Marco Faytong, el ecuatoriano atraído por la desigualdad

Marco es una muestra de la fuga de talentos o migración altamente cualificada de Ecuador.

  • Marco es una muestra de la fuga de talentos o migración altamente cualificada de Ecuador. Foto: IG
9 Septiembre, 2019, 12:00 pm
Por: Redacción 

Marco Faytong Haro es guayaquileño, tiene 28 años, y como dice en su perfil de LinkedIn, es un cuantificador obsesivo que siente atracción por la desigualdad. 

 

Para este ecuatoriano que disfruta del encebollado cuando puede en Estados Unidos, que tiene un máster en investigación cuantitativa en la Universidad de New York y que ahora cursa un Ph. D en Sociología y Demografía en la Universidad Estatal de Pensilvania, la investigación social es importante para que se generen políticas en base a evidencia científica y no a opiniones o ideologías. Para lograrlo, él considera que en un país como Ecuador debe existir verdadera conexión entre estado, empresa y academia; eso siginifica que esta última tiene la responsabilidad de generar conocimientos para que las otras dos puedan tomar mejores decisiones.

Marco es una muestra de la fuga de talentos o migración altamente cualificada que tiene Ecuador, en muchos casos impulsados por la falta de oportunidades en sus áreas de investigación, o como Marco, motivado por las posibilidades de desarrollo profesional que existen en el exterior.

"Es difícil regresar a Ecuador y pretender que puedo ir a una empresa e inmediatamente ser contratado. A veces cuando ven que has estudiado en el extranjero pueden pensar que estás sobrecalificado. Hay muchas personas que se van a hacer maestrías al exterior sin tener experiencia laboral y eso en Ecuador tampoco funciona", comenta Marco.
 
Él es el único ecuatoriano en su programa de doctorado en la Penn State University y cree que eso se debe a que estudiar en Estados Unidos es realmente difícil. "Me preparé mucho para llegar aquí. Apliqué en más de 17 universidades, me aceptaron en algunas y me rechazaron en muchas. Esto debe hacerse a tiempo completo".
 
Para Marco, gran parte de la innovación en Ecuador debe venir de la educación superior y ese es el resultado de la investigación que se genere. "Hay tanto pasando en nuestro país, como la polémica por el matrimonio igualitario, la naturalización de la violencia, el aborto, y por qué no hablar del cliché sobre que los pobres son pobres porque deciden serlo, cuando la evidencia nos muestra que es difícil dar un paso arriba en la movilidad de clases".  
 
El acceso al conocimiento es equivalente a la lucha por la igualdad porque son la vía hacia el desarrollo, la salud y el bienestar en general. Lo que Marco anhela es que Ecuador mejore sus políticas públicas, y uno de los pasos para que ocurra es cambiando el modelo de educación actual, lo que permite a la sociedad acceder a datos que son indispensables para el aporte de ideas, prácticas y elementos que contribuyan a la innovación en la acción social.  
 
Marco asegura que le encantaría regresar a Ecuador para involucrarse en la academia. "Para mí esa es una forma de retribuir lo que me ha dado Ecuador y lo que me dio Fulbright, un programa que tiene el objetivo de desarrollar personas que regresan a sus países a ejercer cierto tipo de liderazgo. Lo que quiero es que los ecuatorianos sepan que existen datos y que siempre pueden influir en la toma de decisiones y en la construcción de oportunidades". 
 
La investigación es imprescindible para mejorar los conocimientos que tenemos sobre la realidad o el contexto actual para poder intervenir de una manera más eficaz.
 
 
 
 

 

 

Marco Faytong Haro es guayaquileño, tiene 28 años, y como dice en su perfil de LinkedIn, es un cuantificador obsesivo que siente atracción por la desigualdad. 

 

Para este ecuatoriano que disfruta del encebollado cuando puede en Estados Unidos, que tiene un máster en investigación cuantitativa en la Universidad de New York y que ahora cursa un Ph. D en Sociología y Demografía en la Universidad Estatal de Pensilvania, la investigación social es importante para que se generen políticas en base a evidencia científica y no a opiniones o ideologías. Para lograrlo, él considera que en un país como Ecuador debe existir verdadera conexión entre estado, empresa y academia; eso siginifica que esta última tiene la responsabilidad de generar conocimientos para que las otras dos puedan tomar mejores decisiones.

Marco es una muestra de la fuga de talentos o migración altamente cualificada que tiene Ecuador, en muchos casos impulsados por la falta de oportunidades en sus áreas de investigación, o como Marco, motivado por las posibilidades de desarrollo profesional que existen en el exterior.

"Es difícil regresar a Ecuador y pretender que puedo ir a una empresa e inmediatamente ser contratado. A veces cuando ven que has estudiado en el extranjero pueden pensar que estás sobrecalificado. Hay muchas personas que se van a hacer maestrías al exterior sin tener experiencia laboral y eso en Ecuador tampoco funciona", comenta Marco.
 
Él es el único ecuatoriano en su programa de doctorado en la Penn State University y cree que eso se debe a que estudiar en Estados Unidos es realmente difícil. "Me preparé mucho para llegar aquí. Apliqué en más de 17 universidades, me aceptaron en algunas y me rechazaron en muchas. Esto debe hacerse a tiempo completo".
 
Para Marco, gran parte de la innovación en Ecuador debe venir de la educación superior y ese es el resultado de la investigación que se genere. "Hay tanto pasando en nuestro país, como la polémica por el matrimonio igualitario, la naturalización de la violencia, el aborto, y por qué no hablar del cliché sobre que los pobres son pobres porque deciden serlo, cuando la evidencia nos muestra que es difícil dar un paso arriba en la movilidad de clases".  
 
El acceso al conocimiento es equivalente a la lucha por la igualdad porque son la vía hacia el desarrollo, la salud y el bienestar en general. Lo que Marco anhela es que Ecuador mejore sus políticas públicas, y uno de los pasos para que ocurra es cambiando el modelo de educación actual, lo que permite a la sociedad acceder a datos que son indispensables para el aporte de ideas, prácticas y elementos que contribuyan a la innovación en la acción social.  
 
Marco asegura que le encantaría regresar a Ecuador para involucrarse en la academia. "Para mí esa es una forma de retribuir lo que me ha dado Ecuador y lo que me dio Fulbright, un programa que tiene el objetivo de desarrollar personas que regresan a sus países a ejercer cierto tipo de liderazgo. Lo que quiero es que los ecuatorianos sepan que existen datos y que siempre pueden influir en la toma de decisiones y en la construcción de oportunidades". 
 
La investigación es imprescindible para mejorar los conocimientos que tenemos sobre la realidad o el contexto actual para poder intervenir de una manera más eficaz.
 
 
 
 

 

 

Le puede interesar

NOTICIAS DESTACADAS