Rusia enviará buque de guerra a Siria

La nave recopilará información operativa en la zona de la escalada del conflicto ocurrido en Damasco

2 Septiembre, 2013, 12:31 pm
Por: Redacción 
Con el objetivo de recabar información sobre el conflicto, Rusia anunció el envío de un buque de guerra a las costas de Siria, mientras refutaba las pruebas presentadas por Estados Unidos sobre el supuesto uso de armas químicas por el régimen de Bachar al Asad.
 
"El domingo por la noche, (el buque de reconocimiento) 'Priazóvie' salió hacia su destino en el Mediterráneo oriental. La tripulación del navío debe cumplir una misión relacionada directamente con su función: recoger información operativa en la zona de la escalada del conflicto", informó una fuente diplomático-militar rusa a la agencia Interfax.
 
El buque no se sumará a la flotilla de la Armada rusa, que opera de forma permanente en el Mediterráneo desde junio pasado, sino que cumplirá una misión ordenada directamente por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de este país.
 
Por otra parte, el ministro de Asuntos exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, señaló que las pruebas presentadas por EE.UU. sobre el supuesto uso de armas químicas por las tropas gubernamentales sirias no son nada convincentes. "Nos mostraron unos informes que no contenían nada concreto: ni coordenadas geográficas ni nombres ni pruebas de que las muestras fueron recogidas por profesionales. Tampoco nos convence lo más mínimo lo que nos mostraron antes nuestros socios estadounidenses, británicos y franceses".
 
Lavrov indicó que cuando Moscú pide detalles concretos; "ellos responden que todo esto es secreto" y, por tanto, no los pueden entregar. Sus declaraciones se dan luego de que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, afirmara que su país tiene pruebas de que el régimen sirio usó gas sarín en el supuesto ataque con armas químicas en la periferia de Damasco del pasado 21 de agosto. 
 
Consejo de Europa condena ataque químico en Siria
 
La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa condenó el "probable" uso de armas químicas a las afueras de Damasco, el pasado día 21, que causó la muerte de cientos de personas, entre ellas, un gran número de niños.
 
"Toda utilización de armas químicas, en cualquier lugar, por cualquiera, en cualquier circunstancia, constituye una violación del derecho internacional y un crimen contra la humanidad", indicó a través de un comunicado el buró de la Asamblea, reunido en la ciudad croata de Dubrovnik, pero cuya sede es en Estrasburgo, en el este de Francia.
 
Los parlamentarios de la organización paneuropea exigieron a la comunidad internacional "tomar las medidas para aumentar la presión sobre los países que todavía no han firmado el convenio sobre armas químicas para que lo hagan".
 
También pidió "una acción urgente" para "poner bajo control internacional los almacenamientos de armas químicas en Siria, y así impedir el acceso a aquellos que apoyan o se oponen al Gobierno".
 
En la gráfica, de la agencia EFE, se muestra a varias personas, en Rusia, con pancartas que dicen: "Estados Unidos-Laboratorio de muerte" (i) y "Manos fuera de Siria" (d), durante una manifestación contra la posible intervención militar en Siria.
Fuente: EFE
Con el objetivo de recabar información sobre el conflicto, Rusia anunció el envío de un buque de guerra a las costas de Siria, mientras refutaba las pruebas presentadas por Estados Unidos sobre el supuesto uso de armas químicas por el régimen de Bachar al Asad.
 
"El domingo por la noche, (el buque de reconocimiento) 'Priazóvie' salió hacia su destino en el Mediterráneo oriental. La tripulación del navío debe cumplir una misión relacionada directamente con su función: recoger información operativa en la zona de la escalada del conflicto", informó una fuente diplomático-militar rusa a la agencia Interfax.
 
El buque no se sumará a la flotilla de la Armada rusa, que opera de forma permanente en el Mediterráneo desde junio pasado, sino que cumplirá una misión ordenada directamente por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de este país.
 
Por otra parte, el ministro de Asuntos exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, señaló que las pruebas presentadas por EE.UU. sobre el supuesto uso de armas químicas por las tropas gubernamentales sirias no son nada convincentes. "Nos mostraron unos informes que no contenían nada concreto: ni coordenadas geográficas ni nombres ni pruebas de que las muestras fueron recogidas por profesionales. Tampoco nos convence lo más mínimo lo que nos mostraron antes nuestros socios estadounidenses, británicos y franceses".
 
Lavrov indicó que cuando Moscú pide detalles concretos; "ellos responden que todo esto es secreto" y, por tanto, no los pueden entregar. Sus declaraciones se dan luego de que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, afirmara que su país tiene pruebas de que el régimen sirio usó gas sarín en el supuesto ataque con armas químicas en la periferia de Damasco del pasado 21 de agosto. 
 
Consejo de Europa condena ataque químico en Siria
 
La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa condenó el "probable" uso de armas químicas a las afueras de Damasco, el pasado día 21, que causó la muerte de cientos de personas, entre ellas, un gran número de niños.
 
"Toda utilización de armas químicas, en cualquier lugar, por cualquiera, en cualquier circunstancia, constituye una violación del derecho internacional y un crimen contra la humanidad", indicó a través de un comunicado el buró de la Asamblea, reunido en la ciudad croata de Dubrovnik, pero cuya sede es en Estrasburgo, en el este de Francia.
 
Los parlamentarios de la organización paneuropea exigieron a la comunidad internacional "tomar las medidas para aumentar la presión sobre los países que todavía no han firmado el convenio sobre armas químicas para que lo hagan".
 
También pidió "una acción urgente" para "poner bajo control internacional los almacenamientos de armas químicas en Siria, y así impedir el acceso a aquellos que apoyan o se oponen al Gobierno".
 
En la gráfica, de la agencia EFE, se muestra a varias personas, en Rusia, con pancartas que dicen: "Estados Unidos-Laboratorio de muerte" (i) y "Manos fuera de Siria" (d), durante una manifestación contra la posible intervención militar en Siria.