Inicio ·Noticias · Artículo

Más de $ 100 millones costará reubicar familias que viven a orillas del Salado

Redacción

fsalcedo

|

Jueves 05 de Septiembre de 2013 - 22:17
compártelo
Esta madrugada una familia se salvó de morir tras desplomarse su vivienda, pero hay miles con el mismo riesgo.
 
Lorena Rosero y sus tres hijos corrieron con suerte, su casa, ubicada en las orillas del estero Salado se desplomó la madrugada de este jueves, pudieron salir de su casa antes de que colapse.
 
Esta situación de riesgo se evidencia a lo largo de la ribera del estero en Guayaquil.
 
Son miles de casas que están construidas sobre rellenos antitécnicos hechos con basura, lodo y escombros de construcción.
 
Fabiola Ortega vive en la zona y cuenta que el subir y bajar de la marea debilita el suelo causando que al caminar vibre o se desplome formando profundos cráteres.
 
Desde finales del 2011, dos mil personas que estaban en la orilla del estero Salado fueron reubicadas en el plan gubernamental "Socio Vivienda Dos".
 
Son casas de 40 metros cuadrados, con dos cuartos y con servicios básicos.
 
La inversión  de todas las viviendas es de aproximadamente 100 millones de dólares pues cada una cuesta 13.500 dólares.
 
Aún faltan un poco menos de seis mil casas que hasta el 2015 deben salir del estero Salado. El 95 por ciento de ellas están construidas sobre frágiles palos a punto de caer.
 
Pero no todos quieren ser reubicados porque viven en casas de cemento de hasta dos pisos.
 
Las autoridades analizan una solución para este tipo de construcciones, pero la decisión ya está tomada.
 
Las casas deben salir no solo por el riesgo sino también por la contaminación que provocan en el estero Salado.

Esta madrugada una familia se salvó de morir tras desplomarse su vivienda, pero hay miles con el mismo riesgo.

 

Lorena Rosero y sus tres hijos corrieron con suerte, su casa, ubicada en las orillas del estero Salado se desplomó la madrugada de este jueves, pudieron salir de su casa antes de que colapse.

 

Esta situación de riesgo se evidencia a lo largo de la ribera del estero en Guayaquil.

 

Son miles de casas que están construidas sobre rellenos antitécnicos hechos con basura, lodo y escombros de construcción.

 

Fabiola Ortega vive en la zona y cuenta que el subir y bajar de la marea debilita el suelo causando que al caminar vibre o se desplome formando profundos cráteres.

 

Desde finales del 2011, dos mil personas que estaban en la orilla del estero Salado fueron reubicadas en el plan gubernamental "Socio Vivienda Dos".

 

Son casas de 40 metros cuadrados, con dos cuartos y con servicios básicos.

 

La inversión  de todas las viviendas es de aproximadamente 100 millones de dólares pues cada una cuesta 13.500 dólares.

 

Aún faltan un poco menos de seis mil casas que hasta el 2015 deben salir del estero Salado. El 95 por ciento de ellas están construidas sobre frágiles palos a punto de caer.

 

Pero no todos quieren ser reubicados porque viven en casas de cemento de hasta dos pisos.

 

Las autoridades analizan una solución para este tipo de construcciones, pero la decisión ya está tomada.

 

Las casas deben salir no solo por el riesgo sino también por la contaminación que provocan en el estero Salado.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos