Unos 10 mil venezolanos están radicados en Imbabura

En Mascarilla, Carchi, cientos de venezolanos han improvisado un campamento temporal.

ECUADOR.- En Mascarilla, Carchi, cientos de venezolanos han improvisado un campamento temporal. Foto: Ecuavisa
22 Agosto, 2018, 2:24 pm
Por: Redacción 
En Ecuador, la travesía de los migrantes venezolanos que huyen de la crisis económica de su país también se evidencia en las vías de la provincia de Imbabura. 
 
Muchos ingresaron de forma irregular, ya que no tienen pasaporte. A pesar de los controles, continúan con su viaje pues la Policía no tiene un protocolo de deportación establecido. 
 
Desde que el Gobierno de Ecuador comenzó a exigir pasaporte a los ciudadanos venezolanos que quieren ingresar al país, decenas de inmigrantes se concentran en el límite entre las provincias de Carchi e Imbabura.
 
 
 
 
Los ciudadanos extranjeros llegaron al valle del Chota, en Ibarra, por falta de dinero, algunos lo hacen caminando, otros con más suerte viajan a bordo de camionetas, volquetas y furgones, que se solidarizan con ellos y los transportan en su ruta. 
 
El ecuatoriano Germán Patiño, por ejemplo, movilizó a 40 venezolanos en su camión con el que distribuye gas, desde el cantón San Pedro de Huaca hasta la comunidad de Mascarilla, en Carchi.
 
En esa localidad carchense, cientos de venezolanos han improvisado un campamento temporal. Algunos buscar recargar energías, hidratarse y otros, en cambio, buscan reencontarse con sus familias, para posteriormente continuar con su viaje hacia el interior del país.
 
A pocos metros, está instalado el Control Integrado de Mascarilla de la Policía Nacional. Allí, los uniformados abordan los buses procedentes de Tulcán y les solicitan pasaporte a los extranjeros. Sin embargo, los que no tienen el documento también pueden seguir.
 
Según el Servicio de Migración de la Policía, desde enero hasta la fecha, 547 mil venezolanos han ingresado al país regularmente. De ellos, unos 10 mil están radicados en la provincia de Imbabura.
 
En Ecuador, la travesía de los migrantes venezolanos que huyen de la crisis económica de su país también se evidencia en las vías de la provincia de Imbabura. 
 
Muchos ingresaron de forma irregular, ya que no tienen pasaporte. A pesar de los controles, continúan con su viaje pues la Policía no tiene un protocolo de deportación establecido. 
 
Desde que el Gobierno de Ecuador comenzó a exigir pasaporte a los ciudadanos venezolanos que quieren ingresar al país, decenas de inmigrantes se concentran en el límite entre las provincias de Carchi e Imbabura.
 
 
 
 
Los ciudadanos extranjeros llegaron al valle del Chota, en Ibarra, por falta de dinero, algunos lo hacen caminando, otros con más suerte viajan a bordo de camionetas, volquetas y furgones, que se solidarizan con ellos y los transportan en su ruta. 
 
El ecuatoriano Germán Patiño, por ejemplo, movilizó a 40 venezolanos en su camión con el que distribuye gas, desde el cantón San Pedro de Huaca hasta la comunidad de Mascarilla, en Carchi.
 
En esa localidad carchense, cientos de venezolanos han improvisado un campamento temporal. Algunos buscar recargar energías, hidratarse y otros, en cambio, buscan reencontarse con sus familias, para posteriormente continuar con su viaje hacia el interior del país.
 
A pocos metros, está instalado el Control Integrado de Mascarilla de la Policía Nacional. Allí, los uniformados abordan los buses procedentes de Tulcán y les solicitan pasaporte a los extranjeros. Sin embargo, los que no tienen el documento también pueden seguir.
 
Según el Servicio de Migración de la Policía, desde enero hasta la fecha, 547 mil venezolanos han ingresado al país regularmente. De ellos, unos 10 mil están radicados en la provincia de Imbabura.