Inicio ·Noticias · Artículo

Recorra a través de imágenes y costumbres el paraíso natural del Yasuní

Redacción

gpinasco

|

Martes 03 de Septiembre de 2013 - 15:07
compártelo
Televistazo lo invita a recorrer el Yasuní, un frágil y único tesoro natural ubicado en el centro de la discusión nacional por la explotación petrolera. A través de imágenes y costumbres, la reportera Mónica Carriel lo lleva a este paraíso ecuatoriano:
 
Después de dos horas de recorrido aproximadamente desde el muelle de El Coca, una alegre algarabía anuncia a los visitantes que han llegado a la comunidad quechua de Los Loros, perteneciente a Añangu, dentro del Parque Nacional Yasuní. 
 
María Grefe, comunera de Kuri Muyo, nos lleva hasta el bazar en donde se exhiben las artesanías que hábilmente elaboraron en un taller donde se trabaja de sol a sol. Figuras, llaveros, collares, bolsos y hasta utensilios de cocina son trabajados con las mismas técnicas de sus abuelos.
 
Después, una guía comunitaria de Los Loros nos dirige hasta la casa de la danza. Sus compañeras han organizado un recibimiento digno de invitados especiales. Ellas dominan su arte e invitan a formar parte de él, pues en Añangu, el turismo no es sólo para observar sino para compartir.
 
De la casa de la danza pasamos a la de la vida cotidiana, donde los comuneros muestran cómo transcurría la sencilla existencia de sus antepasados. Para ellos, hasta la forma de preparar los alimentos es un ritual, las tres piedras en el fogón por ejemplo, representan al padre, la madre y al hijo.
 
Luego es hora de hacer algo de senderismo, caminamos observando la quietud de la selva hasta llegar a una parada en una torre ubicada junto a un ceibo de 47 metros de altura. Desde su plataforma se puede observar el verde intenso de la selva y entender lo pequeños que somos ante la inmensidad de la naturaleza.
 
* Siga este reportaje en la sección multimedia.

Televistazo lo invita a recorrer el Yasuní, un frágil y único tesoro natural ubicado en el centro de la discusión nacional por la explotación petrolera. A través de imágenes y costumbres, la reportera Mónica Carriel lo lleva a este paraíso ecuatoriano:

 

Después de dos horas de recorrido aproximadamente desde el muelle de El Coca, una alegre algarabía anuncia a los visitantes que han llegado a la comunidad quechua de Los Loros, perteneciente a Añangu, dentro del Parque Nacional Yasuní. 

 

María Grefe, comunera de Kuri Muyo, nos lleva hasta el bazar en donde se exhiben las artesanías que hábilmente elaboraron en un taller donde se trabaja de sol a sol. Figuras, llaveros, collares, bolsos y hasta utensilios de cocina son trabajados con las mismas técnicas de sus abuelos.

 

Después, una guía comunitaria de Los Loros nos dirige hasta la casa de la danza. Sus compañeras han organizado un recibimiento digno de invitados especiales. Ellas dominan su arte e invitan a formar parte de él, pues en Añangu, el turismo no es sólo para observar sino para compartir.

 

De la casa de la danza pasamos a la de la vida cotidiana, donde los comuneros muestran cómo transcurría la sencilla existencia de sus antepasados. Para ellos, hasta la forma de preparar los alimentos es un ritual, las tres piedras en el fogón por ejemplo, representan al padre, la madre y al hijo.

 

Luego es hora de hacer algo de senderismo, caminamos observando la quietud de la selva hasta llegar a una parada en una torre ubicada junto a un ceibo de 47 metros de altura. Desde su plataforma se puede observar el verde intenso de la selva y entender lo pequeños que somos ante la inmensidad de la naturaleza.

 

* Siga este reportaje en la sección multimedia.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos