¿Cuál es el nexo entre Inassa y Ecuador?

Según la web de Inassa, en el Ecuador la empresa administra cuatro grandes proyectos.

La empresa colombiana fue multada por sobornar a funcionarios ecuatorianos en 2016. Foto: Archivo diariodigitalcolombiano.com
9 Julio, 2018, 5:29 pm
Por: Redacción 



Un "soborno trasnacional" en Ecuador motivó a que la Superintendencia de Sociedades de Colombia impusiera una multa de unos 1,7 millones de dólares a Inassa, filial latinoamericana de la española Canal de Isabel II, en un caso que medios del vecino país comparan con el escándalo de Odebrecht.
 
 
La sanción se da "por haber ofrecido o efectuado pagos a funcionarios públicos ecuatorianos en el año 2016", pero no se conocen más detalles. 
 
 
 
 
 
 
 
En el 2016 hubo dos secretarios del Agua: Carlos Bernal y Alexis Sánchez. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 






 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Inassa es una empresa que, según su web, inició sus operaciones en Ecuador a mediados del 2012 y que presta servicios de consultoría en proyectos de ingeniería, así como a la fiscalización de obras. También se dedica a actividades inherentes al ciclo integral del agua.
 
 
 
Según su sitio web, en Ecuador, Inassa maneja el proyecto Control de Inundaciones Milagro, el proyecto multipropósito Jama-Mapas, y el proyecto multipropósito Coaque, valorados en más de 15 millones de dólares.
 
 
 
 
Inassa adquirió el 70% de la empresa Amagua, que es la encargada de la provisión de agua potable al cantón Samborondón.
 
 
 
 
Comparado con Odebrecht
 
 
 
El caso Inassa en Colombia está vinculado a un caso de entramado de corrupción en España que es comparado con el de la multinacional Odebrecht en Latinoamérica: sobornos a políticos, contratos y servicios ficticios, ocultamiento de dinero y desvío de dineros públicos. Todo, según las autoridades de ese país, para enriquecer a los dueños de las empresas y al Partido Popular (PP) de España.   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Según un artículo de El Espectador, de Colombia, el 19 de abril de 2017 cayeron en Madrid Ignacio González González, expresidente de la Comunidad de Madrid, y luego Edmundo Rodríguez, director de Canal de Isabel II para esa fecha. También fueron capturadas otras 9 personas. 
 
 
Según la Fiscalía española, González y Rodríguez eran las cabezas de un grupo dedicado a saquear los dineros del acueducto de Madrid y sus empresas filiales en Colombia, Ecuador, Panamá, Brasil y República Dominicana, para enriquecerse y enriquecer al PP. 
 
 
En la Costa Atlántica de Colombia las filiales de la empresa española llevan prestando servicios públicos durante años: Metroagua en Santa Marta; Triple A en Barranquilla; y Avanzada Soluciones de Acueducto y Alcantarillado (ASAA) en Riohacha. En los tres casos, Inassa tiene la mayoría de participación de acciones.

 
 
 
¿Sobornos? 

 

 
 
Una de las líneas de investigación que maneja la Fiscalía en este caso es determinar si los españoles pagaron “mordidas” (sobornos) a congresistas en Colombia. 
 
 
Según el medio El Confidencial, dinero en efectivo de la tesorería de Inassa “se metía en bolsas o maletas y a veces el directivo que se lo llevaba iba escoltado por el personal de seguridad contratado por Inassa, en muchos casos exmilitares colombianos. Este sistema tan directo y tan evidente motivó las quejas de algunos cargos de la compañía, que avisaron a Edmundo Rodríguez de lo irregular de estos pagos y de lo peligrosos que eran”.
 
 
Como en el caso Odebrecht, el dinero de los sobornos, “era para asegurarle a Inassa millonarios contratos con el distrito para prestar servicios de alcantarillado y acueducto”, indica El Espectador.
 
 
 
Fiscales viajaron desde abril de 2018 a la costa de ese país para “llevar a cabo la diligencia de allanamiento y de acreditación de evidencias documentales”, según el fiscal general, Néstor Humberto Martínez. 
 
 
 
“Si las empresas fueron instrumentalizadas para fomentar la corrupción, y quiénes fueron los congresistas o personas naturales receptores de los pagos ilegales, son asuntos aún por aclarar”, menciona el artículo. 
 
Un "soborno trasnacional" en Ecuador motivó a que la Superintendencia de Sociedades de Colombia impusiera una multa de unos 1,7 millones de dólares a Inassa, filial latinoamericana de la española Canal de Isabel II, en un caso que medios del vecino país comparan con el escándalo de Odebrecht.
 
 
La sanción se da "por haber ofrecido o efectuado pagos a funcionarios públicos ecuatorianos en el año 2016", pero no se conocen más detalles. 
 
 
 
 
 
 
 
En el 2016 hubo dos secretarios del Agua: Carlos Bernal y Alexis Sánchez. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Inassa es una empresa que, según su web, inició sus operaciones en Ecuador a mediados del 2012 y que presta servicios de consultoría en proyectos de ingeniería, así como a la fiscalización de obras. También se dedica a actividades inherentes al ciclo integral del agua.
 
 
 
Según su sitio web, en Ecuador, Inassa maneja el proyecto Control de Inundaciones Milagro, el proyecto multipropósito Jama-Mapas, y el proyecto multipropósito Coaque, valorados en más de 15 millones de dólares.
 
 
 
 
Inassa adquirió el 70% de la empresa Amagua, que es la encargada de la provisión de agua potable al cantón Samborondón.
 
 
 
 
Comparado con Odebrecht
 
 
 
El caso Inassa en Colombia está vinculado a un caso de entramado de corrupción en España que es comparado con el de la multinacional Odebrecht en Latinoamérica: sobornos a políticos, contratos y servicios ficticios, ocultamiento de dinero y desvío de dineros públicos. Todo, según las autoridades de ese país, para enriquecer a los dueños de las empresas y al Partido Popular (PP) de España.   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Según un artículo de El Espectador, de Colombia, el 19 de abril de 2017 cayeron en Madrid Ignacio González González, expresidente de la Comunidad de Madrid, y luego Edmundo Rodríguez, director de Canal de Isabel II para esa fecha. También fueron capturadas otras 9 personas. 
 
 
Según la Fiscalía española, González y Rodríguez eran las cabezas de un grupo dedicado a saquear los dineros del acueducto de Madrid y sus empresas filiales en Colombia, Ecuador, Panamá, Brasil y República Dominicana, para enriquecerse y enriquecer al PP. 
 
 
En la Costa Atlántica de Colombia las filiales de la empresa española llevan prestando servicios públicos durante años: Metroagua en Santa Marta; Triple A en Barranquilla; y Avanzada Soluciones de Acueducto y Alcantarillado (ASAA) en Riohacha. En los tres casos, Inassa tiene la mayoría de participación de acciones.
 
 
 
¿Sobornos? 
 
 
 
Una de las líneas de investigación que maneja la Fiscalía en este caso es determinar si los españoles pagaron “mordidas” (sobornos) a congresistas en Colombia. 
 
 
Según el medio El Confidencial, dinero en efectivo de la tesorería de Inassa “se metía en bolsas o maletas y a veces el directivo que se lo llevaba iba escoltado por el personal de seguridad contratado por Inassa, en muchos casos exmilitares colombianos. Este sistema tan directo y tan evidente motivó las quejas de algunos cargos de la compañía, que avisaron a Edmundo Rodríguez de lo irregular de estos pagos y de lo peligrosos que eran”.
 
 
Como en el caso Odebrecht, el dinero de los sobornos, “era para asegurarle a Inassa millonarios contratos con el distrito para prestar servicios de alcantarillado y acueducto”, indica El Espectador.
 
 
 
Fiscales viajaron desde abril de 2018 a la costa de ese país para “llevar a cabo la diligencia de allanamiento y de acreditación de evidencias documentales”, según el fiscal general, Néstor Humberto Martínez. 
 
 
 
“Si las empresas fueron instrumentalizadas para fomentar la corrupción, y quiénes fueron los congresistas o personas naturales receptores de los pagos ilegales, son asuntos aún por aclarar”, menciona el artículo.