Inicio ·Noticias · Artículo

Yasuní: una selva que reúne más biodiversidad que todo Norteamérica y Europa

Redacción

gpinasco

|

Lunes 02 de Septiembre de 2013 - 16:46
compártelo
El parque nacional Yasuní fue nombrado de esta forma en 1979 y declarado Reserva Mundial de la biosfera por la UNESCO diez años después.
 
Alcanza 982.000 hectáreas en la cuenca del alto Napo, dentro de la Amazonía occidental, lo que la convierte en le área protegida continental más importante del Ecuador.
 
El Parque tiene forma de herradura y comprende desde la zona sur del río Napo y norte del río Curaray, extendiéndose por la cuenca media del río Tivacuno. Según un reciente estudio sobre la importancia de la conservación global del Yasuní, el parque y la zona ampliada subyacente se consideran la zona más biodiversa del planeta por su riqueza en anfibios, aves, mamíferos y plantas. Este parque cuenta con más especies de animales por hectárea que toda Europa junta. 
 
El viaje a cada una de las comunidades que bordean la reserva es de horas de recorrido, pero desde el incio las hermosas postales de la flora y fauna del parque empiezan a pagar el valor de esta larga travesía.
 
Un ambientalista que viajó a al reserva junto a un equipo de Televistazo, explica lo que se puede encontrar: “Toda la mega diversidad que existe en la selva tropical húmeda, de toda la Amazonía, no solamente de Ecuador, sino de Perú, Colombia, incluso Brasil, porque es la misma selva, la única diferencia es que este lugar está protegido. Entonces, la vida silvestre se acerca a este lugar, encuentra aquí un lugar cómodo para vivir”.
 
Con 2.274 especies de árboles y arbustos, el Yasuní alberga en una sola hectárea 655 especies vegetales, más árboles que en toda Norteamérica junta. 
 
La riqueza de la fauna silvestre es también única. “En ciertos lugares podemos apreciar patos, también podemos apreciar peces, mamíferos, felinos grandes, monos”, comenta el ambientalista David Moreta.
 
Se han reportado casi 600 especies de aves, 80 muricélagos, 150 de anfibios y un estimado por hectárea, de 100.000 especies de insectos. El inmenso valor del Yasuní no se mide en solo cuanta cantidad de oxígeno puede producir esta gran extensión de selva, sino además en su inmensa variedad natural.
 
Coexistiendo junto a las especies se encuentran cuatro de las nacionalidades más humildes dentro del gran matiz de seres que componen el diverso Ecuador, lo Kichwas, también conocidos como Naporunas; los no contactados Tagaeri y Taromenane y los Huaranies.
 
De esta forma, aprendiendo su idioma, compartiendo sus costumbres ancestrales, explorando su gastronomía y presenciando el hermoso espectáculo natural que solo la selva del Ecuador es capaz de ofrecer, el Yasuní recibe con los brazos abiertos.
 

El parque nacional Yasuní fue nombrado de esta forma en 1979 y declarado Reserva Mundial de la biosfera por la UNESCO diez años después.

 

Alcanza 982.000 hectáreas en la cuenca del alto Napo, dentro de la Amazonía occidental, lo que la convierte en le área protegida continental más importante del Ecuador.

 

El Parque tiene forma de herradura y comprende desde la zona sur del río Napo y norte del río Curaray, extendiéndose por la cuenca media del río Tivacuno. Según un reciente estudio sobre la importancia de la conservación global del Yasuní, el parque y la zona ampliada subyacente se consideran la zona más biodiversa del planeta por su riqueza en anfibios, aves, mamíferos y plantas. Este parque cuenta con más especies de animales por hectárea que toda Europa junta. 

 

El viaje a cada una de las comunidades que bordean la reserva es de horas de recorrido, pero desde el incio las hermosas postales de la flora y fauna del parque empiezan a pagar el valor de esta larga travesía.

 

Un ambientalista que viajó a al reserva junto a un equipo de Televistazo, explica lo que se puede encontrar: “Toda la mega diversidad que existe en la selva tropical húmeda, de toda la Amazonía, no solamente de Ecuador, sino de Perú, Colombia, incluso Brasil, porque es la misma selva, la única diferencia es que este lugar está protegido. Entonces, la vida silvestre se acerca a este lugar, encuentra aquí un lugar cómodo para vivir”.

 

Con 2.274 especies de árboles y arbustos, el Yasuní alberga en una sola hectárea 655 especies vegetales, más árboles que en toda Norteamérica junta. 

 

La riqueza de la fauna silvestre es también única. “En ciertos lugares podemos apreciar patos, también podemos apreciar peces, mamíferos, felinos grandes, monos”, comenta el ambientalista David Moreta.

 

Se han reportado casi 600 especies de aves, 80 muricélagos, 150 de anfibios y un estimado por hectárea, de 100.000 especies de insectos. El inmenso valor del Yasuní no se mide en solo cuanta cantidad de oxígeno puede producir esta gran extensión de selva, sino además en su inmensa variedad natural.

 

Coexistiendo junto a las especies se encuentran cuatro de las nacionalidades más humildes dentro del gran matiz de seres que componen el diverso Ecuador, lo Kichwas, también conocidos como Naporunas; los no contactados Tagaeri y Taromenane y los Huaranies.

 

De esta forma, aprendiendo su idioma, compartiendo sus costumbres ancestrales, explorando su gastronomía y presenciando el hermoso espectáculo natural que solo la selva del Ecuador es capaz de ofrecer, el Yasuní recibe con los brazos abiertos.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos