadores”.
 
Funcionarios y legisladores con cardiomiopatía hipertrófica, una enfermedad hereditaria del corazón, explicaron por qué solicitaron un carnet de discapacidad.
 
Marcia Arregui, parlamentaria de Alianza PAIS, dijo que “desgraciadamente ya no puedo hacerme otro cateterismo; tengo que sobrevivir con anticoagulantes”.
 
“El corazón de las personas que padecemos de esto, la enfermedad es como una vela que poco a poco se va desgastando y se va apagando”, expresó Juan DeHowitt, director del Centro de Inteligencia Estratégica.
 
Dicen que aunque esto viola su derecho a la intimidad y los somete a revivir momentos difíciles, lo hacen por su honor. Agregan que están dispuestos a una recalificación y que no han importado vehículos. 
 
“No se nos pudo haber mezclado a nosotros en una red de corrupción, debió haberse analizado caso por caso”, dijo Arregui. 
 
Fabricio Villamar aclaró que tuvo un accidente y tiene afectaciones auditivas y en su columna. Además, se refirió a otras acusaciones que se le hicieron en redes sociales. 
 
“Mi carnet de discapacidad nunca fue usado para el cálculo de la pensión alimenticia; no soy moroso de pensiones alimenticias. Es más, estas se descuentan directamente de mi remuneración”, aseguró. 
 
Él pidió que las preguntas sobre su carnet se las hagan por escrito, pues el Ministerio de Salud no le ha entregado su expediente. 
 
Stalyn Basantes, veedor de la investigación, le dijo que “no se necesita ninguna información del Ministerio de Salud, en la parte trasera del carnet está la fecha de emisión”. 
 
Villamar indicó que “aquí tiene el carnet y aquí consta la fecha, lo que estoy diciendo es que para poder tener precisión sobre el procedimiento, estoy pidiendo la información al Ministerio de Salud”. 
 
Al escuchar las intervenciones, los veedores hicieron diferencias. Basantes dijo que conoce a “muchas personas con estas mismas deficiencias que no han podido obtener un carnet de discapacidad”. 
 
A la Comisión se le solicitó precisamente enfocar también su trabajo en las personas que no tienen carnet y sufren una discapacidad.  
 
Los integrantes de esa mesa legislativa deberán emitir un informe al Pleno sobre su investigación.