Agricultores del caso La Majadita piden indemnización

Ellos nunca recibieron dinero de millonario préstamo, pero constan como deudores.

Ellos nunca recibieron dinero de millonario préstamo, pero constan como deudores. Foto referencial / pixabay.com
13 Julio, 2018, 10:42 pm
Por: Redacción 


En el caso La Majadita, los agricultores afectados por un millonario préstamo que otorgó el Banco Nacional de Fomento en el 2010 exigen una indemnización.
 
 
 
 
 
 
En los exteriores donde funcionaba el Banco Nacional de Fomento en Guayaquil se reunieron los perjudicados del caso.
 
 
 
Durante 8 años el proceso pasó por todas las instancias legales, finalmente 7 personas fueron sentenciadas, entre ellas exfuncionarios de la entidad. 
 
 
 
 
El abogado de los agricultores detalla sus pedidos:
 
 
 
 
“Que se los elimine de la base de datos que constan como morosos en el sistema del BNF, las disculpas públicas y la respectiva indemnización”, indicó Miguel Ángel Ramos, abogado de los perjudicados.
 
 
 
 
 
 
Con información falsa el Banco Nacional de Fomento en el 2010 otorgó un préstamo de casi 5 millones de dólares a 250 agricultores. El dinero fue a parar a una fiduciaria que no existía en esa fecha, pero subcontrató a la empresa Gestilisto para administrar el proyecto.
 
 
 
 
 
 
El fiscal que investigó el caso dice que, según Gestilisto, los casi 5 millones de dólares se gastaron, entre otras cosas, en la compra y preparación de la tierra, el fideicomiso y administración de 12 meses de producción. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En todo había sobreprecios. Por ejemplo, en uno de los gastos el excedente era de 315 mil dólares.
 
 
 
 
 
Walter Jaramillo, fiscal que investigó el caso, cuenta que “se determinó sobreprecio, por ejemplo, en el valor del metro cuadrado por la ubicación, se determinó también sobreprecios en la compra, por ejemplo, de estacas. Una que valía 5 o 10 centavos, lo pasaban a 1,50 o 2 dólares”.
 
 
 
 
 
 
El abogado de Carlos Saavedra, expresidente de Gestilisto, dice que quien pagaba era la fiduciaria, pues su defendido no tenía poder en la parte económica.
 
 
“Él tenía libertad de informar al fideicomiso, él no podía tomar decisiones autónomamente. La Junta del fideicomiso es quien tomaba las decisiones acerca de las inversiones que se iban a hacer, cuáles aceptaban, cuáles no”, explicó Osiris Sánchez, abogado de sentenciado.
 
 
 
 
 
 
Fiduciaria
 
 
 
 
 
 
Ecuavisa habló con la hermana de César Cevallos Córdova, otro de los sentenciados, quien fue funcionario del banco en el 2010. 
 
 
 
 
“Él nada más era el gerente de la sucursal aquí en Guayaquil. Los jefes, los gerentes generales, mediante correos electrónicos, lo autorizaron a él a otorgar el préstamo en las condiciones en que el préstamo fue autorizado”, señaló Norma Cevallos Córdova, hermana de sentenciado.
 
 
 
 
 
 
Ella recalca que el total del dinero llegó al fideicomiso, pero nadie de la fiduciaria fue sentenciada.
 
 
 
 
El préstamo pasó de 4 millones 800 mil dólares a 10 millones por los intereses. Según el fallo, el valor debe ser pagado por los sentenciados.
 
En el caso La Majadita, los agricultores afectados por un millonario préstamo que otorgó el Banco Nacional de Fomento en el 2010 exigen una indemnización.
 
 
 
 
 
 
En los exteriores donde funcionaba el Banco Nacional de Fomento en Guayaquil se reunieron los perjudicados del caso.
 
 
 
Durante 8 años el proceso pasó por todas las instancias legales, finalmente 7 personas fueron sentenciadas, entre ellas exfuncionarios de la entidad. 
 
 
 
 
El abogado de los agricultores detalla sus pedidos:
 
 
 
 
“Que se los elimine de la base de datos que constan como morosos en el sistema del BNF, las disculpas públicas y la respectiva indemnización”, indicó Miguel Ángel Ramos, abogado de los perjudicados.
 
 
 
 
 
 
Con información falsa el Banco Nacional de Fomento en el 2010 otorgó un préstamo de casi 5 millones de dólares a 250 agricultores. El dinero fue a parar a una fiduciaria que no existía en esa fecha, pero subcontrató a la empresa Gestilisto para administrar el proyecto.
 
 
 
 
 
 
El fiscal que investigó el caso dice que, según Gestilisto, los casi 5 millones de dólares se gastaron, entre otras cosas, en la compra y preparación de la tierra, el fideicomiso y administración de 12 meses de producción. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En todo había sobreprecios. Por ejemplo, en uno de los gastos el excedente era de 315 mil dólares.
 
 
 
 
 
Walter Jaramillo, fiscal que investigó el caso, cuenta que “se determinó sobreprecio, por ejemplo, en el valor del metro cuadrado por la ubicación, se determinó también sobreprecios en la compra, por ejemplo, de estacas. Una que valía 5 o 10 centavos, lo pasaban a 1,50 o 2 dólares”.
 
 
 
 
 
 
El abogado de Carlos Saavedra, expresidente de Gestilisto, dice que quien pagaba era la fiduciaria, pues su defendido no tenía poder en la parte económica.
 
 
“Él tenía libertad de informar al fideicomiso, él no podía tomar decisiones autónomamente. La Junta del fideicomiso es quien tomaba las decisiones acerca de las inversiones que se iban a hacer, cuáles aceptaban, cuáles no”, explicó Osiris Sánchez, abogado de sentenciado.
 
 
 
 
 
 
Fiduciaria
 
 
 
 
 
 
Ecuavisa habló con la hermana de César Cevallos Córdova, otro de los sentenciados, quien fue funcionario del banco en el 2010. 
 
 
 
 
“Él nada más era el gerente de la sucursal aquí en Guayaquil. Los jefes, los gerentes generales, mediante correos electrónicos, lo autorizaron a él a otorgar el préstamo en las condiciones en que el préstamo fue autorizado”, señaló Norma Cevallos Córdova, hermana de sentenciado.
 
 
 
 
 
 
Ella recalca que el total del dinero llegó al fideicomiso, pero nadie de la fiduciaria fue sentenciada.
 
 
 
 
El préstamo pasó de 4 millones 800 mil dólares a 10 millones por los intereses. Según el fallo, el valor debe ser pagado por los sentenciados.